miércoles, 4 de mayo de 2016

La doctrina del shock, el auge del capitalismo y el desastre

Un trauma colectivo, una guerra, un golpe de estado, un desastre natural, una ataque terrorista sumerge a cada individuo en un estado de shock. Después del shock, nos convertimos en niños, más inclinados a seguir a los líderes que afirman protegernos. La persona que comprendió por primera vez el principio de este fenómeno fue Milton Friedman, Premio Nobel de Economía en 1976.

Friedman, seguidor y sustentador del “ultraliberalismo”, aconsejó a los políticos a imponer inmediatamente después de una crisis dolorosas reformas económicas antes de que la gente hubiera tenido tiempo de recuperarse. Llamó a este método de terapia de choque.

Por el mismo lado, “La doctrina del Shock”, libro escrito en 2007 por Naomi Klein, que en realidad lo encontraremos en cualquier librería con el siguiente nombre: “La doctrina del shock. El auge del capitalismo y el desastre”, retoma el tema y lo amplía teniendo como resultado reveladoras afirmaciones.

Así pues, Naomi Klein, nacida en Montreal, Canadá, en el día 8 de mayo del año 1970, ha escrito un total de cuatro libros, y todos tienen mas o menos la misma base, la de obtener la justicia social y la igualdad racial.

Los títulos de esos libros son No Logo, que quiere decir Sin Marcas, Fances and Windows, es decir Vallas y Ventanas, The Take, que quiere decir La Ocupación, y finalmente The Shock Doctrine: The Rise of Disaster Capitalism, es decir, La Doctrina del Shock: el Auge del Capitalismo del Desastre, mismo que resumiremos a grandes rasgos a continuación.

“La Doctrina del Shok”, fue traducido a 28 idiomas, tal vez ese fue el motivo por el cual tuvo tantas ventas, y está dividido en siete partes, con un total de 21 capítulos. Cada parte tiene un tema determinado, y eso, es lo que lo hace por demás interesante.

El libro sostiene que las políticas económicas del Premio Nobel Milton Friedman y de la Escuela de Economía de Chicago han alcanzado importancia en países con modelos de libre mercado no porque fuesen populares, sino a través de impactos en la psicología social a partir de desastres o contingencias, provocando que, ante la conmoción y confusión, se puedan hacer reformas impopulares. Se supone que algunas de estas perturbaciones, como la Guerra de las Malvinas, el 11 de septiembre, el Tsunami de 2004 en Indonesia, o la crisis del huracán Katrina pudieron haber sido aprovechadas con la intención de forzar la aprobación de una serie de reformas.

En la introducción, el libro muestra la historia de los últimos treinta años de la doctrina de choque económico que se ha aplicado alrededor del mundo, desde América del Sur en la década de los setenta hasta Nueva Orleáns después del huracán Katrina. Klein introduce dos de sus temas principales:
1. En donde los profesionales de la doctrina de choque tienden a buscar una pizarra en blanco en el cual plasmar su ideal de crear economías de libre mercado, en el que inevitablemente requiere normalmente una violenta destrucción del orden económico preexistente.

2. Las similitudes entre la crisis económica y la doctrina original de la terapia de choque, una técnica psiquiátrica donde se aplicaron choques eléctricos a los pacientes con enfermedades mentales.
La primera parte del libro nos habla sobre psiquiatría y la terapia de choque, los experimentos encubiertos realizados por el psiquiatra Ewen Cameron en connivencia con la CIA: cómo fue un éxito parcial en la distorsión y regresión de la personalidad original de los pacientes, pero ineficaz en el desarrollo de una nueva personalidad mejor. Se hace un paralelismo con la terapia de choque económico, incluida una digresión sobre cómo los organismos gubernamentales se aprovechan de algunas de las lecciones aprendidas para crear más eficaces técnicas de tortura. La tortura, según Klein, a menudo ha sido una herramienta esencial para las autoridades que han aplicado las reformas agresivas del mercado libre y se hace hincapié en esta afirmación a lo largo del libro. 

Ella sugiere que por razones históricas el movimiento de derechos humanos ha retratado a menudo la tortura sin explicar su contexto, lo que ha hecho que con frecuencia aparecen como hechos inútiles de sadismo. El segundo capítulo presenta a Milton Friedman y su Escuela de Economía de Chicago, que Klein describe como líder de un movimiento comprometido con el libre mercado con las mismas regulaciones que antes de la Gran Depresión.

El primer lugar donde es aplicada la doctrina del shock diseñada en USA es en el Golpe de Estado en Chile de 1973 dirigido por Augusto Pinochet.

La segunda parte, analiza el uso de la doctrina de choque para transformar las economías de Sudamérica en los años setenta, centrándose en el golpe de Estado en Chile dirigido por el General Augusto Pinochet. Se estudia la aparente necesidad del apoyo de la tortura para las políticas impopulares asociadas a la terapia de choque.

Asimismo, la tercera parte, se refiere a los intentos de aplicar la doctrina de choque sin la necesidad de violencia extrema en contra de amplios sectores de la población. La terapia de choque leve de Margaret Thatcher explica cómo se hace posible con la Guerra de las Malvinas, mientras que la reforma del mercado libre en Bolivia ha sido posible gracias a una combinación de una preexistente crisis económica y el carisma de Jeffrey Sachs.

En la cuarta parte se analizan informes sobre la forma en que la doctrina de choque se aplicó en Polonia, Rusia, Sudáfrica y las economías de los Tigres durante la crisis financiera asiática de 1997.

La Quinta parte simplemente se introduce en el complejo capitalismo de desastres en el que la autora describe cómo las empresas han aprendido a sacar provecho de tales desastres. Ella habla acerca de cómo el mismo personal pasa fácilmente de puestos relacionados con la seguridad y defensa de los organismos públicos de los Estados Unidos a puestos en empresas lucrativas.

En la Sexta parte se discute lo que ha pasado en Irrak tas la invasión de 2003, que Klein describe como la más compleja doctrina de choque con una plena realización que jamás nunca se ha intentado.

La séptima y última parte, explica acerca de los ganadores y de los perdedores de la terapia de choque económico, de cómo reducidos grupos a menudo prosperan moviéndose a lujosos barrios privados, mientras que grandes sectores de la población se quedan con la decadencia de la infraestructura pública, la disminución de los ingresos y el aumento del desempleo.

Así pues, “La Doctrina del Shok”, es un relato convincente de la forma en que las grandes empresas y la política se sirvieron de desastres globales para sus propios fines y para muchos es un estudio de peso del corazón oscuro del capitalismo contemporáneo.

“La doctrina del shock” no solo contiene la crítica de Klein al capitalismo, sino que discierne del modelo todo-demasiado-humano del caos y la confusión, las buenas intenciones y la codicia.


Sin duda, un título que vale la pena conocer a fondo. Sin embargo, Naomi Klein ha pensado en todo. Si es usted una de esas personas a las que leer no les agrada mucho o el tiempo no se los permite, puede usted ver el siguiente video donde prácticamente se resume todo este asunte…

Fort Ad Pays





Enlace México

No hay comentarios:

Publicar un comentario