viernes, 13 de mayo de 2016

La Comisión Europea propone reautorizar el herbicida glifosato por nueve años sin restricciones

El glifosato es un herbicida muy usado en España y en el mundo que fue clasificado por la OMS como “probablemente cancerígeno para los seres humanos”. La Comisión Europea, el Gobierno de Europa, quiere que se regule su uso enviada la semana pasada a los estados pero propone que se renueve la autorización del glifosato hasta el 30 de junio de 2025 (nueve años).

Además, no incluye ninguna restricción en su uso que sea obligatoria en la línea de lo recomendado, por ejemplo, por el Parlamento Europeo (permitir exclusivamente el uso profesional, no permitir el uso en parques, zonas de juego y jardines ni el uso como desecante antes de la cosecha). 

El glifosato es el herbicida más utilizado en el planeta, tiene un uso ampliamente extendido en la agricultura y el mantenimiento de parques y jardines y de infraestructuras de todo tipo y ha suscitado una fuerte controversia científica por sus potenciales efectos cancerígenos y como disruptor endocrino.

La actual propuesta será debatida y votada el próximo miércoles día 18 en el Comité Permanente de Plantas, Animales, Alimentos y Piensos.

La propuesta condiciona la autorización del glifosato a la evaluación de la Agencia Europea de Sustancias y Mezclas Químicas (ECHA) que debe estar completada para finales de 2017, por lo que sorprende que se proponga reautorizar por nueve años.

Además, obliga a los solicitantes a presentar “datos confirmatorios” sobre el potencial del glifosato como disruptor endocrino hasta el 1 de agosto (después de caducar la autorización) y a que se excluya el adyuvante taloamina (que potencia el efecto del producto pero también sus daños).

Todo ello mientras la propia Comisión reconoce que el glifosato afecta al medio ambiente, que se debe reducir o prohibir el uso de plaguicidas en parques públicos o jardines, áreas de recreo y deportes, zonas escolares y de juegos infantiles y en las inmediaciones de los centros de salud.

El Gobierno español se ha posicionado dando su apoyo a la propuesta de la Comisión Europea. Ha desoído a las más de 150 entidades de distintos ámbitos que, mediante una carta abierta, le han pedido que se oponga a la reautorización del glifosato.

La Comisión Europea basa su propuesta de reautorización en un informe de la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA) y del Instituto Federal de Evaluación de Riesgos de Alemania (BfR), quienes han evaluado el dossier presentado por la industria, que concluía que el glifosato no ocasiona ningún riesgo para la salud humana. Este informe ha sido muy criticado por la comunidad científica independiente.

Pero hay un Reglamento europeo -(CE) Nº 1107/2009- sobre comercialización de plaguicidas que expone con claridad que la los fabricantes deben demostrar 
que las sustancias o productos producidos o comercializados no tienen efectos nocivos en la salud humana o animal ni efectos inaceptables en el medio ambiente” y establece que la sustancia activa de los plaguicidas solo debe ser autorizada si “no está o no va a estar clasificada como carcinógena”.
Como esta clasificación depende de las conclusiones de la ECHA a finales de 2017, lo pertinente es aplicar el principio de precaución y no reautorizar el glifosato.

El mismo Reglamento indica:
En particular, al conceder autorizaciones de productos fitosanitarios, el objetivo de proteger la salud humana y animal y el medio ambiente debe primar sobre el objetivo de mejorar la producción vegetal”. 
 Si el Gobierno español cree en el principio de precaución (y conociendo que existen alternativas respetuosas con la salud y el medio ambiente) debe votar en contra de la reautorización del glifosato el próximo 18 de mayo.

Pero parece que hay gobiernos que caminan en dirección contraria al sentido común y para muestra el botón de lo que ocurre en la Comunidad de Madrid.

Aquí, colectivos ecologistas de toda la región advierten del empleo sin precedentes del glifosato realizado por la Dirección General de Carreteras de la Comunidad de Madrid en la mayor parte de cunetas de las vías gestionadas por la administración regional.

Estas fumigaciones, realizadas durante el lluvioso mes de abril, no han cumplido con la normativa con el consecuente impacto sobre cultivos, fauna y vegetación próxima a las carreteras, así como haber producido la contaminación de algunas de las masas de agua de la región, con el riesgo que esto conlleva para la salud de las personas.


Dieta Alcalina, Recupere Su Salud




Miguel Jara

No hay comentarios:

Publicar un comentario