sábado, 4 de junio de 2016

Las remesas de la discordia

La propuesta del magnate Donald Trump de tasar el dinero que envían los migrantes mexicanos a sus familias para construir un muro fronterizo preocupa a organizaciones sociales que ya preparan acciones para desalentar el voto a favor del virtual candidato republicano a la presidencia de Estados Unidos.

Aunque calificada de “disparatada y loca”, la polémica propuesta del magnate Donald Trump de cortar el flujo de remesas, tasándolas para pagar de allí el muro que pretende levantar entre México y Estados Unidos, no deja de preocupar a los líderes de las organizaciones migrantes.

La propuesta del aspirante republicano a la presidencia en Estados Unidos contempla un cobro a México de entre 5 a 10 mil millones de dólares para construir un muro de más de mil 600 kilómetros de longitud sobre la frontera entre los dos países y sería pagado con los impuestos que generen las remesas.

De acuerdo a información del Banco de México, los ingresos de dinero por remesas a nuestro país –hasta marzo del 2016– alcanzaban los 2 mil 200 millones de dólares, concentrándose la mayor cantidad de envíos a localidades de Guanajuato, Michoacán, Zacatecas y Puebla.

El titular de la Secretaría del Migrante en Michoacán, José Luis Gutiérrez Pérez, indicó que la medida de frenar las remesas económicas generadas por los migrantes tendría un efecto devastador y empujaría la pobreza a la alza.

Pero José Luis Lara, de la Unión de Migrantes de Puebla en Illinois, no se preocupa por eso, pues estima “inviable el triunfo de Trump en las elecciones de Estados Unidos”. En México, adelantó Lara, ya se está organizando para impedir que Trump no gane.
“Porque no solo somos migrantes indocumentados. La fuerza de los migrantes es importante en este país, y muchos de nuestros connacionales también votan acá, y eso lo vamos a hacer notar en las votaciones próximas”, aseguró.
De acuerdo al Consejo Nacional de Población (Conapo), en Estados Unidos radican al menos 35 millones de mexicanos, de los que casi 15 millones de ellos son indocumentados. El número de votantes mexicanos que podría participar activamente en las próximas elecciones se calcula en más de 20 millones de personas.

Pero no solo los hispanos de origen mexicano se unirían a la campaña para votar en contra de Trump.

“Acá nos estamos movilizando todos: vamos a cerrarle el paso a ese loco”, comenta Julio Martínez, de la Asociación Hispana de Migrantes de Carolina de Norte, quien aseguró que en el estado de Illinois, como en Nueva York, California, Texas, Arizona, Nevada, Oregón, Georgia, Wisconsin, Carolina del Norte y Florida, todos los hispanos se están sumando a la iniciativa de solicitar el voto en contra de Trump.

Según datos del Pew Hispanic Center, en los Estados Unidos de Norte América, hay alrededor de 50.7 millones de hispanos, de los cuales 64.88 por ciento son de origen mexicano. El resto son trabajadores centroamericanos y del caribe, que de alguna manera también se verían afectados con la retención de las remesas.
Sostén de la casa

El año pasado ingresaron a México más de 24 mil 899 millones de dólares producto del trabajo de más de 35 millones de mexicanos en Estados Unidos. La expectativa del Banco de México es que en este año se pueda llegar a una cifra cercana a los 30 mil millones de dólares, pues la emigración de mexicanos hacia Estados Unidos sigue a la alza.

En términos macroeconómicos, se estima que el 2016 se cierre con ingresos por remesas superiores a los que pueda generar la venta de petróleo y por derrama turística.

Ya pasó en el 2015, cuando las remesas de los migrantes fueron por mucho mayores a los recursos captados por venta de crudo, los que se ubicaron en los 18 mil 779 millones de dólares.

Los dólares de los migrantes también superaron en gran medida los más de 15 mil 682 millones de dólares que dejó el turismo internacional.

Por esa razón, Marco Antonio Aviña, del Club de Migrantes Michoacanos en California, aseguró que el Gobierno federal debe plantear una política oficial fuerte frente a las pretensiones de Donald Trump, pues sus intenciones no solo dañarían la economía de los migrantes y sus familias, sino que afectará a la economía nacional.

En Michoacán, Zacatecas, Puebla, Oaxaca y Chiapas, agregó, hay comunidades completas que subsisten gracias a los dólares que mandan los trabajadores en Estados Unidos.
“La pobreza es tan extrema en algunas comunidades que si no fuera por la ayuda de las remesas nuestras familias en México no tendrían ninguna posibilidad de subsistir”, dijo.
El programa de obras sociales denominado 3 por 1, donde los migrantes aportan recursos para obras de infraestructura, ha dado vida a cientos de comunidades que estarían en el olvido ante la falta de recursos de los gobiernos locales, destacó Aviña.

En Michoacán, desde el 2011, el programa de obras con participación de los migrantes ha hecho posible al menos 650 acciones que van desde pavimentación de calles, suministro de agua potable, construcción de plazas públicas y mejoramientos de caminos.

Lo mismo ocurre en Zacatecas, donde en los últimos tres años se han realizado al menos 420 obras con participación de los migrantes.

Datos del Gobierno estatal de Chiapas indican que en esa entidad también se ha podido avanzar en materia de infraestructura urbana gracias a la participación de los migrantes. En solo 2 años de gobierno se han realizado 371 obras públicas. También eso pasa en Oaxaca, donde el Gobierno estatal y los migrantes pudieron poner en operación 632 obras de beneficio común con la aportación directa de los trabajadores en Estados Unidos.


Rezan para que Trump no sea presidente

“Donald Trump es un loco”, dice el padre Gustavo Rodríguez, responsable de la pastoral de migración en la diócesis de Puebla.

“Si lleva a cabo su propuesta de frenar el reenvío de remesas a las familias de migrantes, no solo va hacer que se colapse la economía de México, sino también la de Estados Unidos”, agrega.

Cómo Registrarse En TrafficMonsoon Gratis




Reporte Indigo

No hay comentarios:

Publicar un comentario