miércoles, 3 de agosto de 2016

Europa bajo ataque

Europa está bajo ataque. Aunque no sea todos los días, ni en todos lados, o incluso sea una exageración, el asunto es que esta sensación está presente en millones de europeos.

Y por consiguiente, y por lo menos, se puede decir sin equivocación, que Europa está bajo el fuego del terror. Y es que aunque no ha subido el número de muertos comparado con los atentados de los años 80 y 90, sí ha subido el número de ataques en proporción por año.

Del año pasado para acá, ha habido alrededor de 18 atentados terroristas en Europa, la mayoría del grupo terrorista EIIL (Daesh, en árabe).

Decenas de muertos y cuerpos regados, y otro tanto más de heridos. La lesión es histórica. Y si no es con fuego, el ataque -como decíamos-, es con una lluvia psicológica de tremor y temor que se propaga sola, como reacción de ver lo increíble.

A eso le agregamos que abundan las alertas oficiales de que puede haber más atentados. Y el caos es entonces mayor.

Solo vea los datos macro que dibujan lo que está pasando sobre todo en Francia: la economía reporta un ataque, sobre todo en el sector turístico. En Francia se prevé que caiga el record de visita al país de 84 millones de turistas al año.

En hoteles del famoso paraje francés Mont-Saint-Michel, el turismo ha caído hasta un 70 por ciento. En los últimos 3 meses, se ha registrado crecimiento cero en Francia. Y el crecimiento en 19 países de la Unión Europea (UE) ha regresado a niveles no vistos desde la crisis financiera del 2008.

La UE reportó que la economía avanzó tan sólo un 0.3 % de abril a junio. Esto además de los millones de euros que se gastan en seguridad, que no logra conseguir nada.

Así, sea por número de muertos o por sensación psicológica, la bandera de Daesh avanza en Europa. La pregunta que no debe dejar de hacerse es: ¿Cómo es posible que con tantos agentes antiterroristas bien equipados, y con agencias de Inteligencia súper avanzadas, los terroristas puedan caminar como en su casa?

El ejemplo más nefasto de esto es que uno de los asesinos que degolló al cura de la localidad de Rouen, Francia, cometió el crimen a pesar de que la policía antes le había puesto una pulsera electrónica para que no se escapara. Estaba acusado de extremismo.

El primer ministro Manuel Valls ha reconocido el fracaso de la Justicia, y con él el caos político que el Gobierno de Francia ya tiene encima, el pueblo descontento y una derecha que quiere su cabeza, y que detesta a los musulmanes y a los migrantes.


Europa, sin duda está bajo ataque.

Scarlet Clicks AVG Alto RR



HispanTV

No hay comentarios:

Publicar un comentario