martes, 21 de junio de 2016

Oaxaca, ¿Quién los mató?

No sólo en la Policía Federal recaen los señalamientos por lo ocurrido este fin de semana en Nochixtlán, Oaxaca. La actuación de los grupos radicales de la CNTE también está bajo sospecha por los hechos violentos que provocaron la muerte de 8 personas.

En Nochixtlán, Oaxaca, ocurrió este fin de semana una tragedia.

Esa es quizás la única certeza que existe hasta este momento sobre los hechos violentos que costaron la vida a 8 personas.

El resto de la historia está llena de dudas y versiones que ponen en entredicho tanto a los grupos radicales adheridos a la CNTE como a la policía.

¿Quién disparó ?

El día de ayer autoridades federales y estatales actualizaron en 8 las personas fallecidas por los hechos en Nochixtlán, Oaxaca.

El fiscal general de Oaxaca, Joaquín Carrillo, aseguró que ninguno de los muertos es maestro en ese estado.

Las autoridades investigan también la participación en los hechos de grupos armados infiltrados en el movimiento magisterial.

¿La intención?

Posiblemente detonar la violencia en las protestas magisteriales, bloquear la posibilidad del diálogo con el gobierno y propiciar una sensación de rechazo a la reforma educativa.

El principal perjudicado con todo esto sería el presidenciable Aurelio Nuño, secretario de Educación Pública.

Además de los hechos de Nochixtlán, el asesinato de un periodista que cubría las protestas en Oaxaca, enturbió más la jornada violenta de este fin de semana.

Un choque de versiones bajo el pretexto de la defensa de la educación por parte de los maestros.

La sospecha de que parte de este grupo haya atentado contra el periodista, que ya había recibido amenazas, levanta la duda sobre su asesinato.

Lo cierto es que las autoridades federales y la disidencia magisterial se enfrentan en Oaxaca.

Las últimas 24 horas en esta entidad han sido de violencia. Ya son 8 personas muertas y 108 lesionados (siete de ellos elementos de la Policía federal, heridos con arma de fuego); se contabilizan 16 establecimientos comerciales saqueados.

Conforme se desvela el escenario surge la duda sobre quién disparó a la población que participaba en la manifestación, y contra los elementos de la Policía Federal Preventiva que resultaron heridos por armas de fuego, en el cumplimiento de su deber.

Lo cierto es que los antecedentes del magisterio son de violencia y vandalismo.
La única realidad tangible de este conflicto es el saldo de 8 personas muertas. De acuerdo a la CNTE, los caídos en el enfrentamiento con la Policía Federal Preventiva son los profesores Andrés Aguilar Sanabria, Oscar Nicolás Santiago y Yalid Jiménez Santiago, así como el periodista Elpidio Ramos Zárate, y los civiles Jesús Cadena y Anselmo Cruz Aquino.

La Fiscalía General del Estado de Oaxaca determinó que los abatidos perdieron la vida a causa de heridas de proyectil de armas de fuego, en tanto que determinó que otras 41 personas fueron heridas con impactos de bala, sin precisar al momento los tipos de proyectiles que les fueron disparados.

Del resto de los lesionados, otras 67 personas, las que en su mayoría aún permanecen internadas en el hospital general de la localidad Nochixtlán y de la capital del estado, se sabe que sufrieron diversas lesiones por proyectiles lanzados manualmente.

La teoría de la infiltración del movimiento magisterial es compartida por la Iglesia Católica, no solo de Oaxaca, sino también de Chiapas, de la región de Palenque, desde donde este lunes salió una peregrinación con destino a la capital de Oaxaca, para iniciar una jornada de oración por la pacificación del estado.

De acuerdo al padre Jacob Arenas Vásquez, el movimiento magisterial se encuentra infiltrado.

Por su parte, el padre Bernabé Antonio Díaz, también de la Iglesia Católica de Chiapas que se ha solidarizado frente a la violencia que se vive en Oaxaca, reconoció que “alguien está detrás de la confrontación con el magisterio”, y a su parecer es alguien que se beneficia con la “criminalización de las luchas justas; esta infiltración es una táctica de guerra sucia”, por lo que urgió a una mesa de diálogo de las dos partes en conflicto.

La revuelta desatada entre magisterio y fuerzas federales ha hecho que el estado de Oaxaca se mantenga incomunicado por tierra con el resto del país; los bloqueos que iniciaron desde hace 8 días, tras la detención de Rubén Núñez, el líder de la CNTE en Oaxaca, se agudizaron el pasado fin de semana cuando la Policía Federal Preventiva intentó desalojar los 12 bloqueos carreteros que aislaban a la capital del estado del resto del país.

Desde hace cinco días todas las líneas de autobuses que cubren la ruta hacia Oaxaca, desde cualquier punto del país cancelaron sus corridas hasta nuevo aviso. La única conexión con la entidad que se mantiene al momento es por vía aérea, aunque la determinación de la CNTE a partir de este lunes fue también hacer un bloqueo a las instalaciones del aeropuerto de la ciudad de Oaxaca.


Urge diálogo y transparencia

Instituciones y organismos como la Iglesia Católica, el Frente Indígena y Campesino de México y la CDP han hecho un llamado al diálogo entre el Gobierno federal y el magisterio

Ante esta situación, la iglesia católica en la entidad, encabezada por el obispo de Tehuantepec, Óscar Campos Contreras, marcó su postura: mediante un comunicado oficial se hizo un llamado al diálogo entre las partes en conflicto. Fue respaldado por el Vicario General y el Vicario Episcopal en la entidad, Ramón Rosado Ambrosio y Lucio Santiago, respectivamente.

Clixsense Pagando Desde 2007




Reporte Indigo

No hay comentarios:

Publicar un comentario