domingo, 16 de octubre de 2016

Refresqueras Mundiales a dieta

La Organización Mundial de la Salud (OMS) quiere poner a dieta las finanzas de las refresqueras mundiales.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) hizo un llamado a los países para imponer un incremento del 20 por ciento al precio de las bebidas azucaradas y poder disminuir enfermedades entre los habitantes, como la obesidad.

Debido al incremento desmedido del uso del azúcar en las bebidas y a la pandemia que esta provoca, la Organización de las Naciones Unidas (ONU) y la OMS hicieron un llamado a imponer un incremento del 20 por ciento al precio de las bebidas azucaradas.

La convocatoria viene al margen del nuevo informe de la OMS titulado “Las políticas fiscales para la dieta y la Prevención de Enfermedades no Transmisibles (ENT)”, así como a un estudio revelado por investigadores de Estados Unidos que exhibiera las donaciones millonarias que Coca-Cola y Pepsi han realizado a instituciones de salud para lavar su imagen.

La OMS intenta frenar una epidemia de obesidad global debido al consumo de grasas, azúcares y al sedentarismo, ya que uno de cada tres adultos en todo el mundo tiene sobrepeso y el número de niños menores de cinco años que poseen obesidad ha alcanzado los 41 millones en los últimos 15 años.

El llamado aterrizó también al tiempo de la celebración del Día Mundial de la Obesidad para alertar sobre otro factor importante, la diabetes. Los focos rojos que brillan sobre esta enfermedad estiman la muerte de 1.5 millones de personas por año, mientras que los niveles altos de glucosa en sangre cobraron otras 2.2 millones de vidas.

“Nutricionalmente, la gente no necesita ningún tipo de azúcar en su dieta”, señaló Douglas Bettcher, jefe del Departamento para la Prevención de Enfermedades no Transmisibles de la OMS.
A 20 años, la lucha de la Organización Mundial de la Salud continúa para realizar cambios positivos respecto a este tema en la sociedad, declarando a la obesidad como la epidemia del siglo XXI.

Por ello y como parte de las medidas de política integrales para mejorar la salud, la OMS pidió a los gobiernos utilizar las medidas fiscales incluidas en su Plan de Acción Global para la Prevención y el Control de las ENT 2013-2020 y sobre Eliminación de la obesidad infantil. 



Impuesto fallido

De acuerdo con un estudio realizado en el 2015 por el Instituto Belisario Domínguez, del Senado de la República, sobre los impuestos a los alimentos de alta densidad calórica y de las bebidas saborizadas con azúcares añadidos, indica que esta recaudación especial guarda una relativa correspondencia con las prácticas fiscales internacionales y con la teoría económica.

Sin embargo, las deficiencias en el diseño de las medidas implementadas en México limitan su efectividad como instrumentos coadyuvantes para mejorar la salud pública y para sostener mayores niveles de recaudación tributaria.

Por otra parte y de acuerdo con la literatura económica del estudio, la eficacia de las medidas fiscales se incrementa si los gravámenes son altos, es decir, mayores al 15 por ciento. Sin embargo, si los impuestos son demasiado elevados, superiores al 50 por ciento, se corre el riesgo de generar una contracción en la actividad de las industrias afectadas y con ello reducir los ingresos tributarios provenientes de este sector.

La investigación reconoce que los impuestos poseen ciertas fortalezas que no se encuentran en el sector de salud pública, aunque pueden provocar efectos negativos en los consumidores y en la actividad de los mercados.

Pero el problema de las bebidas azucaradas sólo podría atenuarse si se realiza un diseño adecuado de la política pública, donde para asegurar la eficacia de las medidas fiscales, como control de la salud, se implemente además un conjunto de medidas complementarias de orden sociocultural.

Revertir La Diabetes, Tipo 2 Y Pre-diabetes




Reporte Indigo

No hay comentarios:

Publicar un comentario