jueves, 9 de junio de 2016

La miel, el peor enemigo de las bacterias

Los ingredientes activos presentes en la miel repelen las bacterias y previenen su desarrollo.

Las poderosas propiedades antibacterianas de la miel han convertido a esta sustancia viscosa y dulce en la mejor alternativa natural a los antibióticos químicos para hacer frente a las infecciones.

La miel estimula el sistema inmunitario, ayuda a hacer la digestión y combate los síntomas del resfriado. Este poder deriva de las composición de este producto natural. En efecto, la miel tiene baja concentración en agua (17 %) pero un alto contenido en dos tipos de azúcar: la fructosa y la glucosa.

Este delicioso néctar repele los microorganismos gracias a su poca concentración de agua, de modo que previene la formación de comunidades de bacterias. Y no solo eso, también actúa aspirando el agua de las bacterias u hongos invasores para dejarlas inutilizadas.

El azúcar y los ingredientes activos presentes en la miel como el peróxido de hidrógeno y el metilglioxal, se convierten en poderosas armas naturales contra las bacterias. Mientras que el elevado pH de la miel y su grado de acidez favorece la ralentización del crecimiento bacteriano, la proteína Defensina-1, producida por las abejas, evita la proliferación de bacterias nocivas.

Recetas Para Diabeticos 100% Saludables




CCM

No hay comentarios:

Publicar un comentario