sábado, 14 de enero de 2017

¿Cómo sobrevivir al llamado gasolinazo?

El 2017 será un año de crisis y recesión. La economía familiar resultará afectada por la subida de precios. ¿Qué hacer? Especialistas nos ofrecen su manual de sobrevivencia.

No hay vuelta de hoja: el panorama para México este año y en los siguientes no es nada alentador. Inflación, desempleo, recesión y -por si faltaba algo más- Donald Trump en la presidencia de los Estados Unidos, es lo que nos espera a los mexicanos.

No hay de otra: la única opción que tenemos es gastar menos, restringirse en los “lujitos” y ahorrar más para poder sortear la peor crisis económica que ha vivido el país en este siglo.

Atrás deberán de quedar los días de gastar como reyes, el despilfarro de dinero y la ostentosidad.

Es momento de usar el transporte urbano, comer más en casa, bajarle a los cafecitos de Starbucks.

¿Ya revisó a detalle su tarjeta de crédito y la gran cantidad de “gastos hormiga” que uno tiene al mes?

Seguramente ya se dio cuenta que el bolsillo duele en este primer mes del año, con la gasolina 20 por ciento más cara, con el incremento de la tortilla dos pesos más, con la leche tres pesos por encima del 2016, con el aumento del kilo de carne a seis pesos extra al año pasado.

¿Sabía que la UNAM estima que el poder adquisitivo de los mexicanos ha caído un 11 por ciento? ¿qué solamente con el salario mínimo se puede comprar 33.5 por ciento de 40 alimentos de la canasta básica?

¿Se ha puesto a pensar cuánto gasta en cigarros, refrescos, dulces, frituras o cafés de Starbucks en un solo día? Solamente estos gastos pueden llegar a ser de casi 100 pesos en una jornada, cuando el salario mínimo es de 80.04 pesos.
“Estamos en el preámbulo de lo que se llama crisis total, es decir, empieza un proceso de la disminución de la producción que además va a ser a nivel mundial (…) Nosotros creemos que a partir del 2018 ya tenemos las condiciones para una crisis que puede ser peor, no de la del 94, yo creo que va a ser peor que la del 82 y va a ser posiblemente peor que la del 29”, pronostica David Lozano Tovar, catedrático de la UNAM.
Haga cuentas y sincérese con su cartera: ¿realmente es posible seguir con el tren de gastos?

La clave para enfrentar la crisis es el ahorro, recomienda Guillermo Barba, especialista financiero.
“Siempre ahorra, es más importante ahorrar que el cuánto ahorres. Conozco gente que gana 10 mil pesos que tiene menos problemas financieros que otras que ganan 100 mil pesos, porque resulta que el de 10 mil pesos le alcanza para ahorrar y el de 100 mil pesos gasta tanto, que se gasta más de los 100 que gana”.
Pero ¿cómo ahorrar en tiempos cuando todos los productos y servicios subirán sus precios por la inflación y el incremento de la gasolina?

En la Encuesta Nacional de Inclusión Financiera (ENIF) 2015, realizada por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) y la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV) se reflejó que solo el 44 por ciento de los adultos tienen una cuenta formal de ahorro ante una institución bancaria.

De ese porcentaje, solo el 11.5 por ciento utiliza un mecanismo formal de ahorro, predominando la informalidad con un 29 por ciento restante.
“Va a ser un año complicado pero lo que no nos hemos dado cuenta es que desde 2016 lo ha sido. El tema es que en lugar de caer en pánico hay que prepararse”, aclara Sofía Macías autora de los libros “Pequeño Cerdo Capitalista”.
Quizás el mejor consejo para enfrentar la escalada de precios y la recesión que se nos viene es preguntarle a nuestros padres, que lograron salir adelante tras las crisis de 1982 y 1994.

La mala educación

México padece el mal del consumo al estilo gringo: tomar Coca-Cola en cada comida, un chocolate Hersheys de postre, unas Sabritas como tentempié a media tarde o un cafecito de Starbucks y para rematar un cigarrillo Marlboro.

Haciendo cuentas, una lata de refresco de 355 mililitros (ml) cuesta 10 pesos, el chocolate de 40 gramos (g), 14 pesos; las frituras de 67 g, 14 pesos; el café de franquicia de 600 ml, 48 pesos y un cigarro suelto 5 pesos, dan un total de 91 pesos.

Multiplicado por cinco días a la semana se convierten en 455 pesos, lo equivalente a cinco y medio salarios mínimos, sin contar desayunos, comidas y cenas fuera de casa y transporte público.

“Hay una parte cultural en la que la perspectiva de futuro es casi inexistente, vivimos instalados en ‘lo bailado nadie me lo quita’, dejamos al último el ahorro –gastamos y luego vemos si sobra algo– y también es cierto que los salarios han perdido poder adquisitivo”, comenta la autora Sofía Macías.

El manejo del dinero se debería aprender desde casa a temprana edad, sin embargo falta la enseñanza del ahorro en México, es la opinión de Patricia Arroyo, Product Manager de Piggo, sistema de ahorro e inversión.
“El tema de educación financiera creo que es algo que hace mucha falta en México, que tal vez desde la educación básica o media superior debería estar mucho más claro por nuestro bien hacia delante, debemos aprender a manejar el dinero”.

Despertando a la cruda económica

Guillermo Barba predijo el fenómeno actual y para él los síntomas eran claros. Después del 2012 México vivía en una borrachera financiera surgida de que en Estados Unidos bajó la tasa de interés después de la crisis de la burbuja inmobiliaria y grandes banqueros de la Unión Americana tomaban prestado de las reservas federales y trajeron los dólares a invertir a tazas más altas.
“No era cuestión de magia o prestidigitación o de ser profeta, simplemente sentido común y analizar la historia y la teoría económica y sabes que eso no puede continuar para siempre, era previsible que tenía que colapsarse”.
Según Barba recortando el gasto público cambiaría el panorama económico actual, aunque esta medida resulta utópica.

Gana Dinero Con Tu Teléfono




Reporte Indigo

No hay comentarios:

Publicar un comentario