sábado, 10 de septiembre de 2016

La alimentación del cachorro

Si es la primera vez que tienes un cachorro de perro conviene que conozcas cuáles son sus necesidades nutricionales, ya que una alimentación adecuada le permitirá crecer fuerte y sano y evitará el sobrepeso.

La alimentación del cachorro

Tenemos un nuevo amigo y compañero en casa y, como es lógico, nos surgen las primeras dudas sobre su educación y cuidado, y entre ellas está qué debemos dar de comer al cachorro para que esté sano y saludable y pueda dar rienda suelta a esa maravillosa vitalidad que caracteriza a las crías de perro, y que les impele a correr, jugar y saltar durante gran parte del día.

Y es que su dieta es clave para un correcto desarrollo. ¿Sabías que la mayoría de las visitas al veterinario se deben a un mal inicio de la alimentación del cachorro? Te contamos cómo empezar con buen pie para evitarlo:

Lo primero que debéis hacer es mantener la normalidad y la calma. El cachorro os lo agradecerá, ya que el primer año de vida es de una importancia vital para su futuro (altura, sanidad, pelo, longevidad…).

Una buena alimentación es uno de cuidados más importantes, y durante las primeras 52 semanas habrá que satisfacer sus necesidades nutricionales de forma equilibrada para conseguir un desarrollo satisfactorio de las funciones vitales, unos huesos y dientes fuertes, una buena visión, un pelo sano y brillante, unos buenos músculos, y suficiente energía para crecer. Si conseguimos estos objetivos tendremos un perro adulto sano y fuerte y nosotros, como dueños de la mascota, podremos disfrutar más y mejor con ella. 

¿Qué tipo de nutrientes necesita tu cachorro? 

Durante esta etapa necesitará hasta el doble de nutrientes. Ojo, porque no nos referimos al doble de comida, ya que los nutrientes son las sustancias contenidas en los alimentos (piensos) que participan activamente en el metabolismo para mantener las funciones del organismo del perro.

Las necesidades energéticas de los cachorros disminuyen gradualmente hasta convertirse en las mismas que tiene un perro adulto, en un tiempo que depende de cada raza y del estilo de vida que tenga el animal, ya que no es lo mismo que se trate de un perro sedentario de ciudad, que de un perro juguetón que vive en el campo, o que disfruta de un jardín donde puede correr a sus anchas.

Un cachorro necesita una dieta especial para su edad, actividad y raza, que se diferencia de la del perro adulto en que es más calórica y consta de una selección de mejores y mayor cantidad de nutrientes –como los aminoácidos, que forman las proteínas, el calcio y el fósforo– y, por lo tanto, no vale cualquier alimento, ya que el cachorro necesita mucha más proteína que un perro adulto. Las proteínas forman su piel, pelo y músculos, y sin ellas no podrá crecer.

Se ha demostrado que el exceso de algunas vitaminas puede ser tóxico y que, por ejemplo, raciones con más cantidad de calcio, fósforo o vitamina D alteran el desarrollo de los huesos y afectan a su salud. No es recomendable darle la misma comida que a un perro adulto.

Saber qué tipo de alimento proporcionamos a nuestro cachorro es muy importante y debemos fijarnos en las etiquetas de los sacos comerciales, porque se trata de productos que están suficientemente testados para ofrecer una alimentación equilibrada, completa y sana a nuestra mascota. También debes conocer qué alimentos humanos evitar en la dieta de tu perro.

Por ejemplo, los golosinas que proporcionamos al cachorro como premio no forman parte de una alimentación completa, equilibrada y sana porque aportan muchas calorías, y no se las debemos administrar como alimento único, ya que tienden a descompensar la dieta, ocasionando obesidad. Ante cualquier duda consulta con tu veterinario.
Tras el destete, es aconsejable humedecer la comida del cachorro 
las primeras semanas para facilitarle la ingesta de alimento.

Cuándo destetamos al cachorro

Normalmente un cachorro está listo para el destete a la sexta semana de vida, pero si permanece junto a su madre lo normal es que empiece a mordisquear y a saborear el alimento de ésta, iniciándose el proceso del destete paulatinamente.

En las primeras semanas tras el destete, los cachorros necesitan aproximadamente el doble de la cantidad de alimentos por kilo de peso corporal que necesitarán cuando sean adultos.

Es recomendable humedecer la comida del cachorro las primeras semanas después del destete para estimular la ingesta de la cantidad de alimento adecuado. Mezclando agua templada con cuatro partes de comida especial de cachorro obtendremos un alimento que resultará más sabroso, palatable y fácil de comer.

Al cuarto mes de vida, los dientes temporales del cachorro se caen y son reemplazados por los dientes definitivos de adulto. Masticar y morder es muy adecuado para él, ya que es como un cepillado de dientes, y así se volverán más fuertes, sanos y limpios; por ello, en ese momento debemos de evitar la alimentación muy húmeda y decantarnos por un alimento seco.

Cuándo pasar a la alimentación de perro adulto

Aunque esto depende mucho de las razas, en general se considera que el cachorro pasará a la alimentación de adulto cuando tenga entre un año y medio y dos años de vida:
  1. Razas minis (menos de 10 kg de peso adulto), a los 8 meses.
  2. Razas médium (de 10 a 30 kg de peso adulto), a los 12 meses.
  3. Razas grandes, pueden alargar el periodo de crecimiento hasta los 24 meses.

Para alimentar a tu cachorro elige un pienso comercial de confianza 
que cubra sus necesidades nutricionales de acuerdo a su edad y tamaño.

Educar los hábitos alimenticios del cachorro

Educar los hábitos alimenticios de nuestro cachorro es muy importante porque así será más fácil que los mantenga cuando llegue a adulto, por ello: 

Entre las seis y las ocho semanas de edad le alimentaremos tres veces al día.
A los seis meses empezaremos a darle de comer dos veces al día hasta que se haga adulto.

Es fundamental controlar que no alcance sobrepeso, y pedir consejo al veterinario o visitarle para que lleve un seguimiento del peso del perro desde pequeño. Las clínicas veterinarias disponen de protocolos de nutrición canina que te pueden servir de gran ayuda.

Recuerda que cuando se trata de cachorros no destetados o de razas pequeñas a veces es necesario humedecer el pienso con un poco de agua para facilitar su ingestión. A medida que crezca podemos disminuir la cantidad de agua o mantenerla.

¿Dónde le damos de comer?

Debemos de colocar el comedero del cachorro siempre en el mismo lugar, que sea de fácil acceso para él, y donde pueda comer de forma tranquila. Es importante mantener siempre los recipientes limpios, y que el agua –siempre limpia y fresca– no le falte.

Qué debe comer el cachorro

Lo mejor es darle piensos comerciales, informándonos antes para comprobar que la marca es de toda confianza y cumple con los requisitos de salubridad y las necesidades nutricionales del cachorro, de acuerdo a su edad y tamaño.

Estos productos tienen las siguientes ventajas:
1. Son alimentos completos que no necesitan ningún aporte extra.
2. Son muy cómodos de usar, y transportar en caso necesario.
3. Se producirán menos heces y su limpieza es más fácil
4. Hay piensos para cada edad y cada momento de la vida de la mascota (perros en crecimiento, adultos, perras gestantes o en lactación, perros en training, reproductores…, e incluso adaptados a mascotas que sufren diversas patologías como obesidad, diabetes, nefropatías, etcétera), lo que permite dar el alimento justo para cada requerimiento, según la edad y condición del animal.
5. Tienen una excelente palatabilidad. 
Qué no debemos dar al cachorro

Agua muy fría, ya que puede sentarle mal y provocarle molestias gastrointestinales.

Huesos, porque podría atragantarse.

Restos de comida; son ricos en calorías y podría engordar.

Chocolate. Es un alimento prohibido para los perros por su toxicidad.

Alimentos o piensos indicados para perros adultos o gatos, porque las necesidades de estos son totalmente diferentes a las del cachorro.

No hay que darle comida mientras estemos comiendo en la mesa. Es una de las principales causas de sobrepeso y aparición de enfermedades en el futuro.

Qué hacer si un día no dispones de su pienso habitual

Los veterinarios nutricionistas recomendamos que la mejor alimentación para tu cachorro es la que ofrecen las empresas comerciales especializadas en ello, sobre todo aquellas que han realizado un trabajo de investigación y desarrollo, con controles de calidad y laboratorios de prestigio, previo a la elaboración de los piensos.

Preparar una comida casera adecuada para cubrir las necesidades alimenticias de tu cachorro implicaría tener un alto nivel de conocimientos en nutrición. Sin embargo, si en algún momento te encuentras en el aprieto de no disponer del alimento comercial que le das habitualmente –si te quedas sin pienso un fin de semana, por ejemplo– te recomendamos que le des pasta hervida con huevo cocido y atún, arroz con zanahoria, o carne roja sin hueso y cocida.

Pero no olvides que esto debe ser un caso excepcional, y que es mejor no darle comida casera porque puede desequilibrar su dieta y ocasionarle trastornos gastrointestinales y, además, después puedes tener problemas para que vuelva a comer su alimento habitual.

Como Educar Tu Perro




Webconsultas

No hay comentarios:

Publicar un comentario