domingo, 19 de junio de 2016

Qué es la vainilla

Aztecas y mayas empleaban la vaina de esta bella orquídea 
para aromatizar licores, e incluso el cacao

Asociamos la vainilla a sabores dulces y aromas delicados, a helados y postres. Pero esta especia, adorada por los aztecas, posee virtudes estimulantes y digestivas, y puede mejorar tu vitalidad… y tu líbido.

Vainilla

La vainilla (Vanilla odorata, Vanilla fragans y Vainilla planifolia) es una orquídea tropical, que en su hábitat original crece sobre las ramas de los árboles, desarrollando un rizoma leñoso y un tallo largo, cilíndrico y colgante, que puede superar los 10 metros de largo. Las hojas son grandes, sésiles –sin peciolo–, ovaladas y de consistencia algo carnosa, de cuyos nudos surgen las raíces aéreas, y de las axilas crecen unas bellas flores blancas, moteadas de verde o amarillentas, que aparecen en inflorescencias erectas.

Los frutos son unas vainas duras, alargadas y cilíndricas, de unos 12 cm de largo, que contienen numerosas semillas en su interior. Son estas vainas la parte de la planta que se emplea, tanto en cocina y repostería, como en medicina natural.

Origen de la vainilla

La vainilla es originaria de México y del norte de Centroamérica (Guatemala, Honduras). Se sabe que tanto los aztecas como los mayas ya se valían de la vaina de esta bella orquídea para aromatizar licores, e incluso el cacao, que se daba a beber a los nobles y a los guerreros –alimento de dioses–, mucho antes de la llegada de los europeos al continente. Hernán Cortés la llevó a Europa para beberla mezclada con el chocolate, y en poco tiempo se popularizó en el Viejo Continente como un aromatizante de excepción.

Hasta principios del siglo XIX únicamente se cultivaba en México pero, a partir de entonces, se empezó a hacer en lugares tan diversos y distantes como la isla Reunión –a donde fue llevada por los franceses–, Madagascar, islas del Pacífico (Polinesia), Las Comores, las Seychelles, China, Turquía, o Brasil.

En estado original la vainilla se encuentra en bosques densos, muy húmedos, de alta pluviosidad, donde estas orquídeas trepan por sí mismas hasta acceder a la parte elevada de los árboles más altos para estar expuestas al sol y poder ser polinizadas. En los cultivos actuales la polinización se hace con métodos artificiales.

Principios activos de la vainilla

Las virtudes aromatizantes y terapéuticas de la vainilla vienen determinadas por los principios activos que contiene, y que pueden ser aislados en extractos.

La vainilla de cultivo empieza a dar fruto a los tres años y puede ser productiva durante 10. Se cosecha el fruto inmaduro, que se somete a fermentación para conseguir acentuar su aroma. Con la fermentación de estas vainas, en el proceso de secado, se originan los compuestos aromáticos que le han valido a la vainilla tanta reputación.

Contiene heterósidos como la glucovanila, que al hidrolizarse se convierte en glucosa y vanillina, dos compuestos de alto sabor dulce. Contiene también aceite esencial, con eugenol, zingerone y limoneno, alcohol vanílico y alcohol anísico, cumarinas, y ácidos salicílico y nonaoico.

Debes diferenciar la vainilla natural, obtenida de la vaina de esta preciada orquídea, del aromatizante artificial o de síntesis utilizado frecuentemente en alimentación, que se suele obtener de mezclas de sacarosa y hulla, y al que de forma incorrecta se le denomina también vainilla. La vainilla es una especie cara y muy apreciada, que poco tiene que ver con los aromatizantes artificiales.
La vainilla destaca sobre todo por sus virtudes digestivas y aromatizantes.

Propiedades y beneficios de la vainilla, y contraindicaciones

La vainilla se comporta como un tónico general, con propiedades estimulantes sobre el sistema nervioso central. Tiene efectos analgésicos y antisépticos, aunque moderados. Destaca sobre todo por sus virtudes digestivas, ligeramente coleréticas (estimula la producción biliar) y aromatizantes. Y se le han atribuido poderes afrodisíacos, que pueden ser exagerados.

Entre sus principales indicaciones, cabe señalar las siguientes:
> Alivia las digestiones pesadas o lentas, la sensación de pesadez y dolor estomacal y el ardor de estómago.

> Ayuda a digerir y metabolizar bien los alimentos.
> Es útil en caso de diarrea por gastritis y gastroenteritis.

> Te ayuda a combatir los gases, la hinchazón abdominal y las flatulencias.
> Te permite eliminar el mal sabor de boca y el mal aliento o halitosis.

> Tonifica las funciones del hígado y la vesícula tras un episodio de intoxicación alimentaria o de alergia.

> Se revela como un aromatizante de primer orden que, sin embargo, ha sido sustituido generalmente por sucedáneos de síntesis.

> Es un buen complemento para mitigar el dolor muscular, el que está asociado a malas posturas, y la migraña.

> Como planta estimulante, se indica para elevar el estado de ánimo, para mediar en estados depresivos muy incipientes, y para favorecer la capacidad de concentración.

> Es un estimulante suave que puede ayudarte a mostrarte más comunicativo o elocuente en tus relaciones sociales.

> Se le ha atribuido la facultad de despertar la líbido.
Precauciones con la vainilla

La vainilla es una especia que se puede considerar segura, tanto desde el punto de vista terapéutico, como alimentario, pero se debe hacer una salvedad con el aceite esencial puro. Es básicamente en el consumo por vía oral de esta sustancia donde cabe observar determinadas medidas de precaución, como las que te detallamos a continuación:
> Este aceite esencial puro no debe ser consumido –vía oral– por mujeres embarazadas y madres lactantes, ni tampoco ser administrado a niños menores de 12 años.

> Muchos aceites esenciales puros, como el de vainilla, son potencialmente neurotóxicos.

> Deben ser evitados por pacientes con problemas hepáticos y neurológicos (enfermedad de Párkinson), con epilepsias, síndrome del colon irritable y con gastritis crónicas.

> Se desaconseja igualmente a personas que padezcan de úlcera gastroduodenal, colitis ulcerosa, o insuficiencia hepática o renal.

> Este mismo aceite, por vía externa, puede generar reacciones alérgicas en pieles sensibles.
La vainilla se utiliza para elaborar deliciosos postres, como refrescantes y cremosos helados.

Cómo se toma la vainilla

La vainilla la puedes encontrar en diferentes formas en un herbolario. Déjate aconsejar por el experto herborista para descubrir cuál es la forma que más te conviene según la dolencia o problema que pretendas tratar, y que puede ser: 
> La vaina seca para decocción. Es un producto algo caro, un paquete de 3 vainas puede subir a los 4 € (consultar mercado).

> Té de vainilla, preparado de plantas que contiene vainilla. Una o dos tazas al día.

> Azúcar avainillado. Puede costar en torno a los 20€ por kilo.

> Pasta de vainilla, para alimentación.

> Esencia de vainilla (aromaterapia).

> Extracto de vainilla. Entre 20 y 40 gotas diarias, en tres tomas, disueltas en agua o zumo de fruta.

> Tintura, unas 50 gotas en dos o tres tomas diarias.

> Jarabe de vainilla, a partir del extracto líquido. Hasta cuatro cucharadas soperas al día.
Remedios con vainilla 

Tónico energético con vainilla (fórmula estimulante). 
Ingredientes: vaina de vainilla, damiana, canela, ajedrea y menta piperita. Una cucharada sopera rasa de la mezcla a partes iguales por cada vaso de agua.

Preparación: hierve un minuto, deja que repose, tapado, unos 15 minutos más, para darle tiempo suficiente para que los aceites esenciales impregnen la infusión. Tras lo cual, filtra el contenido en una tetera.

Dosis: una taza al día puede ser suficiente. Procura no tomarla antes de acostarte, para evitar que te provoque insomnio.

Té digestivo: (fórmula muy popular en Turquía, destaca por su fragancia). 
Ingredientes: vaina de vainilla, cardamomo (el fruto inmaduro), hibisco (flor) y menta piperita o similar. De nuevo una cucharada sopera de la mezcla por taza de agua.

Preparación: debes escaldar las plantas en el agua recién hervida, manteniendo el cazo tapado durante unos 10 minutos. Cuelas, y depositas el contenido en una tetera.

Dosis: dos tazas al día, tras las comidas. Como ya resulta un poco dulce, no hace falta que añadas azúcar o stevia.

Fórmula para el ardor de estómago
Ingredientes: vainas de vainilla, raíz de regaliz, poleo, cola de caballo, y anís verde. Una cucharada sopera rasa de la mezcla a partes iguales por vaso de agua.

Preparación: hierves las plantas apenas un minutos, lo dejas en reposo otros 10, y cuelas.

Dosis: una taza tras cada comida principal. Lo puedes guardar en la nevera durante un par de días y beber en frío, cuando aprieta el calor.
El azúcar de vainilla es uno de los productos que se elaboran con esta especie para su uso culinario.

Vainilla en la cocina

La vainilla es un aromatizante sofisticado, que aporta una fragancia muy especial a los platos, guisos, y la repostería en la que se incluye. Se utiliza a tal fin para aromatizar refrescos, helados, pasteles, etcétera. También es habitual que se añada a chocolates, pero hay que advertir de que en la mayoría de chocolates que incluyen vainilla entre sus ingredientes, no se utiliza la natural, sino un sucedáneo. El aditivo con vainilla verdadera es muy superior en sabor y valor, pero también mucho más caro.

En la cocina se usan tantos las vainas como las semillas, muy fragantes, que contiene en su interior. En el mercado puedes encontrar la vaina de vainilla en paquetes de varias unidades, o como integrante más de una selección de especias, con canela, cardamomo, pimienta, nuez moscada, y otras.

Buscando algo más, no ha de ser difícil encontrar en el mercado productos que la contienen, como: 
Azúcar de vainilla, un azúcar integral de caña aromatizado con un extracto de esta especia. Te puede costar por encima de los 8 € el kilo.

Pasta de vainilla en frasco; para muchos expertos se trata de la mejor forma para usarla en la elaboración de bizcochos y pasteles.

de vainilla, que es té negro o té verde aromatizado con extracto de vainilla, y a veces con otras especias.

Café con vainilla, que contiene extractos de diferentes especies de vainilla.

Licor de vainilla, un licor tipo orujo aromatizado con vainilla (vainas o esencia), y a veces también con canela.

Te ofrecemos algunos ejemplos de platos y repostería que tienen en la vainilla uno de sus elementos estrella. 

Recetas con vainilla 
  • Salmón con salsa de coco y vainilla.
  • Merluza con vainilla.
  • Ensalada de calabacín, hinojo y vainilla.
  • Langostinos y almejas con aceite de vainilla.
  • Licor de vainilla.
  • Crujientes de vainilla y canela.
  • Papillote de frutas frescas con chantilly de vainilla.
  • Helado de vainilla con nueces.
  • Helado de vainilla tradicional.
  • Galletas de vainilla con almendras.
  • Torrijas con vainilla y canela.
  • Crema de vainilla con gelatina.
  • Cupcake de vainilla (pastel de bizcocho).
  • Muffins de vainilla.
  • Pannacotta con coco y vainilla.
 Otros usos de la vainilla 

Lo usos de la vainilla van mucho más allá de la medicina natural y la cocina, su fragancia se incluye en determinados perfumes, y el extracto forma parte de cremas, pomadas, y maquillajes para el cuidado facial y corporal. Y su aceite esencial es muy apreciado en aromaterapia. La esencia de vainilla se califica de aroma cálido, profundo, y persistente.

Recetas Para Diabeticos Saludables





Webconsultas

No hay comentarios:

Publicar un comentario