jueves, 7 de abril de 2016

Consejos básicos para educar al perro en casa

La primera etapa de la vida de un cachorro y su relación con el medito determinarán su carácter de perro adulto.

El objetivo del adiestramiento de un cachorro es conseguir un perro equilibrado que conviva en armonía en el entorno familiar, se relacione bien con otros perros, y no tenga problemas de conducta.

Consejos básicos para educar al perro en casa

A todos nos gusta tener un perro educado que pasea a nuestro lado, no hace sus necesidades en casa, se relaciona con los perros del parque, y es cariñoso con todas las personas que se acercan a él. Esto no es difícil de conseguir si se entiende que la educación del perro comienza a edades muy tempranas y los comportamientos, tanto deseados como indeseables, se fijan en un corto periodo.

La primera etapa de vida de un cachorro y su relación con el medio van a determinar caracteres muy importantes en el futuro adulto. En los primeros meses los perros crean una especie de norma con la que comparar el resto de sus vidas. Es lo que se denomina periodo de sociabilización y abarca desde que el cachorro tiene 21 días, momento en el que ha desarrollado por completo sus órganos de los sentidos y puede explorar el medio que le rodea, hasta las 12 semanas.

Por esta razón es muy importante dedicar nuestro tiempo a la educación del perro en esos primeros cuatro meses, pues nos asegurará un animal sociable con el resto de los de su especie y una buena relación con las personas, evitando problemas de comportamiento como las fobias y la agresividad.

Ante la llegada del cachorro a casa lo más importante es paciencia, paciencia y paciencia. Las actividades rutinarias y repetitivas, que proporcionaran al perro predicción del entorno, junto con el refuerzo positivo, en forma de golosinas, juguetes y caricias, serán nuestros aliados para ir modelando el futuro carácter de nuestro compañero.

Cuantas más cosas conozca y mas experiencias positivas sumemos en esta etapa, más sociable y educado será nuestro cachorro cuando se convierta en un adulto. De la misma manera, en la etapa de sociabilización es cuando se da la mayor capacidad de aprendizaje, por eso debes aprovechar para enseñarle ordenes básicas como ‘sentado’, ‘tumbado’ y ‘quieto’.
Si refuerzas el buen comportamiento del cachorro con un premio, 
aumentarás las posibilidades de que el perro lo repita. 

La educación del perro en positivo y el refuerzo

Los perros aprenden por asociaciones y son realmente buenos para crearlas. Son capaces de crear una línea recta que asocia un estímulo inicial con el resultado final, aunque en el medio existan otros estímulos. Por ejemplo, un perro es capaz de asociar que cuando suena nuestro despertador por la mañana (estímulo inicial) saldrá a pasear (resultado final), independientemente de que entre los dos actos nos duchemos o desayunemos.

Cualquier comportamiento que se ve reforzado aumenta la probabilidad de que el animal lo repita y, sin embargo, un comportamiento que no tiene ningún tipo de refuerzo acaba extinguiéndose. Esta es la clave de la teoría del aprendizaje animal.

Se entiende por refuerzo cualquier cosa o evento que fija una acción, aumentando la probabilidad de que se repita. Los refuerzos pueden ser positivos, como por ejemplo un trocito de su comida favorita o un juguete, o negativos, como los collares de castigo.

Es necesario darle valor al refuerzo y que este tenga realmente un carácter de premio. Si queremos enseñarle, por ejemplo, a que se siente y cuando lo consigue le premiamos con una golosina de perro, esta no tendrá ningún valor si se la hemos dado durante todo el día a cambio de nada.

Se desaconseja la educación basada en refuerzos negativos porque casi siempre van asociados a dolor o temor y, en la mayoría de las ocasiones, cuando el estímulo negativo desaparece, el comportamiento no deseado también lo hace.
Reserva una zona de una habitación para el cachorro, y pon allí su camita y sus juguetes. 

¿Momento adecuado para adquirir un cachorro?

Cuando selecciones y adquieras a tu futuro cachorro, ya sea de un criador o de un particular, busca cachorros que hayan sido criados en casa, rodeados de la compañía y la influencia de las personas. Evita los cachorros que se han criado aislados, sin contacto con sus hermanos, o amamantados artificialmente.

Decantarse por un cachorro de raza o un mestizo no es determinante en su futura educación, pues el perro más selecto puede convertirse en un delincuente canino si no se familiariza y se le enseña adecuadamente. Si eliges un perro de raza es aconsejable que te documentes sobre las características, cualidades y problemas específicos de la misma.

El momento óptimo para adquirir un cachorro es cuando tiene ocho semanas. A esa edad ha tenido la suficiente interacción con la madre y el resto de la camada para que más adelante sepa cómo relacionarse y jugar con otros perros de forma segura. A la vez, es suficientemente joven como para formar fuertes lazos con los miembros de su nueva familia. 

¿Qué hago cuando el cachorro llega a casa?

Es una buena idea restringir el espacio del cachorro, pues toda la casa puede ser excesivamente estimulante. Podemos usar una habitación de la casa, o limitar el espacio con vallas separadoras o un parque para cachorros En esa habitación debes tener una camita confortable, un bebedero de agua limpia y fresca, juguetes para mordisquear, y un lugar lo más alejado posible de la cama para hacer sus necesidades.

Manteniendo al cachorro en esa área controlada, cuando no estemos en casa evitaremos que el perro destroce el mobiliario o haga sus necesidades en cualquier lugar, y nos permitirá establecer una pauta de salidas para enseñarle a orinar en el exterior.

Los juguetes para perros que pueden ser rellenados con comida serán buenos aliados para canalizar la energía destructiva típica de los cachorros. Estos juguetes les entretienen y además premian el juego con trocitos de comida.

Es aconsejable una visita a tu veterinario de confianza en la primera semana de su llegada para una exploración general. Él te recomendará la alimentación más adecuada en función de su edad y raza. Además, te explicará la pauta de vacunación y desparasitación.
En cuanto el cachorro esté vacunado es conveniente sacarlo para que interaccione 
con otros entornos y se relaciones con otros perros y personas. 

Pautas para educar a tu cachorro  

Durante la vacunación del cachorro no debes sacarlo a la calle para evitar el contagio de enfermedades, pero eso no implica que el perro deba estar en casa sin relacionarse con nada ni nadie. Es fundamental que juegue y conozca a niños, bebés, personas mayores, en sillas de ruedas… La interacción del cachorro con un niño no es igual que con un adulto o una persona mayor, y deben aprenderlo.

Es fundamental la relación con el mayor número de perros sanitariamente controlados —de todas las edades y tamaños— y el resto de animales en esta etapa. Si no permitimos que nuestro cachorrito se relacione con perros de diferente tamaño y edad, cuando salga al parque los perros parecerán más extraterrestres que compañeros de juego.

Pregunta al veterinario si en la clínica se imparten clases para cachorros. Estas clases son reuniones de propietarios con sus cachorros bajo la supervisión de un etólogo canino; en ellas se facilita la sociabilización de los perros y se aprenden pautas básicas de adiestramiento.

De la misma manera, explorar su entorno y no aislarle de situaciones familiares también es muy importante para que cuando sea un adulto sea capaz de reaccionar de manera tranquila a cualquier estímulo. Por ejemplo, no aísles al cachorrito para que no se asuste cuando pasas la aspiradora pues, cuando sea adulto, la aspiradora será para él una máquina ruidosa y temible.

En cuanto el cachorro esté vacunado y empiece a salir al parque podrá empezar la sociabilización en el exterior y conocer nuevos entornos con ruidos, coches, bicicletas, niños gritones que juegan a la pelota, etcétera.

No olvides que el cachorro en este momento es como un libro en blanco que necesita ir escribiendo todas sus experiencias y fijándolas como si de una guía futura se tratase.

Educar Al Perro En Casa





Webconsultas

No hay comentarios:

Publicar un comentario