jueves, 26 de mayo de 2016

Qué es la alopecia

La alopecia o pérdida de cabello se puede deber a muy diversas causas. Conocer el tipo de alopecia que sufres y cuál es su origen, es el primer paso para poder iniciar el tratamiento más efectivo en tu caso.

Alopecia

La alopecia es una afección que se caracteriza por una disminución parcial o general de la densidad del pelo, que puede ser localizada o generalizada, temporal o definitiva, y cuyo origen se debe a distintas causas.

En condiciones normales, el crecimiento del pelo tiene lugar en un ciclo de tres fases: 
> La primera etapa es la de crecimiento o anágena, con una duración de dos a seis años, y el pelo crece 1 cm por mes.
> La segunda es la de reposo o catágena, que dura unas tres semanas.
> La tercera, la fase de caída o telógena, que dura entre tres y cuatro meses.último
La alopecia puede ser congénita o adquirida. En la alopecia congénita los folículos pilosos están ausentes (atriquia), o bien existen alteraciones estructurales del pelo, tales como pelo escaso y frágil que se rompe fácilmente. Las alopecias adquiridas se pueden agrupar de acuerdo a su mecanismo patogénico; estas pueden ser cicatrizales y no cicatrizales. En las alopecias no cicatrizales los folículos pilosos permanecen, mientras que en las cicatrizales estos se pierden definitivamente.

A continuación veremos con más detenemiento los tipos de alopecia existen y las causas que las provocan. Se trata sin duda de uno de los problemas estéticas con más afectados en el mundo, a muchos de los cuales llega incluso a influirles emocionalmente, provocando incluso pérdida de la autoestima.
La alopecia androgénica es la causa más frecuente de caída de pelo

Alopecia androgénica o calvicie común

La alopecia androgénica o calvicie común consiste en la pérdida del cabello del cuero cabelludo de forma progresiva. Es la causa más frecuente de caída de pelo, y mientras se trata de un proceso fisiológico en los varones a partir de cierta edad, es muy raro en las mujeres (alopecia androgénica femenina). 

Causas y síntomas

Este tipo de alopecia es causado por diferentes factores, tanto genéticos como hormonales.

Se produce una transformación de los folículos de pelo terminales a folículos vellosos, debido a la sensibilidad que adquieren estos por la estimulación androgénica. 

Diagnóstico

El pelo terminal del paciente es sustituido, progresivamente, por el pelo velloso, que es más corto, fino y sin pigmento. El proceso se inicia en la zona frontotemporal (las llamadas “entradas”) y en la zona occipital en forma de “coronilla”. Puede progresar hasta producir alopecia total o casi total, permaneciendo restos de cabello únicamente por encima de las orejas y en la zona occipital. También puede realizarse una prueba llamada test de lavado capilar modificado

Tratamiento de la alopecia androgénica

El tratamiento más conocido y efectivo para la calvicie común es el minoxidilo tópico, que consigue frenar el proceso. El finateride por vía oral, además de frenar la alopecia, logra que se incremente el crecimiento de pelo terminal; sin embargo, no resulta eficaz en los varones mayores de 60 años y está contraindicado en las mujeres.

Para las mujeres se emplean tratamientos hormonales como los antiandrógenos orales.

El autotransplante de cabello en forma de mini y microinjertos es una alternativa con resultados estéticamente aceptables.
La alopecia areata puede aparecer a cualquier edad, y en ambos sexos

Alopecia areata

La alopecia areata es una forma de alopecia no cicatrizal, de tipo autoinmune, que se caracteriza por la caída de pelo de forma localizada o generalizada. Puede aparecer a cualquier edad y en ambos sexos, siendo más común en la infancia y adolescencia.

Causas de la alopecia areata

La enfermedad puede ser causada por varios factores autoinmunes o psicológicos, que intervienen sobre una base genética. La presencia de alopecia areata se ha relacionado con factores infecciosos, endocrinos, genéticos, psicológicos, y otras causas como irritaciones oculares o dentales, y traumatismos en la cabeza.

Patogenia

Algún factor autoinmune provoca la inducción de la fase de desprendimiento (telógena) y caída del cabello, así como una parálisis en el inicio de la fase de crecimiento del folículo (anágena) de una determinada zona.
Síntomas de la alopecia areata

Los pacientes suelen presentar una o varias placas alopécicas ovaladas o redondas, de 2 a 5 cm de diámetro, localizadas en el cuero cabelludo, barba o cejas. En el interior de estas placas la piel mantiene los orificios foliculares, pero sin pelo. En el borde de la placa se observan pelos cortos, delgados hacia arriba y anchos hacia abajo.

Se pueden presentar uno o varios brotes a lo largo de la vida, produciéndose una repoblación, inicialmente con cabellos finos y blancos, que posteriormente se pigmentan.

Cuando la alopecia afecta el borde de implantación frontal, parietal y occipital del cabello, y conserva solo un mechón de pelo, se denomina alopecia ofiásica. Cuando se cae todo el cabello de la cabeza se denomina alopecia areata totalis, y cuando se pierde el pelo de todo el cuerpo es una alopecia areata universalis.

Diagnóstico

Se debe realizar un diagnóstico que lo diferencie de las tiñas tonsurantes y de la alopecia cicatrizal. Es importante descartar la presencia de otras enfermedades con las que puede asociarse como vitíligo, atopia, síndrome de Down, enfermedades tiroideas, anemia perniciosa y enfermedad de Addison.

Tratamiento de la alopecia areata

Aunque no existe un tratamiento totalmente eficaz y sin riesgos, se suelen utilizar, por vía tópica, monoxidilo, corticoides, rubefacientes, etcétera; y por vía sistémica corticoides y ciclosporinas.
Efluvio telogénico

El efluvio telegénico consiste en una pérdida de cabello más intensa de lo normal, que se produce cuando un gran número de folículos pilosos aceleran su evolución y pasan de la fase anágena de crecimiento a la fase telógena de desprendimiento y caída del pelo de forma prematura. Esta caída, que no es masiva, sino lenta y progresiva, da origen a una alopecia difusa y normalmente transitoria. Una de las formas de detectarlo es mediante un test de lavado capilar modificado.

Los factores desencadenantes del efluvio telogénico pueden ser:

1. Dietas hipocalóricas, que provocan déficits nutricionales en los que predomina la carencia de vitaminas, sales minerales y proteínas.
2. Infecciones y enfermedades febriles.
3. Alteraciones del sistema endocrino, como problemas de tiroides.
4. Cirugías y traumatismos.
5. Tensión emocional, trastornos de ansiedad o estrés, o cuadros depresivos.
6. Sangrado abundante debido a intervenciones quirúrgicas o traumatismos.
7. Anemia ferropénica (por falta de hierro).
8. Algunos tratamientos farmacológicos.
No existe un tratamiento específico para el efluvio telogénico, pero como en este tipo de alopecia los folículos pilosos no sufren un daño irreversible, una vez que cesa la causa que ha originado la caída del cabello, éste sale de nuevo en un periodo de entre seis y 12 meses. Lo importante en estos casos es determinar el problema que ha originado la pérdida del pelo y tratarlo. En el periodo de posparto también es frecuente que las mujeres sufran una pérdida de cabello de este tipo, conocida como alopecia posparto, que se debe a la disminución de estrógeneos tras el embarazo, y que generalmente se soluciona de forma espontánea entre tres y seis meses después del parto.
En la alopecia cicatrizal se produce una destrucción irreversible de los folículos pilosos

Alopecia cicatrizal

En la alopecia cicatrizal se produce una destrucción de los folículos pilosos, que se atrofian y son sustituidos por tejido cicatrizal, por lo que la pérdida de cabello resulta irreversible.

La inflamación que destruye el folículo no se observa a simple vista porque se produce bajo la piel, y por lo general no hay cicatrices visibles en el cuero cabelludo, por ello, si la pérdida del cabello se produce de forma gradual y sin síntomas, puede pasar inadvertida durante un tiempo; sin embargo, otras personas con este trastorno sufren picores, ardor y dolor severo, y pierden el pelo de forma rápida y progresiva.

Causas y tipos de alopecia cicatrizal

La alopecia cicatrizal puede ser de dos tipos: primaria o secundaria, y en ambos casos se debe a un proceso inflamatorio de la parte superior del folículo piloso, donde se encuentran las células madre y la glándula sebácea, que en el caso de la alopecia cicatrizal primaria se produce por factores genéticos o por alteraciones en el desarrollo. La alopecia cicatrizal primaria también puede ser adquirida, de origen desconocido, o como consecuencia de una dermatosis autoinmune.

En la alopecia cicatrizal secundaria, la inflamación se debe a la presencia de otras patologías como neoplasias primarias, neoplasias metastásicas o infecciones, así como traumatismos, quemaduras, heridas, o radioterapia.

Diagnóstico de alopecia cicatrizal

La alopecia cicatrizal puede afectar tanto a hombres como mujeres de cualquier edad, aunque es infrecuente en los niños. En la exploración clínica se puede observar que el paciente presenta áreas de alopecia en las que la piel muestra cambios en forma de atrofia dérmica y epidérmica, con ausencia de folículos pilosos. La piel tiene una apariencia apergaminada y resulta difícil de pellizcar.

Síntomas como picor, ardor, sensibilidad o dolor pueden hacer sospechar este trastorno. La inflamación del cuero cabelludo se manifiesta con enrojecimiento, descamación y pústulas. En los casos en los que los síntomas son poco concluyentes se debe realizar una biopsia del cuero cabelludo para confirmar la inflamación.

Tratamiento de la alopecia cicatrizal

El tratamiento difiere dependiendo del tipo de alopecia cicatrizal y sus causas pero, debido a la ausencia de folículos pilosos, este tipo de alopecia es irreversible, y no existe otra posibilidad terapéutica que la intervención quirúrgica sobre la zona afectada.

Aunque el pelo no volverá a crecer porque el folículo ha sido destruído, sí es posible tratar la inflamación alrededor de otros folículos antes de que estos sean también eliminados, por lo que es muy importante ponerse en manos de un profesional en cuanto se detecte el problema.
La tracción mecánica continuada sobre el cabello provoca su caída

Alopecia por tracción

Emplear con frecuencia peinados como las trenzas, las colas de caballo, o los moños muy apretados provoca un tipo de calvicie denominada alopecia por tracción, que consiste en una pérdida de pelo de manera temporal o permanente, secundaria a la tensión que sufre del cabello, y que afecta a un área concreta en la que se encuentran pelos rotos a distintas escalas y pelos en forma de espiral.

La tracción mecánica que provoca la rotura y el curvado de los pelos puede deberse al uso de ciertos peinados, como decimos, o a un tic de tracción, generalmente inconsciente, que se conoce como tricotilomanía, y consiste en el hábito de arrancarse el pelo reiteradamente.

También el empleo durante mucho tiempo de extensiones o dispositivos que aprieten el cuero cabelludo como cascos de motocicleta, gorras, pañoletas, etcétera, puede causar problemas inflamatorios en la raíz del pelo o en el folículo piloso, y a la larga originar la pérdida de cabello en las zonas afectadas.

Este tipo de alopecia normalmente es reversible cuando se detecta a tiempo y se elimina la causa que la origina, es decir, la tracción; pero hay casos en los que la tracción prolongada ha destruido de forma irreversible algunos folículos pilosebáceos, por lo que siempre se debe consultar a un dermatólogo, que será quien indique los procedimientos más apropiados para evitar nuevas caídas y para regenerar el cabello perdido siempre que sea posible.

Tratamiento Natural Para el Cabello




Webconsultas

No hay comentarios:

Publicar un comentario