domingo, 19 de junio de 2016

Nazis en México

México, punto clave de espionaje nazi

Estados Unidos fue aliado de Inglaterra durante la Segunda Guerra Mundial, por lo que a Hitler le pareció necesario conocer a detalle la capacidad industrial y militar de Estados Unidos, sus movimientos y estrategias, por lo que se eligió a México para establecer un centro de espionaje.

Lázaro Cárdenas y Hitler

Cuando el presidente mexicano decretó la nacionalización de la industria petrolera, el 18 de marzo de 1938, Reino Unido y Estados Unidos boicotearon a México prohibiendo a sus países aliados comprar crudo a la nueva empresa creada por Cárdenas: PETROMEX hoy Petróleos Mexicanos. Sin embargo, Hitler y Mussolini compraban grandes cantidades de crudo.


Desarrollo del comando de espionaje

La Abwehr envió a los primeros hombres a México a finales de 1939 tomando como responsable a la División Económica de Inteligencia (IWI), el comando investigaría la capacidad industrial de Estados Unidos. Se seleccionó como jefe de misión a Georg Nicolaus, quien hablaba perfectamente español e inglés y como segundo al mando a Friedrich Von Schelebrugge. La misión fue clasificada prioritaria para Hitler ya que también se vigilarían movimientos militares de Estados Unidos a través del Golfo de México y el Canal de Panamá. Georg fue capacitado por el ejército alemán durante tres meses en los que aprendió desde comunicaciones a larga distancia usando materiales comunes hasta elaboración de bombas poderosas con materias primas simples adquiridas en farmacias.

Nicolaus llegó a México el 30 de marzo de 1940. Los nazis, pretendían introducirse poco a poco en el nuevo gabinete del presidente Ávila Camacho. El grupo de espionaje nazi había crecido considerablemente, ahora estaba en México Errol Flynn, Charles Higham, un famoso actor. Jean Paul Getty, Edgard Weisblat, Axel Wenner, el hombre más rico del mundo, con la finalidad de invertir en nuestro país apoyando empresas como Ericsson, entre otros.

Sin embargo, fue una mujer quien mostró a los alemanes con mayor rapidez los resultados del espionaje: Hilda Krüger, una actriz quien en menos de dos meses se había ganado el corazón de algunos altos funcionarios del gobierno de México: Miguel Alemán Valdés quien fungía como Secretario de Gobernación, el Secretario de Hacienda Ramón Beteta, el Canciller Ezequiel Padilla y el general Juan Andreu Almazán. Hilda ayudó a movilizar a México a unos 150 espías alemanes, consiguiendo visa y apoyo por parte del gobierno mexicano.

El gran sistema de espionaje alemán era apoyado y protegido por el Secretario de Gobernación y con esto, el grupo pudo enviar en 1941 a Alemania toneladas de materia prima para explosivos, detalles sobre la flota de Estados Unidos y fabricación de armas de guerra.

Sin embargo, el Departamento de Estado conoció los informes sobre el grupo de espionaje y Estados Unidos comenzó a presionar a México obligándole a capturar a Guido Otto Moebius e Hilda Krüger en 1942.

México entra a escena en la Segunda Guerra Mundial

Las detenciones realizadas en México provocaron que el 13 de mayo del mismo año, el buque petrolero mexicano Potrero del Llano, que navegaba en el Golfo de México fuera hundido por un submarino alemán cobrando la vida a 14 marineros mexicanos y derramando al mar 37, 358 barriles de crudo, el gobierno mexicano protestó enérgicamente ante el gobierno alemán, y Alemania respondió hundiendo un buque petrolero más: el Faja de Oro, en donde murieron siete marineros mexicanos; por medio de la legación diplomática de Suecia, México envió una nota de protesta a los países del Eje, Alemania se negó a recibirla, Italia y Japón no contestaron, México apoyado por Estados Unidos, aprehendió a los espías alemanes. Georg Nicolaus, confesó sus actividades a B. Downey Rice, agente especial del FBI: “... aunque soy de la opinión de que no hay funcionario mexicano que no tenga su precio y a quien no pueda comprarse, yo no hice ningún pago a ningún individuo del gobierno mexicano...”, obviamente, mentía.

El 22 de mayo de 1942 el presidente Ávila Camacho declaró la guerra a todas las naciones del Eje, con lo que se comenzó a confinar a los alemanes, italianos y japoneses con la finalidad de vigilar sus actividades cotidianas. Para confirmar la relación diplomática entre México y Estados Unidos, Manuel Ávila Camacho y Franklin Roosevelt acordaron reunirse en Monterrey en Abril de 1943 y discutieron estrategias de defensa de sus fronteras y seguridad para sus naciones, planes que fueron conocidos por el grupo de espías alemán, ya que el traductor de esta reunión fue Robert Trauwitz, un agente nazi.

Estados Unidos, ayudado por los incidentes de los buques petroleros, movió otras cartas convenciendo al gobierno de que se trataba de un intercambio de información compartida y que además se trataba de una invasión alemana al territorio nacional; esto impulsó una campaña xenofóbica hacia los alemanes y se firmó en México la Campaña Panamericana de Chapultepec donde se acordaba no aceptar el ingreso de ningún ciudadano alemán a los países latinoamericanos; los ciudadanos alemanes residentes en México huyeron a Argentina con protección discreta de Juan Domingo Perón.

Actualmente en México, el neonazismo es muy escaso y no existe alguna organización reconocida. Existen autores que afirman que el Partido Revolucionario Institucional ha tomado elementos de la ideología nazi y personajes como José Vasconcelos, Miguel Alemán y Adolfo López Mateos han sido acusados de nazis ya que muchos de sus ensayos y prácticas están ligadas a la limpieza étnica y racial del país, algo graciosamente imposible.

Clixsense




Enlace México

No hay comentarios:

Publicar un comentario