domingo, 23 de abril de 2017

Estorbo muy molesto, La Mafia del Poder

Las aprehensiones de ex gobernadores son sólo la cara más grotesca del régimen, la cual hace ostensible el propio grupo mafioso en el poder para burlarse de la sociedad. Es preciso insistir que nuestra dramática realidad no cambiará en tanto la tecnocracia reaccionaria no sea arrojada al basurero de la historia. Mientras esto no se logre veremos cada sexenio cómo algunos políticos caídos en desgracia serán remitidos a prisión, el precio a pagar para que puedan disfrutar lo robado con tranquilidad, bajo la condición de no abrir la boca más de la cuenta.

Porque el fondo del problema de la gran corrupción que se vive en México no es que la mafia aproveche la oportunidad de robar a la sombra del poder, sino las condiciones estructurales que facilitaron tal estado de cosas comparable a una gran organización delictiva. ¿Acaso el pueblo veracruzano resultará beneficiado con la captura del ex gobernador Javier Duarte de Ochoa? Por supuesto que no, por partida doble: no resarcirá lo robado ni podrá reparar los daños terribles que hizo a cientos de miles de ciudadanos que fueron afectados por la malversación de fondos del erario público.

Aunque lo más dramático del caso es que las cosas seguirán por el mismo rumbo, porque quien sustituyó a Duarte es otro mafioso con gran experiencia y firmes compromisos con los capos que fijan las reglas del sistema: Miguel Ángel Yunes. Este cobijó en su gabinete a varios ex colaboradores cercanos de Duarte, y otros más gozan de fuero en la Cámara de Diputados federal. Protegerse unos a otros es parte esencial del buen funcionamiento de la organización, modus operandi que se observa en todas aquellas mafias que se precien de operar con profesionalismo y competitividad.

Corregir a fondo este maremágnum de corrupción que está arrasando con el país implica acabar con el régimen autoritario que surgió a la sombra del Consenso de Washington en 1983, bajo la protección de los principales organismos internacionales al servicio de los grandes intereses globales. Esto que era impensable hace seis años, es factible en este momento porque los tecnócratas mexicanos se pasaron de la raya; además, ya cumplieron su compromiso con la Casa Blanca, el Banco Mundial, el Fondo Monetario Internacional y la OCDE. Ahora son un estorbo muy molesto.

La tecnocracia mexicana demostró al mundo el verdadero rol que juega el neoliberalismo en las relaciones de poder global: aprovechar las instituciones para enriquecer a una minoría afín al modelo a costa del saqueo inmisericorde de las riquezas de un país. Lo hizo de la manera más grotesca y cínica, la cual funcionó cuando había mucho que robarle al país y a la sociedad. Hoy las principales riquezas están ya en poder de grandes empresas trasnacionales y la oligarquía criolla tiene muy claro su papel secundario, de socios minoritarios en el funcionamiento del modelo.

Sin embargo, los beneficiarios del mismo, desde Carlos Salinas de Gortari hasta Enrique Peña Nieto, no cejarán en su empeño de mantenerlo a salvo a pesar de los claros mensajes que está enviando el gobierno estadounidense. El principal de estos, la aprehensión de ex gobernadores muy cercanos a la cúpula tecnocrática, como Tomás Yarrington, el pasado 9 de abril en Florencia, Italia, y ahora Duarte de Ochoa, en Guatemala.

De ahí el explicable nerviosismo de la dirigencia del PRI, la cual como era de esperarse aprovechará la captura del delincuente veracruzano para arrojar lodo sobre el partido que más posibilidades de éxito tiene en las próximas elecciones estatales y, principalmente, en la federal del 2018: Morena. No se saldrá con la suya por una razón muy simple: todos y cada uno de los líderes priístas carecen de una mínima autoridad moral. Mientras más digan y griten más se hundirán en el lodazal que han fabricado con sus inmundicias.

Por eso hasta uno de sus más connotados dirigentes históricos, Manlio Fabio Beltrones, no tuvo empacho en afirmar: “Este régimen político, que yo declaro en agotamiento total, funcionó durante muchos años”. Lo liquidaron los tecnócratas mafiosos con su voracidad sin límites y no lo podrán recuperar ni aprobando una reforma política para instaurar la segunda vuelta electoral, la cual para Beltrones no resolverá el problema de la falta de gobernabilidad democrática.

Sin embargo, tampoco será una salida viable un gobierno de coalición, como lo propone Beltrones, porque no existe una plataforma básica para impulsar la gobernabilidad democrática que tanto urge en México. Las coaliciones prosperan donde hay condiciones objetivas, donde existen democracias consolidadas, como en la Unión Europea. Pero en nuestro país, donde ni siquiera nos hemos asomado a una vida democrática, eso es prácticamente imposible como lo diría cualquier politólogo extranjero que conozca el sistema político mexicano.

Es preciso abrir las puertas de la democracia participativa, como un primer paso ineludible para transformar el régimen. Este no se dará con un gobierno falto de un líder con la fuerza suficiente para enfrentar retos extraordinarios, porque en una coalición esa fuerza indispensable se diluiría en los partidos coaligados y las únicas beneficiadas serían las élites conservadoras. Para que Morena pueda cumplir su compromiso de cambiar el régimen desde sus raíces, no tiene otra alternativa que tener el control de las instituciones, tal como lo tuvo el PRI hegemónico y del cual disfrutó durante más de medio siglo, hasta que su autoritarismo y ausencia de autocrítica lo debilitó y fue incapaz de enfrentar el golpe de Estado de la tecnocracia neoliberal.

Luego de poco más de tres décadas, el ciclo de este grupo mafioso se cumplió, como lo saben los beneficiarios del modelo, entre los que sobresalen los banqueros. Cabe recordar que en la pasada convención bancaria, su dirigente no tuvo empacho en afirmar que están dispuestos a trabajar con Andrés Manuel López Obrador, porque confían en su institucionalidad y están convencidos de que la fuerza de México está en sus instituciones, es decir en el Estado. La forma de garantizar la fortaleza de éstas es con un gobierno fuerte, sin parches producto de coaliciones tramposas.

Mejorar Las Erecciones




Enlace México

No hay comentarios:

Publicar un comentario