jueves, 22 de septiembre de 2016

Guerra Nuclear entre Estados Unidos y Corea del Norte

Con facha de comerciante, camisa suelta, seño desenfadado, alegre a veces, exaltado otras, se posa en un barandal o trinchera, saca sus binoculares y ríe, exclama, celebra, dirige, indica.

¿Qué es lo que ve? La prueba de lo que pareciera uno de sus juguetes -a decir por la organización de la celebración-, pero en realidad es un misil, misil con cabeza nuclear, o una bomba de hidrógeno.

Parece a eso dedicarse, porque muchas veces lo supervisa personalmente, como en esta ocasión, pero en realidad se dedica a ser nada más ni nada menos que el Líder Supremo, es decir, la máxima autoridad de su país: Corea del Norte.

No es una descripción de la imaginación. La copié de varios vídeos tomados por la propia televisión norcoreana. Y es justamente así, la última postura que tomó al realizar el ensayo nuclear más potente de la historia de su país.

Se trata del quinto ensayo atómico. La explosión fue de 10 kilotones, casi como las bombas atómicas de Hiroshima y Nagasaki en 1945, que alcanzaron 15 y 20.

Tan grande fue que provocó un sismo de 5,3 grados y como consecuencia la celebración de este líder y parte de su pueblo que festejó en las calles a sus científicos.

Esto fue lo que pasó dentro del país, la reacción nacional, pero fuera, el mundo abrió los ojos y se puso en alerta. Corea del Sur llamó a EE.UU., quien desplegó bombarderos y aviones caza para enviarle a los norcoreanos el mensaje de que están preparados para un eventual ataque ante sus pruebas nucleares.

Incluso, China que ha sido aliada de Corea del Norte, criticó severamente la prueba atómica. EE.UU. pidió reuniones de emergencia y amenazó con más sanciones contra los norcoreanos.

Pero el líder norcoreano, Kim Jong-un, contestó que no se frenará, que irá por más. Su Gobierno contesta que está listo ya para realizar ataques preventivos y hace unos días, alertó que apretando un botón podrían desaparecer a EE.UU. con un ataque nuclear.

El presidente estadounidense, Barack Obama, afirmó que nunca reconocerá a Corea del Norte como una potencia nuclear. Esa región del mundo escucha tambores de guerra, se han encendido los reactores, por lo menos de los submarinos y barcos que lanzan las pruebas nucleares, que algunos expertos ya llaman ejercicios en forma.

¿Qué quiere el líder de Corea del Norte? ¿Por qué es la amenaza? ¿Quién es el malo y el bueno de la película? ¿O en este caso todos son los malos?

Lo que sí es más cierto que cuando la economía de ese país sufre, se destina el 25 % del Producto Interior Bruto (PIB) al presupuesto militar, una cifra exageradísima que supera a los regímenes más agresivos como el de Israel.


En comparación, Rusia, China o EE.UU., es de un sólo dígito (1.9 China, 3.3 EE.UU., o 5 y tantos de Rusia). La pregunta más interesante es si el líder norcoreano podría provocar una guerra nuclear, por estrategia o error.

Clixsense Pagando Desde 2007




HispanTV

No hay comentarios:

Publicar un comentario