domingo, 24 de julio de 2016

Sexo en la menopausia

La capacidad sexual no depende de la reproductiva, por tanto, ¿por qué no seguir disfrutando del sexo durante la menopausia? Te damos algunas recomendaciones para seguir disfrutándolo durante esta etapa.

Sexo en la menopausia

La esperanza de vida de la mujer en los países desarrollados se ha incrementado hasta pasar de los 80 años en la actualidad, y eso significa que las mujeres pasarán más de la mitad de su edad adulta conviviendo con la menopausia. Los especialistas insisten en que una vida sexual satisfactoria supone un beneficio para la salud, física y psíquica, de las personas. Por lo tanto, es importante que sigas disfrutando del sexo más allá de la menopausia, y no olvides que tu capacidad reproductiva no está relacionada con tu capacidad sexual. 

Cambios sexuales en la menopausia

Es cierto que algunas mujeres afirman que tras la menopausia sienten que su deseo sexual ha disminuido. En la mayoría de los casos, sin embargo, esto se debe a una serie de trastornos asociados con la menopausia. Aunque algunas afortunadas no tienen ningún síntoma hasta que un día desaparece la menstruación para no volver, otras muchas padecen sofocos, insomnio, sequedad vaginal, dolor de cabeza, incontinencia urinaria, fatiga, irritabilidad o depresión y, en esas circunstancias, es normal que su libido disminuya, que es lo mismo que les hubiera ocurrido de haber sufrido esos trastornos en cualquier momento de su juventud.

Además, se producen cambios físicos que influyen sobre el deseo sexual ya que, al atrofiarse el epitelio vaginal y disminuir las secreciones, el coito puede resultar doloroso. Si es tu caso, consulta siempre con un profesional, porque existen numerosos tratamientos (lubricantes, cremas con estrógenos de uso tópico, dilatadores vaginales…) que pueden ayudarte a resolver este problema.

La atrofia vaginal y la disminución de la secreción de flujo incrementan el riesgo de contraer infecciones, por lo que es necesario que utilices productos adecuados para tu higiene íntima, que no irriten ni alteren el pH de la piel genital. También puedes sufrir vaginitis atrófica, una inflamación de la vagina que se produce a consecuencia del adelgazamiento del tejido vaginal y está relacionada con la disminución de los niveles de estrógeno. Por todo ello, es importante que consultes al especialista si presentas algún síntoma que te haga sospechar.
Ideas para disfrutar el sexo en la menopausia

A continuación te proponemos una serie de ideas, trucos y consejos para que no renuncies a tu sexualidad y la sigas disfrutando con naturalidad durante la menopausia:
1. Utiliza la imaginación. No olvides nunca que el cerebro es el principal órgano sexual que tenemos. Pensar en el sexo (fantasías incluidas) contribuirá a que no pierdas interés por practicarlo.

2. Lleva un estilo de vida saludable. Practica ejercicio, sigue una dieta equilibrada, duerme lo suficiente. Si te mantienes en forma, mejorará tu autoestima y reducirás el riesgo de padecer muchos trastornos que influirían negativamente sobre tu bienestar y, consecuentemente, sobre la calidad de tu vida sexual. Recuerda que el envejecimiento, por sí mismo, no es la causa de una disminución en el interés o la capacidad de respuesta sexual de una mujer.

3. Ejercita los músculos de la vagina. Los ejercicios de Kegel y la fisioterapia dirigida a corregir las disfunciones del suelo pélvico, mejoran la fuerza y el tono de la musculatura de esta zona, y están indicados para paliar la pérdida de flexibilidad y la atrofia de los tejidos vaginales que se producen a consecuencia de la menopausia. Puedes utilizar, además, los conos vaginales, que han demostrado su efectividad para fortalecer los músculos del suelo pélvico, y que facilitan el proceso a muchas mujeres que tienen dificultades para realizar los ejercicios correctamente. Estos dispositivos se insertan en la vagina, y provocan un suave reflejo de contracción en los músculos. Como tienen distinto peso, a medida que se incrementa la capacidad de los músculos para retener el cono, se inserta otro más pesado, hasta finalizar el tratamiento. Esta terapia es muy eficaz para prevenir o combatir la incontinencia urinaria, que afecta a muchas mujeres en este periodo de su vida.

4. Planea los encuentros sexuales. La espontaneidad está muy bien, pero a veces es necesario establecer fechas y horarios para no perder las buenas costumbres. Puede ser una cena romántica en casa, un baño juntos, una escapadita de fin de semana, etcétera. Cambiar de ambiente de vez en cuando sirve para evitar la rutina, recuerda que hay muchos sitios donde practicar el sexo además del dormitorio.

5. Habla con tu pareja. Esto es bueno a cualquier edad y en cualquier momento de una relación, pero sobre todo cuando se producen cambios físicos o psíquicos. La otra persona no sabe qué te pasa, si tus necesidades han cambiado, si algunas veces no te encuentras bien… Además, muchas molestias y trastornos se pueden resolver consultando a un profesional, así que pide ayuda cuando la necesites.

6. Vete de compras. Visita un sex shop, una farmacia o una tienda de lencería. La sequedad vaginal dejará de ser un problema si utilizas un buen lubricante, y un bonito conjunto de ropa interior siempre ayuda. Puede que incluso te apetezca incluir algún juguete sexual en tus relaciones.

7. Pon a prueba tu creatividad. El sexo no es solo penetración, y hay muchas formas de dar y conseguir placer, con y sin pareja. Inténtalo con estimulación manual y masajes, sexo oral, literatura erótica, baños relajantes y sensuales, etcétera. Una actividad sexual regular mejora el riego sanguíneo y tonifica los músculos de la vagina, favoreciendo la elasticidad y lubricación de la misma.

8. Busca la raíz del problema. Si no tienes dolores, cansancio o molestias físicas que justifiquen tu falta de interés por el sexo, puede que tu inapetencia se deba a una depresión o a que tu pareja no te atrae, y que ni siquiera esté relacionada con la menopausia. En cualquier caso, para encontrar la solución necesitas averiguar qué es lo que te ocurre, y ponerte en contacto con un especialista que te ayude si no puedes solucionarlo sola o con tu pareja.

9. Resuelve los conflictos del pasado. En numerosas ocasiones, la pérdida del interés sexual tras la menopausia obedece a la existencia de problemas sexuales o de pareja, a la educación recibida, o a prejuicios establecidos sobre lo que debería ser esta etapa de la vida de la mujer. Si es tu caso, puede ayudarte la relación con otras mujeres en las mismas circunstancias para compartir experiencias, o incluso recibir apoyo psicológico si lo crees necesario.

10. No te pongas límites. No hay edad para el amor… ni para el sexo, así que disfruta de ambos mientras puedas. Pero cada persona es distinta y también lo son sus gustos y necesidades: el sexo no es una obligación, y puedes tener una relación satisfactoria con otra persona sin mantener relaciones sexuales. Cuando los dos miembros de la pareja están de acuerdo, no existe la disfunción sexual.
Tratamiento Natural Para La Menopausia




Webconsultas

No hay comentarios:

Publicar un comentario