sábado, 24 de junio de 2017

Venezolanos buscan refugio en las monedas virtuales como solución a la crisis económica

Las transacciones con criptomonedas requieren nervios de acero, pero para un número creciente de venezolanos esta es la única alternativa segura.

La demanda de monedas virtuales es cada vez mayor en una Venezuela que se encuentra sumergida en una crisis política cada día más intensa y en la que los manifestantes exigen la renuncia del presidente Nicolás Maduro. La inflación se ha disparado a los tres dígitos, degradando el bolívar y agotando los ahorros, mientras que los ciudadanos luchan por encontrar desde alimentos hasta medicinas en las tiendas y supermercados.
“Estamos viendo una enorme demanda en Venezuela a través de consultas en nuestro servicio de atención al cliente; además, cada vez más y más gente se una a nuestros foros y salas de chat, incluso han aparecido numerosos videos en Youtube acerca de cómo funciona nuestra plataforma”, explica Ryan Taylor, director ejecutivo de la criptomoneda Dash Core, la tercera moneda virtual del mundo de acuerdo al número de transacciones.
El volumen de operaciones de Bitcoin en Venezuela subió a $1,3 MILLONES (1,16 millones de euros) esta semana, aproximadamente el doble de la cantidad que se manejaba hace dos meses, según LocalBitcoins.com, una agencia de cambios en línea que permite a los usuarios de todo el mundo cambiar sus monedas locales a Bitcoin.

Asimismo, los usuarios venezolanos en Cryptobuyer, una plataforma de intercambio de Bitcoin y Dash Core, subieron de 6.000 a 8.000 en solo un mes, una cifra récord según su CEO Jorge Farías.

La moneda de Venezuela se ha vuelto casi inservible en el mercado negro, donde se necesitan más de 7.000 bolívares para comprar $1 (0,89 euros), mientras que el Bitcoin aumentó un 53% en el último mes.


Pero no se trata solo de protegerse contra la caída del bolívar, ya que algunos venezolanos usan monedas virtuales para comprar y vender bienes y servicios cotidianos, según cuenta Farías.
“Los venezolanos usan estas alternativas no solo para salvaguardar sus ahorros, sino también para poder operar en transacciones cotidianas”, dijo Farías a través de un correo electrónico. Las monedas virtuales son “una alternativa para los empresarios y personas que carecen de medios no solo para comprar y vender mercancías, sino también enviar o recibir remesas”.
Sin embargo, el mercado sigue siendo pequeño y aun está lejos de proporcionar a los 31 millones de ciudadanos venezolanos una vía viable para escapar de la turbulencia. Solo el 62% de la población tenía conexión a internet en 2015, según CIA Factbook; y más del 80% de la población vive por debajo de la línea de la pobreza.
Las monedas virtuales como una manera de escapar de los controles de divisas y la inflación no son un fenómeno nuevo. Argentina ya vivió la experiencia del Bitcoin después de que la expresidenta Cristina Fernandez de Kirchner prohibiera las compras en dólares; en China, el Bitcoin es utilizado por muchos comerciantes que utilizan esta moneda virtual para eludir los controles de capital.

La Escuela de Economía de Londres creó un Índice Potencial de Mercado Bitcoin (BMPI por sus siglas en inglés), basado en la penetración tecnológica, la inflación y la presión financiera y encontró que los países con el BMPI más alto fueron Argentina y Venezuela.

En Argentina los controles monetarios fueron eliminados, pero la inflación sigue por encima del 20%.

“Es en esos lugares donde los incentivos para entrar en las monedas virtuales son mucho más fuertes, dijo Taylor. “Estamos viendo mucho crecimiento en la región”.
BtcClicks Gana Bitcoin Por Internet



Mega Ricos

No hay comentarios:

Publicar un comentario