domingo, 4 de septiembre de 2016

Alemania… ¿se prepara para disturbios civiles o eventos nucleares?

En recientes días, muchos alemanes expresaron alarma después de que el gobierno de su país les aconsejara que se aseguraran reservas de alimentos y agua por hasta 10 días para afrontar una posible catástrofe nacional.

Así pues, partidos políticos germanos tanto de izquierda como de derecha, advierten que tras la nueva doctrina de Defensa Civil impulsada por el gobierno alemán, podría ocultarse la preparación para un posible “levantamiento social” en el país.

El partido de ultraderecha Alternativa para Alemania (AfD), reaccionó al documento afirmando que era parte de los planes del gobierno para militarizar las fuerzas de seguridad, con el objetivo de afrontar futuros disturbios civiles en masa.
El portavoz de AfD, Ronald Glaser, afirma que “si hay un peligro que amenazan a nuestro país en este momento, es el malestar social provocado por la oleada de refugiados invitados a entrar en el país por nuestro gobierno con promesas equivocadas”.

Glaser también llamó la atención sobre el pánico que han provocado las medidas, que han llevado a parte de la población a comprar alimentos en masa: “Los alemanes se lo han tomado en serio. Hablan de ello en público, y algunas tiendas parecen estar agotando sus existencias al final del día, algo que era poco probable que sucediera hasta ahora”.
En un tono similar, se ha expresado Ulla Jelpke del Partido de la Izquierda, que afirmó que el gobierno alemán se prepara para “disturbios civiles, huelgas y protestas violentas”, que según ella, serían causados por “las inevitables consecuencias de las políticas económicas neoliberales en curso, que conducen a un creciente empobrecimiento de muchas personas”.

Según Jelpke, “este nuevo Concepto para la Defensa Civil no es un concepto centrado en la protección civil o en el control de desastres; lo que busca es la inclusión de los civiles en un plan maestro de carácter militar. Este concepto genera miedo; su único propósito es fabricar un apoyo masivo para implementar políticas de control y vigilancia y para extender la militarización entre la población civil”.

La política también hizo hincapié en que algunas disposiciones del documento, como las que hablan de una “posible amenaza procedente de actores estatales hostiles utilizando guerra híbrida” era “una acusación apenas disimulada contra Rusia”.

“Esto debe verse en el contexto de una política agresiva de la OTAN contra Rusia, así como en el contexto de la participación de Alemania en operaciones militares internacionales”, concluyó.

Jelpke agregó que en los últimos años, Alemania ha vivido un proceso constante de militarización interna y muchos intentos del gobierno federal de desplegar el ejército alemán dentro de las fronteras, a pesar de que inicialmente está prohibido por la constitución alemana.

Al respecto, afirma que el nuevo Libro Blanco de Defensa, publicado este verano, que propone el despliegue del ejército en territorio alemán, en caso de actos terroristas en Alemania, forma parte de dicho plan.

De esta forma, aunque en nuestro país hayan pasado inadvertidas, las medidas presentadas por el gobierno de Merkel, no ha pasado precisamente desapercibidas por el pueblo alemán.

¿Un evento nuclear?

Diversas informaciones aparecidas en los últimos meses, invitan a plantearse esta cuestión, al menos como una posibilidad hipotética. Para empezar, durante estos últimos meses, se han multiplicado las preocupaciones acerca de las centrales nucleares que Bélgica tiene situadas cerca de la frontera con Alemania.

Uno de los primeros indicios de preocupación, se produjo tras los atentados terroristas en Bruselas. En los días y semanas posteriores a los ataques, proliferaron informaciones según las cuales, los terroristas islamistas habrían planeado realizar un atentado en las centrales nucleares belgas. Y también empezó a tomar cuerpo la idea de un ataque terrorista nuclear en suelo europeo.

Así pues, cuando unimos los puntos que nos ofrecen las diferentes informaciones que se vienen produciendo estos últimos meses, todo adquiere un tinte mucho más inquietante. Desde finales de abril, se ha dejado de hablar del peligro relativo a las centrales nucleares belgas, próximas a la frontera alemana y holandesa, lo que podría llevar a concluir que toda esta información obedecía solamente a las réplicas informativas posteriores a los atentados de Bruselas.

Pero desde hace unos días, hemos visto como se han empezado a filtrar las alarmantes directivas de la nueva “Doctrina de defensa civil” de Alemania, de las que ya hemos hablado a principio de este artículo.

Dicha doctrina de defensa civil hace referencia también al reclutamiento obligatorio de ciudadanos alemanes en “caso de crisis”, el despliegue de tropas en las calles para “luchar ?ontra el terrorismo” y la muy alarmante petición a los ciudadanos alemanes para que Almacenen Agua y Comida en casa para 10 días, ante un posible ataque o catástrofe.

Todo el mundo ha interpretado estas noticias procedentes de Alemania como algo relativo a los preparativos para una guerra, un colapso de algún tipo que lleve a grandes disturbios internos o un ataque terrorista masivo. Sin embargo, también encajarían con los preparativos para afrontar cualquier otro tipo de gran desastre, incluido un desastre nuclear de naturaleza indefinida, sea accidental o provocado.

Y es que la palabra “nuclear” vuelve a aparecer hoy con insistencia, si hacemos caso a una información aparecida en el periódico The Express o en Politico. La noticia dice así:

“JUNCKER Y OTROS ALTOS FUNCIONARIOS NO TIENEN BUNKER PARA PROTEGERSE EN CASO DE ATAQUE O DESASTRE NUCLEAR

Según ha comunicado el vicepresidente de la Comisión Europea, el jefe de la Comisión, Jean-Claude Juncker y su equipo no recibirían un trato especial en caso de un ataque nuclear o de una lluvia radiactiva.

Kristalina Georgieva confirmó que “no hay refugios nucleares específicamente a disposición de los servicios de la Comisión o a personas vinculadas a la Comisión”.

Sus comentarios por escrito se produjeron como respuesta a una pregunta formulada en junio por el eurodiputado Jørn Dohrmann del Partido Popular Danés, quien preguntó:

“¿Hay refugios nucleares específicamente dispuestos para los miembros de la Comisión o personas vinculadas, es decir, el personal, los comisarios y otros, incluyendo personas invitadas?”

“¿Dónde están situados los refugios nucleares para la Comisión? ¿La Comisión está tomando medidas para proporcionar instrucciones y directrices sobre qué hacer en caso de un ataque nuclear o una fuga radiactiva de en una planta nuclear?”

Georgieva respondió afirmando que el personal de la Comisión se vería obligada a seguir las directrices oficiales si estuvieran bajo los efectos de un desastre nuclear o un ataque con una bomba radiactiva.
“En el caso de una crisis importante de naturaleza multisectorial, incluyendo el área nuclear, la Comisión hará uso del sistema europeo de alerta rápida ARGUS”.

“Este sistema permite vincular todos los sistemas especializados para casos de emergencia, y un centro de crisis que reúne todos los servicios relevantes de la Comisión y permite un intercambio de información clave relacionada con la crisis en tiempo real durante una emergencia”.

“También permite a la Comisión asegurar una respuesta rápida, coordinada y eficaz, incluyendo la instrucción y orientación sobre qué hacer en caso de una crisis de este tipo”.
Es decir, desde marzo se viene hablando del peligro de las centrales nucleares belgas, hasta el punto de que parlamentarios europeos llegaron a preguntar por escrito sobre las medidas que tomaría la propia Comisión Europea para garantizar la seguridad de sus miembros en caso de un desastre nuclear de algún tipo.

Y ahora, a finales de agosto, se filtran las informaciones sobre la nueva doctrina de defensa civil de Alemania, la misma Alemania que pidió a Bélgica que cerrara estas centrales nucleares por motivos de seguridad.

Aunque no podemos concluir que la maniobra alemana tenga relación con el peligro que representan las centrales nucleares belgas, pero es indiscutible que en estos últimos meses ha habido mucho ruido al respecto. Y no sabemos si la intención es generar un determinado clima de miedo o inquietud entre la población o si realmente hay peligros reales, inducidos o de origen ajeno, que amenazan a estos países y a toda Europa.

PaidRockett




Enlace México

No hay comentarios:

Publicar un comentario