miércoles, 20 de abril de 2016

Birmex, la historia negra del proveedor de vacunas en México

Birmex, laboratorio y principal proveedor del sector salud, no sólo es generador de vacunas, sino de sanciones y acusaciones de irregularidades. A esto se suma que la Auditoría Superior de la Federación (ASF) ha realizado diversas observaciones, la última, por daño o perjuicio a la Federación por 17 millones 423 pesos en la cuenta pública de 2014, debido a que en 45 facturas por servicios de distribución de vacunas, el precio de venta por dosis osciló entre 2.1 y 5.3 pesos, cuando el costo de producción era mayor.

Laboratorios de Biológicos y Reactivos de México, S.A. de C.V., mejor conocida como Birmex, es una empresa de Asociación Público Privada (APP), cuyo socio mayoritario es el gobierno federal mexicano, y es dirigida por Luis Guillermo Ibarra, ex director del Instituto Nacional de Rehabilitación, y quien fuera acusado de nepotismo, luego que su hijo, José Clemente Ibarra Ponce de León, fuera aspirante a suplirlo en el cargo.

Gustavo Leal Fernández, académico de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM), informó que desde los años ochenta el gobierno federal y el sector privado quisieron implementar una plataforma farmacéutica que diera cobertura a las necesidades de la población; sin embargo, hasta la fecha no se ha alcanzado ese objetivo.

“El lugar más destacado de Birmex lo tuvo cuando ocurrió la epidemia de influenza A-H1N1, porque ahí se firmó un convenio con otro laboratorio, Sanofi, para producir el medicamento que se requería, pero la meta no fue cumplida. Eso sucedió durante el gobierno de Felipe Calderón. Birmex, es un laboratorio que ha tenido una suerte muy errática, pero ante el calderonismo, que está lleno de episodios de irregularidad en el sector salud y de seguridad social, no me sorprende que tenga señalamientos”, refirió Leal Fernández.

Pero aquel episodio de 2008, donde Birmex firmó un contrato de abastecimiento hasta 2022 ha dejado muchas dudas, pues es información reservada y la firma ha argumentado “secreto industrial”, ante las solicitudes de transparencia que se le han hecho.

De acuerdo con la revisión de la cuenta pública de 2013, hecha por la Auditoría Superior de la Federación (ASF), Birmex había erogado 217 millones de pesos en la construcción de la planta y tuvo un sobre gasto de 78 millones, porque en el proyecto original no se contemplaron la instalación eléctrica y el equipamiento. Además, el laboratorio destinó 20 millones para corregir instalaciones hidráulicas y sanitarias.

En la cuenta pública de 2014, la ASF hizo varias recomendaciones a la empresa público-privada, relacionadas con el costo de sus productos, pues al no tener fijación de precios de venta que no consideraron los gastos, entonces tuvo pérdidas, puesto que los costos de producción eran superiores.

La ASF agregó, que “se presume un probable daño o perjuicio, o ambos, al patrimonio de Laboratorios de Biológicos y Reactivos de México, S.A. de C.V., por un monto de 17,423,548.62 pesos (Diecisiete millones cuatrocientos veintitrés mil quinientos cuarenta y ocho pesos 62/100 M.N.), debido a que en 45 facturas por servicios de distribución de vacunas, el precio de venta osciló entre 2.1 y 5.3 pesos, no obstante que el precio de lista autorizado por el Consejo de Administración fue de 7.5 pesos”.

A eso se suman los adeudos que centros de salud tenían con el laboratorio, monto que ascendía a 1.2 millones de pesos. Ejemplo de ello es el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), quien en 2014 tuvo una deuda de 559 mil pesos; y otras cuentas por pagar de años previos por más de 45 mil pesos.

En la facturación de la auditoría, la ASF detalla que la empresa pagó casi 18 mil pesos en el rubro de penas, multas o accesorios. Sin embargo, en respuestas a solicitudes de transparencia, Birmex refiere que de julio de 2015 a enero de 2016 ha pagado por sanciones, 14.3 millones de pesos.

En el balance, se describe que las sanciones fueron por entrega tardía de vacunas rotavirus, sarampión-rubéola, hepatitis b; y el cliente afectado fue el Centro Nacional para la Salud de la Infancia y la Adolescencia (Censia).

Expertos como Gustavo Leal, refieren que el gran problema es la producción. En 2015, Mikel Arrriola, entonces titular de la Comisión Federal para la Protección Contra Riesgos Sanitarios (Confepris), anunció que en 1998 México producía 100 millones de unidades de vacunas, pero en 2014 bajó a 25 millones.

Arriloa expresó que Birmex, con el fin de recuperar el ritmo, y ante el aval de la Organización Mundial de la Salud (OMS), alcanzaría una producción de 500 millones de vacunas para 2018.

Es decir, actualmente 45 farmacéuticas nacionales producen 25 millones de unidades, pero el Estado mexicano espera que una sola, Birmex, donde es socio mayoritario, y la cual tiene problemas de entrega, alcance una producción 20 veces mayor, para tener como principal cliente a la Fundación Bill Gates.

El 19 de enero de 2013, el periódico La Jornada publicó que Birmex firmaría un contrato con el Centro Nacional para la Atención de la Salud de la Infancia y la Adolescencia, para la venta de la vacuna contra la influenza hasta 2030, que sustituiría el contrato de 2008 que se firmó con el entonces Centro Nacional de Vigilancia y Control de Enfermedades (Cenavece, ahora Cenaprece) y a partir de 2013 con Censia.

El diario informó que tenía documentos del proyecto del contrato y que a la empresa se le daría la total tutela de la salud de los mexicanos.

‘Ernesto’ (su nombre fue cambiado a petición de la fuente), quien es cercano al tema, aseguró que el contrato está detenido, e incluso la empresa se ha negado a dar información a pesar de las solicitudes de transparencia.

“Hay un funcionario que perteneció al sector y teme que se piense que están beneficiando a esa empresa. De hecho ahorita el proyecto está en revisión, pero antes de irse Mercedes Juan (López, es Secretaria de Salud), quería que todos firmaran. La semana pasada le contaron a José Narro Robles que no era viable y dijo que lo consultaría con Enrique Peña Nieto”, dijo el entrevistado.






Revolución Tres Punto Cero

No hay comentarios:

Publicar un comentario