lunes, 16 de mayo de 2016

El oscuro presidente de Brasil

Cuestionado por la forma en que llegó al poder, y con una popularidad alarmantemente baja, el nuevo mandatario brasileño tendrá la tarea de enderezar un país que se hunde... en tan solo 6 meses.

Michel Temer asumió la presidencia de Brasil de manera interina, una vez que el Senado apartó de manera provisional a Dilma Rousseff para investigarla en los próximos 6 meses.

Temer, conocido más por su faceta de negociador político, se convierte de esta forma en el tercer presidente emanado del Partido del Movimiento Democrático Brasileño, fundado en 1980, con una singularidad: ninguno de los 3 ha llegado a través de las urnas.

En 1985, José Sarney se convirtió en el primer presidente salido del PMD tras la muerte de Tancredo Neve. En 1992, Itamar Franco llegó a sustituir a Fernando Collor de Mello, quien había renunciado tras un juicio político en su contra.

Aunque desde 1994 el PMDB no ha presentado un candidato a la presidencia de la República, en los últimos años ha tenido una fuerte presencia en los gobiernos.

En 2010 y 2014 fue parte fundamental de la coalición que llevaría a Dilma Rousseff a la Presidencia.

Por la importante presencia de su bancada tanto en la Cámara de Diputados como en el Senado, los últimos presidentes brasileños, Fernando Henrique Cardoso, Luiz Inácio Lula da Silva y Dilma Rousseff buscaron acuerdos con el PMDB que les permitieran gobernabilidad.

Durante el mandato de Rousseff, Temer se desempeñó como vicepresidente, y como el hombre fuerte del poderoso PMDB, resultaba un aliado valiosísimo para la mandataria, aunque en ciertos círculos la percepción era la de un hombre con poco peso real en la administración.

Hoy su carrera política ha dado un giro. Ahora es el primer mandatario del país más grande de Sudamérica, y que hasta hace unos años era un referente de crecimiento económico y de progreso social.

Sin embargo, la burbuja parece haber reventado, al escándalo de Petrobras que ha salpicado a toda la clase gobernante, se suma la crisis política, económica y social que vive el país amazónico.

Cuestionado por la forma en que llegó al poder, y con una popularidad alarmantemente baja, Temer tendrá la tarea de tratar de enderezar el barco, por lo que contará, en un principio, con un máximo de 6 meses, en espera de la resolución del juicio a Rousseff.

House of Brasil

La maniobra orquestada por el PMDB, y dirigida por Michel Temer, recuerda la estrategia llevada a cabo por Frank Underwood, interpretado por Kevin Spacey, para quitar de la presidencia a Garrett Walker en la serie de ficción ‘House of Cards’.

De ser el principal aliado de Dilma Rousseff, en la coalición de gobierno, pasó a ser el principal impulsor del juicio por destitución.

El primer golpe que le propinó Temer a Rousseff sería contundente. El 29 de marzo se anunció que el PMDB rompía la coalición con el gobierno y abandonaba la administración.

Con este anuncio, Temer llamó a los 7 ministros del gabinete de Dilma a abandonar sus cargos.

Genera Tu Propia Electricidad Y Ahorra Dinero




Reporte Indigo

No hay comentarios:

Publicar un comentario