domingo, 7 de agosto de 2016

La Economía, entra al círculo vicioso

Cómo andarán las finanzas públicas que, sin el mínimo recato, Videgaray aumentó los precios de la gasolina, diesel, electricidad, cuotas de las casetas de cobro, etc., pese a que el Presidente Peña Nieto había ofrecido exactamente lo contrario. 

Con todo y los supuestos recortes al gasto, que incluyen la eliminación de 11, 256 plazas en el gobierno, acción que implica dejar a más de cien mil familiares dependientes sin futuro; la economía va de picada al grado que el PIB al segundo trimestre del año, registra un descenso del 0.3 por ciento en relación con el periodo inmediato anterior de enero a marzo. Es evidente, que el equipo de economistas del ITAM discípulos de Pedro Aspe, no tienen la menor idea de cómo manejar las finanzas del país.

Apostaron como lo que son, “liberales dogmáticos”, bajo el supuesto que la privatización de la economía y la entrega de las gigantescas empresas del estado a consorcios internacionales era la solución para dejar de sufrir con eso de la necesidad de hacer más eficiente, moderna y a la vez combatir la corrupción que impera en las empresas estatales y paraestatales, para que otros dispongan de esos activos y, por propio interés, mejoren su operación dirigida a obtener ganancias estratosféricas y darle al gobierno vía impuestos, los ingresos suficientes para consolidar una “feliz asociación”. Así, la camada de tecnócratas sexenal, tendría garantizada una participación como la había logrado Zedillo con Union Pacific a la que le obsequió Ferrocarriles Nacionales y ahora Calderón, con Iberdrola a la que le concesionó energía y obras públicas.

A semejanza de España hoy al borde del colapso económico y en la cima de la desocupación, los ex-presidentes Felipe González y José María Aznar disfrutan al término del cargo de sus influencias convertidos en corredores de inversionistas que dan multimillonarias comisiones a cambio de garantizarles la forma de lavar dinero en negocios dentro de Latinoamérica. A Rajoy ya le urge salir a cobrar también los favores concedidos a los magnates banqueros españoles y a no pocos traficantes de negocios en el sector público, para lo cual, lo que no puede arriesgar, es que, quien lo suceda en el gobierno, sea alguien que no se venda y le exija cuentas de verdad.

Es cierto que la pobreza es una aliada involuntaria de la oligarquía capitalista justificada por la propia condición de necesidad que limita la libertad de decisión y acción de exigencias, al grado de tener que aceptar en los procesos electorales hasta la venta de su voto. En México, como en España, las cosas han llegado al extremo de que esa pobreza es tan aguda que paraliza la economía y propicia el fracaso de las privatizaciones que no generan ingresos al gobierno, duplica el efecto negativo. Así se cae en un círculo vicioso ya casi imposible de remontar aún maquillando las cifras como ahora lo acaba de hacer INEGI, pagando con más de 150 millones de pesos una encuesta que mintiera, diciendo que los ingresos de los pobres no habían disminuido como sostiene la CEPAL, sino por el contrario, han aumentado en más de un treinta por ciento.

Pero las cosas no pueden taparse fácilmente, el derroche, la corrupción la ineficiencia e ineptitud, ya le están costando al país con el empeño de su futuro. La caída del valor del peso frente al dólar y el incremento de deuda pública para alcanzar el 50 por ciento del PIB, son índices incontrovertibles de que el saqueo al país, sistemático y ampliado, no se ha podido asimilar como antes, en la dinámica de un crecimiento a costa de sacrificio generado por los miserables salarios, un elevado precio del petróleo en el mercado internacional y las remesas que nos envían los mexicanos radicados en E.U. Hoy el destino nos alcanzó y la patraña de que “todo está muy bien” como lo asume Peña, está cayendo pese al montaje de escenarios y transmisiones triunfalistas cotidianas en los medios televisivos.
La semana pasada “Fitch” una de las calificadoras de crédito más consultadas para determinar la viabilidad de las finanzas de los países, le dio un bajón a Pemex y a la CFE de un grado en la escala, lo que quiere decir que los créditos futuros les costarán más por el riesgo y que las cifras alegres que de repente publican las ex-paraestatales, ahora Empresas Productoras del Estado, están hechas para atrapar incautos porque no resisten un análisis serio y cada día se les descubren nuevos pasivos que antes estaban ocultos y que por más que se valgan de sus sindicatos venales para reducir pensiones y prestaciones, aparecen y se cuantifican por los rastreadores internacionales.

La reformas laboral, energética, educativa, etc, que se publicitaron como fórmulas mágicas para impulsar al país es ahora un lastre que pone al descubierto que los amplísimos recursos que el gobierno ha gastado en la compra de columnistas de televisión, radio, prensa, etc., en un afán de hacernos creer que esa fantasía se iba a dar, está cayendo de picada. La Suprema Corte de Justicia contribuyó con su parte al negar un recurso de revocación de la aprobada reforma energética. Lamentablemente, no hubo un solo partido de los que no participaron en el Pacto, que impugnara la resolución mediante un juicio político contra los Ministros de la Corte. El daño se consumó con la colusión del Ejecutivo, Legislativo y Judicial y los partidos paleros que juegan en dos pistas.

Genera Tu Propia Electricidad Y Ahorra Dinero



Enlace México

No hay comentarios:

Publicar un comentario