domingo, 26 de junio de 2016

Gigante industria francés pagó impuestos a Estado Islámico

El líder mundial en materiales de construcción, la empresa francesa Lafarge, pagó impuestos a Estado Islámico en los años 2013 y 2014 para seguir operando en el norte de Siria, informa Le Monde.

El periódico afirma que la planta de Lafarge se encuentra en jalabiya en el norte de Siria, controlada por militantes de Estado Islámico.

La compañía trató de continuar sus trabajos el mayor tiempo posible a pesar del ambiente peligroso e inestable. Lafarge comenzó a trabajar en Siria en 2010, un año antes de que estallara la guerra civil.

Le Monde dice que Lafarge hizo un trato con Estado Islámico y los terroristas permitieron a los franceses seguir operando en su territorio.

El productor de cemento francés estuvo financiando indirectamente a los yihadistas durante más de un año antes de que Estado Islámico ocupara la zona el 19 de septiembre de 2014.

En febrero de 2015, la zona fue tomada por la milicia kurda YPG y ahora es utilizada como base para los Estados Unidos, las fuerzas especiales francesas y las británicas que soportan a los kurdos en su lucha contra los yihadistas.

Clixsense




El Microlector

No hay comentarios:

Publicar un comentario