miércoles, 13 de abril de 2016

The Porcellian Club: La Sociedad Secreta Más Antigua de Harvard Rompió el Silencio

Está en guerra con la administración universitaria, que le exige que cambie sus centenarias reglas. La preocupación por los ataques sexuales y la respuesta del club.

Dentro de los sagrados recintos de la Universidad de Harvard, una de las más exclusivas del mundo, hay cada vez más sagradas y exclusivas salas: los "clubes definitivos" de la universidad, o clubes sociales de licenciatura reconocidos por su selectividad y secreto. Pero ahora, en la era de las advertencias y debates sobre asalto sexual en la escuela, uno de esos clubes de hombres está bajo fuego y se sintió obligado -por primera vez en su historia de 225 años- a hablar en su propia defensa.

En lo que parece ser un movimiento sin precedentes inspirado por un informe de Harvard que vinculaba a los clubes secretos con el "contacto sexual no consensuado" el mes pasado, el Club Porcellian -que contó nada menos que con el presidente Theodore Roosevelt y con el juez del Tribunal Supremo Oliver Wendell Holmes entre sus miembros- salió a la superficie.
Theodore Roosevelt, miembro del exclusivo y secreto Club Porcellian de la Universidad de Harvard

"Según mi conocimiento, ésta es la primera vez que un oficial (del Club Porcellian) ha concedido una declaración a un periódico desde su fundación en 1791", dijo Charles M. Storey, clase 1982, quien escribió una carta enviada por correo electrónico a Harvard Crimson, que reveló la historia.

Los comentarios de Storey se produjeron un día antes de que esos clubes secretos se reunieran con el decano Rakesh Khurana, quien dijo a Crimson que "las organizaciones sociales de género en la Universidad de Harvard permanecen en disonancia con las aspiraciones de la sociedad del siglo XXI a la que la institución espera que nuestros estudiantes contribuyan".

Storey, el presidente de la compañía de cerveza Harpoon Brewery de Boston y el descendiente de otro hombre de Harvard y primer presidente de la NAACP Moorfield Storey, no estuvo de acuerdo.

Storey le dijo al Crimson que obligar al Porcellian a aceptar mujeres en sus filas -como ya tienen otros clubes secretos- sólo favorecería los asaltos sexuales. Después de todo, las mujeres pueden ser agredidas sexualmente si no están allí.
"Teniendo en cuenta nuestras políticas, estamos desconcertados, porque la actual administración siente que forzar a nuestro club a que acepte miembros femeninos reduciría la incidencia de asalto sexual en el campus", escribió Storey. "Forzar a las organizaciones individuales de género a aceptar a miembros del sexo opuesto podrían contribuir a aumentar, y no a disminuir, el potencial de mala conducta sexual".

"Espero sinceramente que la administración no vaya a fijar el precedente de crear una 'lista negra' de las organizaciones a las que los estudiantes no pueden unirse", escribió Storey. "Tal macartismo es un camino peligroso que sería un golpe a la libertad académica, el espíritu de la tolerancia y la larga tradición de la asociación libre en el campus".

En una entrevista con The Washington Post, un miembro graduado del Club Porcellian que no quiso ser identificado debido a las normas de secreto del club estuvo de acuerdo.

"La universidad está tratando de expulsar a los estudiantes por unirse a nuestro club con el argumento de que contribuimos al problema de asalto sexual en el campus", escribió en un correo electrónico. "Cada año elegimos a una docena de estudiantes de segundo año y los invitamos a tener cenas con los alumnos del club que siguen involucrados con generaciones de estudiantes de Harvard. Nosotros no somos partidarios. No permitimos huéspedes en las instalaciones de nuestro club. ¿Cómo podríamos estar conectados con el problema de los asaltos sexuales en el campus?"

El Club Porcellian, fundado en 1791, se cree que es uno de los grupos sociales más antiguos de los Estados Unidos y no tiene nada que ver con el sexo, agregó un miembro anónimo.
Las autoridades de la Universidad de Harvard quieren que el Club Porcellian acepte a mujeres entre sus miembros. Creen que así pueden terminar con los ataques sexuales dentro del campus

"El objetivo es, en realidad, construir una comunidad que atraviese el tiempo y se extienda por generaciones", señaló el miembro Porcellian al Post. "Tenemos cenas en Cambridge y en todo el mundo. Nuestro club trata de desarrollar amistades masculinas profundas, un nivel de comunidad que es raro en el actual mundo desconectado. No queremos estar involucrados en el negocio de ningún otro, sólo queremos estar en soledad para llevar a cabo nuestras tradiciones de 225 años en paz".

Storey también dijo a Crimson que los miembros del club son "elegidos independientemente de su nivel socioeconómico, religión, origen nacional, raza u orientación sexual", y que "refleja la diversidad de la población masculina de la Universidad de Harvard".

Un cierto grado de esta "diversidad", al parecer, estaba en cuestión hace más de 75 años.

"El Pore (como también es conocido el Club Porcellian) es más proclive a que elija a los hijos y parientes de anteriores Porkies, y que examine de cerca el árbol de cada candidato", señaló un artículo aparecido en la revista Time en 1940.

Time también ofreció un retrato de los miembros del club en los 40:

"Un Porcellian lleva un pequeño cerdo de oro en la cadena del reloj, una chaqueta de lana larga, pantalones de franela ajustados y un corte de pelo corto (...) pero la tradición más inviolable: una vez que se es un Porcellian siempre se será un Porcellian. Los Porkies mantendrán sus amistades de por vida. Cuando se casa un Porkie, sus compañeros se reúnen en torno a él después de la ceremonia y entonan la canción del club. A las salas de los miembros, no puede ingresar nadie que no sea parte de ese club. En los últimos 20 años, sólo cinco hombres han sido exceptuados de esta regla: el Príncipe de Gales, Al Smith, Herbert Hoover, Roswell Magill y Lew Douglas, quienes tomaron vino y cenaron en el club".

Tan importante era ser seleccionado para el Club Porcelllian para los jóvenes de Harvard de antaño que Franklin Delano Roosevelt quedó devastado cuando fue rechazado. "Fue un duro golpe", escribió Joseph Karabel en El Elegido. Fue "una profunda humillación para el joven patricio... Más de quince años más tarde, cuando era secretario de Marina de Guerra, Roosevelt dijo a Sheffield Cowles que su rechazo al Porcellian había sido la mayor decepción de su vida. Eleanor Roosevelt fue más lejos y afirmó que el incidente había dado a su marido un "complejo de inferioridad".
Eleanor Roosevelt contó que su marido, Franklin Delano Roosevelt, padeció un "complejo de inferioridad" por no haber sido aceptado en ese club secreto.

En una biografía de 2001 sobre Norman Mailer -Harvard, 43- se señaló que "habría sido impensado para un judío ser invitado a unirse a uno de los llamados clubes secretos como Porcellian". Los tiempos parecen haber cambiado. En 1994, el Crimson examinó el "libro de golpe" del Porcellian, que incluía observaciones de los miembros sobre la cosecha actual de los candidatos.

"El contexto de la educación preparatoria, la región de origen y su ascendencia no parecen ser los únicos puntos para ser aceptado como miembro, como tal vez haya sido en otra época, pero el libro demuestra que siguen siendo factores importantes", concluyó la publicación. Añadió: "El proceso de evaluación es similar al patinaje artístico. Se descuentan puntos por errores técnicos en las conversaciones evaluadas por los miembros. Las deducciones pueden ser enormes. Uno de los candidatos recibió una 'bolilla negra' de un miembro del club porque 'derramó malta en mi pierna durante el tiro al blanco', la primera prueba para ingresar en el club".

Ya sea que los clubes finales estén en discordancia o no con el siglo XXI, Harvard tiene capacidad de eliminarlos. Si la reunión de esta semana con la administración no produce algún tipo de consenso, Storey cree que el problema podría volverse legal.

"Como un club que es completamente independiente de la Universidad de Harvard, que no acepta fondos de Harvard, que posee su propia propiedad y cree fervientemente en el derecho a la libre determinación, la decisión debe ser nuestra y no de Harvard", dijo Storey a Crimson.


Justin Wim. Moyer - The Washington Post

Cómo Registrarse En TrafficMonsoon





Infobae

No hay comentarios:

Publicar un comentario