jueves, 17 de marzo de 2016

Terrafugia el nuevo diseño para su coche autónomo volador

El desarrollador de coches voladores con sede en Massachusetts, Terrafugia, presentó un nuevo diseño para su planeado modelo TF-X. El Terrafugia TF-X es un coche volador autónomo que se había anunciado en el 2013. El diseño actualizado muestra una forma de carrocería más elegante, un modelo a escala de una décima parte de los cuales se pondrá a prueba en un túnel de viento en el Instituto Tecnológico de Massachusetts o MIT.

Con espacio para cuatro personas, el TF-X funciona como un híbrido de enchufe normal. Las alas están bien escondidas en un compartimiento situado encima de los paneles inferiores para que el TF-X pueda ser maniobrado con facilidad a través de la ciudad cuando hay tráfico, y caber en un espacio de estacionamiento promedio o en un garaje.
Cuando el conductor esté listo para convertirse en piloto, las alas se desplegarán al presionar un botón en cuestión de segundos. Dos motores eléctricos unidos a un par de hélices se unen para generar un megavatio de potencia, una configuración que permite que el TF-X despegue verticalmente como un helicóptero, eliminando la necesidad de una pista.
Una vez que el TF-X está en el aire, un motor de gasolina de 300 caballos de fuerza se activa para complementar los motores eléctricos híbridos de enchufe de 600HP y recargar sus baterías. Más allá de cierta velocidad, las hélices se doblan y el empuje necesario para lanzar el TF-X a través del aire se genera por un gran ventilador montado en la parte trasera. 
Un prototipo de tamaño normal no ha sido probado todavía, pero Terrafugia espera que el TF-X pueda ir a velocidades de hasta 322 km/h (200 mph) por alrededor de 805 km (500 millas). El piloto podrá activar un paracaídas a bordo si pasa algo, aunque el coche estará programado para evitar mal tiempo, otros aviones y espacio aéreo controlado por torres.
Terrafugia predice que le tomará al conductor promedio alrededor de cinco horas para aprender a volar el TF-X, pero los aspirantes a pilotos que no se sientan cómodos en la cabina podrán acceder la función de piloto automático que permite que el coche vuele y aterrice por sí solo. El procedimiento de aterrizaje es similar al de despegue: las hélices de motor eléctrico se extienden y giran hacia arriba, y el coche desacelera hasta que es capaz de aterrizar verticalmente.

El video de abajo es una animación de cómo se proyecta que el Terrafugia TF-X de nuevo diseño se vea en acción.



Terrafugia dice que el TF-X estará otros 8-12 años en desarrollo. El precio se espera que sea más de €255,000 (casi $300,000).

http://bit.ly/tuautoaelectrico





Gizmag

No hay comentarios:

Publicar un comentario