jueves, 9 de junio de 2016

"El daño hecho por Chevron fue intencional, no un accidente"

Tras el reciente fallo de la Corte Suprema de Estados Unidos, que obliga a Ecuador a pagar 96 millones de dólares a Chevron, Radio Sputnik ha hablado con Pablo Fajardo, abogado, activista, para entender la posición ecuatoriana en el caso.

Pablo Fajardo es una de las personas detrás de la demanda de Ecuador a Chevron. Hace casi 23 años, 30.000 indígenas y campesinos demandaron al gigante petrolero ante una corte de Nueva York, "por los daños ambientales causados de forma intencional", con el fin de que la empresa pagara los perjuicios causados en la Amazonía ecuatoriana y a los pueblos que la habitan.

En un primer lugar Chevron argumentó que de ser necesario un juicio, debía ser llevado a cabo en las cortes de Ecuador. La corte de Nueva York aceptó este argumento y decidió que Chevron se sometiera a la justicia ecuatoriana. Fue así como empezó el litigio en Ecuador, en el 2003, hasta que en el 2011 Chevron fue condenada a pagar 9.500 millones de dólares "para reparar el daño ambiental, social y cultural causado en la Amazonía norte de Ecuador".
"Chevron arrojó de forma intencional más de 60.000 millones de litros de aguas tóxicas en los ríos de la Amazonia ecuatoriana —ha destacado Fajardo—. Construyó más de 1.000 piletas donde arrojaba los tóxicos, siempre en partes cercanas a los ríos y a las zonas pantanosas. Y construyó, más o menos, 1.500 kilómetros de carretera cubiertos de petróleo crudo. Cada dos o tres meses enviaba un camión gigante lleno de petróleo para cubrir las vías, supuestamente, para que no hubiera polvo".
Pero tal vez el daño más grave causado por el consorcio petrolero haya sido la extinción de "dos pueblos indígenas de la Amazonia ecuatoriana —los Tetetes y los Sansahuari—", así como la muerte de miles de personas, entre ellas recién nacidas, a causa del cáncer y otras enfermedades provocadas por sus acciones.
Chevron decidió entonces llevar el caso contra Ecuador a arbitraje internacional, para intentar que sea el país ecuatoriano el que pague los platos rotos por los daños ambientales causados por la extracción petrolera.
"El primer arbitraje lo ganó el Estado, el segundo es este de 96 millones de dólares, y el tercero está en disputa todavía en el tribunal de arbitraje", ha explicado Fajardo.
Pero el meollo del asunto, ha asegurado Fajardo, es que Chevron está actuando ilegalmente. La empresa petrolera "está haciendo esos arbitrajes con base en el tratado bilateral de protección de inversiones", vigente en Ecuador desde 1997. Sin embargo, "Chevron dejó de operar en Ecuador en el año 1992". Y, como explica el abogado ecuatoriano, "bajo el principio jurídico internacional en ninguna parte del mundo se puede aplicar una ley de forma retroactiva".

Lastimosamente el sistema de arbitrajes está corrompido, según Fajardo, y son las corporaciones "quienes imponen las reglas de juego". Muestra de ello es el reciente fallo de la Corte Suprema de EEUU que ratifica la decisión tomada en agosto de 2015 de que Ecuador debe pagar 96 millones de dólares a Chevron por incumplimiento de contrato.

"Es un abuso del derecho internacional y de las normas jurídicas que obligan a las corporaciones a cumplir los derechos humanos, a proteger a los indígenas y a los ecosistemas —ha recalcado para finalizar Pablo Fajardo—. Pero las corporaciones están por encima del Estado en cualquier parte del mundo".

Genera Tu Propia Electricidad Y Ahorra




Sputnik News

No hay comentarios:

Publicar un comentario