domingo, 12 de junio de 2016

Qué es el Ginkgo biloba

Originario de Japón, Corea y este de China, 
el Ginkgo biloba tiene una asombrosa capacidad de resistencia.

El extracto de las hojas del árbol Ginkgo biloba se considera un eficaz remedio natural para combatir trastornos circulatorios asociados al envejecimiento. Te explicamos sus principales beneficios y cómo tomarlo.

Ginkgo biloba

El Ginkgo biloba es un árbol muy apreciado en jardinería, que se considera el mejor remedio de herbolario para ayudar a envejecer mejor o a reducir determinados procesos del envejecimiento. En opinión de algunos se exageran sus poderes, mientras que para otros se trata de una planta prodigiosa que puede revelarse como un apoyo natural de primer orden para la salud de la gente adulta mayor.

Es un árbol de porte majestuoso, de unos 30 metros de promedio, con la copa ligeramente piramidal o cónica. La corteza es de color gris parda y las hojas, de color verde claro, presentan una característica forma de abanico, más o menos lobuladas y hendidas en surcos paralelos. Las flores masculinas y femeninas aparecen en árboles distintos –es por tanto un árbol dioico–, aunque raramente florece. Las primeras brotan junto a las hojas, son de color amarillo y cuelgan en grupos compactos. Las femeninas son como diminutas bellotas, de apenas 1 cm de ancho, de color rojizo, y aparecen solitarias, situadas en la punta de un largo pedúnculo. Hacia el final del verano estas flores se hinchan y dan lugar al fruto, que en China también se cosecha como medicinal.

Los productos que contienen extracto de Ginkgo los puedes encontrar en herbolarios y parafarmacias, pero tampoco faltan en las estanterías de las farmacias convencionales. Un ejemplo de esto es un medicamento con extracto de Ginkgo, el Tanakene, muy recetado por los neurólogos para combatir los síntomas funcionales por insuficiencia cerebral, como los vértigos, cefaleas, desorientación, pérdida de facultades intelectuales, cambios en el carácter del paciente, o para tratar las secuelas de accidentes coronarios.

Las virtudes del Ginkgo biloba suscitan cierta controversia científica. En algunos foros es presentado casi como el primer gran remedio natural para combatir algunos de los trastornos circulatorios asociados al envejecimiento; en otros ámbitos, en cambio, se tiende a observar con escepticismo algunas de sus presuntas atribuciones, como su utilidad en enfermedades degenerativas, y se demandan pruebas más concluyentes sobre su eficacia terapéutica. 

Orígenes del Ginkgo biloba

Originario de Japón, Corea y este de China, el Ginkgo se considera una de las especies más antiguas que se conocen, como lo demuestra el hallazgo de indicios fósiles próximos al género Ginkgo que se remontan al Pérmico, hace unos 275 millones de años, y ya propiamente del Ginkgo, que se han atribuido al principio del Jurásico. Actualmente sólo queda una especie, Ginkgo biloba, un fósil viviente que ha llegado incluso a resistir pruebas tan espantosas como las bombas atómicas lanzadas sobre Hiroshima. Esta asombrosa capacidad de resistencia y su gran longevidad le han vuelto insustituible en la medicina tradicional china y nipona, que lo vienen empleando desde hace más de dos mil años.

Puedes encontrar Ginkgos en grandes ciudades como Londres, Nueva York, Buenos Aires, Madrid, Lisboa o Barcelona, entre otras muchas. Se suele plantar en parques y jardines, pero también en calles, plazas y avenidas, y presenta una sorprendente capacidad para resistir los aires contaminados y enrarecidos de las grandes urbes. La coloración dorada que adquiere su follaje en otoño es espectacular. Sus hojas caen con las primeras tormentas otoñales y tiñen de dorado las aceras o pavimentos de su entorno, para volver a brotar en primavera. Es un árbol sagrado para la tradición budista, y por ello se suele plantar en los jardines de los templos y junto a las pagodas, como reconocimiento a su capacidad para sobrevivir en las condiciones más extremas.
El extracto de Gingko es uno de los remedios de fitoterapia y homeopatía más usados.

Beneficios y propiedades del Ginkgo biloba

Las hojas del Ginkgo biloba contienen flavonas (quercetol, kenferol, etcétera), lactonas terpénicas (ginkgólidos) y fitosteroles. Poseen efectos venotónicos más que notables, actúan como neuroprotectoras, vasodiladoras a nivel periférico, antiagregante plaquetario, antihemorroidal, diurético y antioxidante.

En la medicina tradicional china, las semillas del ginkgo se han tomado para combatir las flemas en ataques asmáticos y bronquitis, como antialérgico, para tratar la incontinencia urinaria, la enuresis infantil, la inflamación de vejiga, la candidiasis vaginal, y como tónico renal –yang– y revulsivo sexual. Y las hojas se han destinado a aliviar trastornos de circulación, inflamaciones reumáticas y problemas de la piel.

El Ginkgo se revela como uno de los remedios de fitoterapia y homeopatía de mayor uso para tratar trastornos asociados a los déficits de circulación sanguínea a nivel cerebral, pero no en todos los casos existe unanimidad científica sobre sus beneficios.

A continuación te detallamos las indicaciones del Ginkgo sobre las que existe mayor consenso científico: 
El dolor y pesadez de piernas provocado por una deficiencia en el flujo circulatorio de las extremidades inferiores conocido como claudicación intermitente, que padecen muchas personas, sobre todo en la madurez y la vejez, pero que también se da en personas obesas, sedentarias o con trastornos de la circulación sanguínea. Puede resultar muy limitante y generar mucha desazón y malestar a quien lo padece. El Ginkgo se ha demostrado eficaz para aliviar sus síntomas y reducir las molestias cuando se toma en tratamientos prolongados y sistemáticos.

Las sensaciones de vértigo, mareos ocasionales y episodios de migraña, vinculados con una disminución del riego sanguíneo a nivel cerebral, pueden también ser combatidos con tratamientos a base de Ginkgo biloba.

Trastornos venosos asociados a una circulación sanguínea deficiente, como las varices y las hemorroides, encuentran en estas hojas una solución fácil de preparar, ya sea por vía oral, o en forma de baños y friegas muy reconfortantes, pero los expertos aconsejan asociarlo a otras plantas que le superan en eficacia como el castaño de Indias, el meliloto o el rusco.

Se ha indicado para la prevención de tromboembolias, arteriosclerosis y derrames cerebrales, por tener efectos vasodilatadores y antioxidantes, que actúan sobre el mecanismo vascular. Puede constituir una gran ayuda para facilitar la recuperación a personas que han padecido este tipo de accidentes vasculares.

Puede ayudar a potenciar la memoria y la capacidad de concentración, un punto sobre el que ya no existe tanto consenso y que en algunos foros se considera falto de veracidad científica. Los extractos de esta planta pueden llegar a mejorar hasta en un 9% el riego sanguíneo a nivel cerebral, comparándose en eficacia con muchos medicamentos que tienen la misma finalidad. A juicio de los expertos se precisan tratamientos a largo plazo para que puedan llegar a apreciarse resultados significativos.

La percepción de timbres o sonidos en los oídos o tinnitus son también tratados con extractos de Ginkgo, sobre todo cuando este trastorno está relacionado con problemas vasculares. El Ginkgo aporta toda la fuerza de su efecto vasodilatador.

Se ha prescrito también para el tratamiento de procesos depresivos no profundos en personas mayores. Estos procesos pueden estar asociados en muchos casos a una insuficiencia cerebral y a una reducción de los receptores de serotonina –un neurotransmisor–en las células nerviosas del cerebro, por ello se considera que el Ginkgo puede ayudar a combatir la depresión cuando existen alteraciones vinculadas al envejecimiento.

Otras indicaciones, como la pérdida de audición, la enfermedad de Raynaud, las retinopatías en pacientes diabéticos, la esclerosis múltiple, la fibrosis pulmonar intersticial, la apoplejía, el vitíligo, la reducción de los efectos de la quimioterapia, o el aumento del deseo sexual, no cuentan con estudios concluyentes, y algunos de los que se han llevado a cabo han mostrado resultados contradictorios.

Ensayos con nuevas aplicaciones del Ginkgo

Nuevas investigaciones, todavía en curso, están ensayando la efectividad de los extractos de Ginkgo biloba para el tratamiento de:
El mal de altura, que padecen a altitudes superiores a los 2.500 metros muchos alpinistas y excursionistas, y que se manifiesta con agudos dolores de cabeza, mareos, inestabilidad, etcétera. Se toma en cápsulas o extracto fluido.

La pérdida de memoria en pacientes con síndrome de Down. Se han hecho ensayos en laboratorio, pero aún falta mucho camino por recorrer.

Tratamiento de apoyo en el cáncer gástrico. Se ha ensayado el extracto del exocarpo (cobertura externa) de la semilla del Ginkgo para detener tumores malignos del tracto superior del aparato digestivo. Pero sobre este aspecto se precisan más estudios y en mayor profundidad para poder presentarlo como una alternativa válida.

Tratamiento de apoyo del glaucoma. El Ginkgo puede favorecer el flujo sanguíneo en los ojos y la presión intraocular, pero una vez más se trata de investigaciones preliminares.
Si estás embarazada, o en periodo de lactancia, no debes tomar extractos de Ginkgo.

Contraindicaciones del Ginkgo biloba y efectos adversos

En general el Ginkgo biloba, aplicado en las dosis adecuadas, no presenta apenas riesgo de efectos secundarios. No obstante, es preferible informarse siempre bien antes de comenzar un tratamiento a largo plazo con esta planta. Y es imprescindible contar con asesoramiento médico antes de iniciar un tratamiento con ginkgo en casos de pérdidas cognitivas, o cuando se vaya a administrar a personas mayores en general.

Además, debes abstenerte de tomar Ginkgo por vía interna si te encuentras en alguno de estos casos: 

1. Mujeres embarazadas y lactantes.
2. Niños menores de cinco años, por precaución mínima.
3. Pacientes con riesgo de sangrados frecuentes o que tomen medicamentos que fluidifican la sangre.

4. Si padeces ataques epilépticos o si has sufrido convulsiones en el pasado.


Efectos adversos del Ginkgo Biloba
Por otro lado, se han descrito algunos efectos adversos, sobre todo a causa de dosis excesivas o inapropiadas, que incluyen cefaleas, vértigos, irritaciones cutáneas y alteraciones gástricas.

Con respecto a posibles interacciones indeseadas, debes tener en cuenta que no se puede simultanear el Ginkgo con los siguientes grupos de medicamentos:
1. Fármacos como la warfarina o la aspirina, y otros anticoagulantes 
2. fluidificadores; o bien hay que consultar con el médico.
3. Antiinflamatorios como el ibuprofeno.
4. Medicamentos hepáticos; o cuanto menos consultar antes con el médico.
5. Antidepresivos, como los IMAO, fluoxetina, sertralina, etcétera.
6. Medicamentos anticonvulsionantes.
Las semillas de Ginkgo, que han sido utilizadas en la medicina tradicional china y en gastronomía, contienen componentes tóxicos, y su ingesta podría provocar problemas respiratorios y arritmias.

Las hojas de Gingko se pueden tomar en infusión. 

Cómo tomar Ginkgo biloba

Las semillas y hojas del Ginkgo biloba se vienen empleando en la medicina tradicional china desde hace casi dos mil años, pero actualmente el uso del ginkgo se centra exclusivamente en las hojas, en un extracto estandarizado, o bien en las hojas secas para infusión, pero ya no en las semillas, por considerarse tóxicas.

Te detallamos a continuación algunas formas de tomar Ginkgo biloba, dependiendo del problema que quieras tratar:

Para aliviar la pesadez de pies y piernas, por problemas de mala circulación

Combinas a partes iguales hojas de ginkgo, hamamelis, castaño de Indias y vid roja. Tres cucharadas soperas de la mezcla por litro de agua. Lo hierves dos minutos, dejas que repose cinco más, y viertes la infusión en un balde para descansar los pies y las piernas en agua durante 15-20 minutos. Luego puedes repetir la operación con un baño con agua de hamamelis.

Para aliviar las varices, hemorroides y calambres por trastornos de insuficiencia venosa

A partes iguales, ginkgo, hamamelis, ciprés y rusco. Dos cucharadas de la mezcla por medio litro de agua. Infundir 10 minutos y colar. Tomar 2-3 veces al día, edulcorado con miel de romero, antes de las comidas.

Para aliviar la migraña y la sensación de cabeza pesada

A partes iguales, ginkgo, matricaria, betónica, pasiflora, y anís estrellado como corrector de sabor, pues la fórmula es muy amarga. Separas una cucharada sopera de la mezcla por cada vaso de agua. Hierves apenas un minuto, lo mantienes en reposo otros diez, y cuelas. Puedes tomarte dos tazas al día mientras persista el dolor de cabeza.

Gotas vasodilatadoras para la claudicación intermitente e insuficiencia cerebral

En cantidades de 40 ml, extractos líquidos de Ginkgo, ajo y espino albar, hasta 50 gotas en tres dosis diarias, con zumo de frutas o agua.

Tisana para fortalecer la memoria y la capacidad de concentración


A partes iguales, hojas de Ginkgo, romero, eleuterococo y centella asiática. Lo hierves dos minutos, dejas que repose otros diez, lo cuelas, y lo tomas, en ayunas, 1-2 veces al día, en periodos vulnerables de estrés o confusión. Se puede optar por tomarlo en forma de extracto fluido. 

Presentaciones del Ginkgo biloba

Puedes encontrar el Ginkgo en forma de las siguientes presentaciones:

> Planta seca (hojas) para infusión.
> Tintura.
> Extracto líquido en frascos.
> Cápsulas, en combinación con ciprés, hamamelis…
> Comprimidos.
> Gel antivaricoso.

Tratamiento Para Eliminar Sus Várices Naturalmente




Webconsultas

2 comentarios:

  1. Hola, excelente post sobre el ginkgo biloba. Yo llevo un tiempo estudiándolo (o lo que viene siendo igual, leyendo extensamente por internet) porque ya he conocido a mucha gente a quien le ha funcionado, no a nivel de memoria sino a nivel de mejorar la mala circulación en las piernas. Aunque la evidencia científica es limitada sí que parece haber muchos pacientes que tomando ginkgo biloba han mejorado sensiblemente.

    ResponderEliminar
  2. Hola, excelente post sobre el ginkgo biloba. Yo llevo un tiempo estudiándolo (o lo que viene siendo igual, leyendo extensamente por internet) porque ya he conocido a mucha gente a quien le ha funcionado, no a nivel de memoria sino a nivel de mejorar la mala circulación en las piernas. Aunque la evidencia científica es limitada sí que parece haber muchos pacientes que tomando ginkgo biloba han mejorado sensiblemente.

    ResponderEliminar