miércoles, 28 de septiembre de 2016

Mi hijo no come, ¿Que hago?

Que los más peques de la casa no tengan apetito es más frecuente de lo que creemos, la misma forma que hay niños que se pasan el día comiendo y picando entre horas, hay otros tantos que les cuesta comer incluso las chuchas. Eso en buena medida forma parte de la personalidad del niño es que la falta de apetito infantil es mucho más frecuente de lo que pensamos.

Es importante tenerlo en cuenta porque como ya veremos más adelante va a significar el problema lo único para lo que sirve es para empeorar, también es verdad que es complicado no preocuparse cuando nos jugamos la salud de nuestros hijos, por tanto habrá que preguntarse cuándo está justificado ponernos en alerta ante la falta de apetito de nuestros hijos.


Pues bien hay dos factores claves que nos darán las pistas para preocuparnos en mayor o menor medida, estas claves son la energía y el percentil.

Escuela Superior de PNL




El Arrecife

No hay comentarios:

Publicar un comentario