viernes, 1 de abril de 2016

La revolución eléctrica

La generación de energía en México está viviendo cambios estructurales por partida doble: la entrada de las empresas privadas y una participación cada vez mayor por parte de las fuentes renovables

Esta semana arrancó la primera subasta eléctrica en México, en la cual podrán participar las empresas privadas con la Comisión Federal de Electricidad (CFE) actuando como comprador único.

En total, la CFE busca comprar 500 megawatts de potencia con un precio máximo de 10 mil pesos por megawatt-año, 6.3 millones de megawatts-hora a un precio máximo de 884 pesos por unidad, y 6.3 millones de Certificados de Energía Limpia por hasta 444 pesos cada uno.

Al final, la subasta arrancará con 69 empresas, las cuales competirán por obtener contratos con 15 a 20 años de duración; la entrega de sus oferta económicas tendrá lugar el 28 de marzo, y las ofertas ganadoras serán anunciadas al día siguiente.

Pero esta apertura en el sector de generación eléctrica no sólo es revolucionaria debido a que es la primera vez que las empresas privadas podrán competir en éste, sino también por una característica que define a los participantes: la gran mayoría utilizan fuentes de energía renovable.

Según información de la Secretaría de Energía (Sener), casi el 98 por ciento de las centrales generadoras que usarían las empresas que compiten en esta primera subasta utilizarían energía limpia. En esta participación 72.8 puntos porcentuales corresponden a la tecnología solar, 21.7 a la eólica, 2.8 a la hidroeléctrica y 0.4 a la geotérmica.

En esto México se suma a una tendencia global: en 2015 la inversión dirigida alrededor del mundo a la generación de energía renovable tocó un pico histórico de 329 mil millones de dólares, y rebasó por primera vez a la que recibieron los combustibles fósiles.
La ola verde

La inversión anual en energía renovable es actualmente más de cinco veces mayor a los niveles registrados en 2004, habiendo registrado un crecimiento interanual de más de 4 por ciento el año pasado.

Este crecimiento desafió la teoría convencional, la cual dicta que las tecnologías de energía renovable sufren bajas de inversión cuando el consumo de los combustibles fósiles se abarata. Bajo la misma premisa, el encarecimiento de los hidrocarburos incentiva la búsqueda de alternativas más baratas, lo cual impulsa la inversión en el sector renovable.

A pesar de que los precios del petróleo y del gas natural se encuentran cerca de mínimos de 12 años, la inversión en las tecnologías renovables registró crecimiento en los últimos dos años consecutivos.

Además, este crecimiento ya no es liderado por los países desarrollados que pueden darse el lujo de prescindir de fuentes energéticas tradicionales.

El año pasado la inversión renovable de los países emergentes rebasó la de las economías avanzadas por primera vez en la historia. Los principales impulsores de esto son importadores netos de energía como China e India, que están dirigiendo decenas de miles de millones de dólares hacia este fin.

México no está exento en esta tendencia: el año pasado el país rompió su récord de crecimiento en inversión renovable con un incremento interanual de 114 por ciento, tocando un pico histórico de 4.16 mil millones de dólares.

Energía Solar En Casa





Reporte Indigo

No hay comentarios:

Publicar un comentario