viernes, 11 de marzo de 2016

La importancia de la Vitamina D

La vitamina D es en realidad una hormona que está vinculada con numerosos procesos de nuestro organismo. Esta vitamina es capaz de activar 2.000 genes diferentes de nuestro organismo.

Aunque el organismo la produce cuando la piel se expone al sol, mucha gente no recibe suficiente exposición, especialmente en invierno, y tiene un déficit de esta vitamina. Este no es un problema puntual o local sino global. En la mayor parte de los países del mundo hay un déficit de esta vitamina. Personalmente he comprobado que de cada diez personas a las que indico que comprueben sus niveles de vitamina D nueve están por debajo de lo recomendado.
Uno de los mayores expertos del mundo sobre la vitamina D es el Dr. Michael F. Holick quien ha dedicado cuarenta años de su vida a su estudio. Estas son algunas afirmaciones que podemos encontrar en su libro The Vitamin D Solution o en alguna de sus conferencias:
  • Cada célula del cuerpo tiene un receptor para la vitamina D.
  • En invierno no sintetizamos suficiente vitamina D del sol.
  • El 80% de los niños que nacen tienen insuficiencia de vitamina D.
  • No podemos obtener suficiente vitamina D de los alimentos.
  • La incidencia de gripe no se debe por el frío como algunos han supuesto, sino por los bajos niveles de vitamina D durante el invierno.
  • La vitamina D aumenta la producción de insulina.
  • La capacidad de producir vitamina D disminuye con la edad.
  • La prueba de la vitamina D es el parámetro más solicitado en una analítica de sangre en los EE.UU.

Según este científico, estos son algunos beneficios que se podrían obtener si se incrementaran los niveles de vitamina D hasta 125 nmol/L (50 ng/mL) en la población:

  • Raquitismo, se reduciría un 100%
  • Osteomalacia, un 100%
  • Todos los tipos de cáncer, un 75%
  • Cáncer de pecho, un 50%
  • Cáncer de ovario, un 25%
  • Cáncer de colon, un 67%
  • Cáncer de riñón, un 67%
  • Cáncer de endometrio, un 35%
  • Diabetes tipo 1, un 80%
  • Diabetes tipo 2, un 50%
  • Fracturas, un 50%
  • Esclerosis Múltiple, un 50%
  • Infartos de corazón en hombres, un 50%
  • Enfermedad Vascular Periférica, un 80%
(Holick, Michael F., PhD., M.D., Escuela de Medicina de la Universidad de Boston, Physiology, Molecular Biology, and Clinical Applications (2nd Ed 2010 Humana Press). Pág. 12)

Hay mucha evidencia científica que demuestra que la deficiencia de vitamina D desempeña un papel muy importante en el desarrollo del cáncer. Se puede reducir drásticamente el riesgo de cáncer simplemente mejorando los niveles de vitamina D por la exposición solar moderada o con un aporte nutricional de vitamina D3.

La vitamina D nos protege frente al cáncer de diversas maneras:

  • Regula la expresión genética.
  • Incrementa la auto-destrucción de las células mutadas (cuando estas células se replican pueden favorecer el cáncer).
  • Reduce la extensión y reproducción de las células cancerígenas.
  • Consigue que las células cancerígenas se puedan diferenciar (estas células no suelen diferenciarse).
  • Reduce el crecimiento de nuevos vasos sanguíneos a partir de los que ya existen. Este es un paso en la transición de los tumores latentes a cancerosos.
Hace veinticinco años atrás el Doctor Jonh Ott investigó porque un grupo de niños en una escuela de Illinois, EE.UU., tenían una incidencia de leucemia cinco veces mayor de lo normal. Encontró que todos los alumnos que habían desarrollado leucemia pertenecían a dos clases. Descubrió que en estas dos clases los profesores siempre mantenían las cortinas cerradas para evitar que los alumnos se distrajeran y que los rayos solares les molestaran. En esas clases siempre tenían la luz artificial encendida.

Hoy se sabe que la vitamina D nos protege contra el cáncer. No obstante, los oncólogos no recomiendan tomar el sol. Es cierto que el exceso de radiación solar puede producir cáncer de piel, pero la luz solar en cantidades adecuadas puede prevenir todos los tipos de cáncer.

Es importante resaltar que diversos estudios científicos han demostrado que entre los veganos se dan las mayores deficiencias de vitamina D. Es por esto que debiéramos preocuparnos de comprobar nuestros niveles de vitamina D, preocuparnos de recibir luz solar directa y aportar vitamina D.

36. Crowe FL, Steur M, Allen NE, Appleby PN, Travis RC, Key TJ. Plasma concentrations of 25-hydroxyvitamin D in meat eaters, fish eaters, vegetarians and vegans: results from the EPIC-Oxford study. Public Health Nutr. 2011 Feb;14(2):340-6. Link

¿Cómo aportar Vitamina D?

Alguno de los alimentos con más cantidad de vitamina D son: el salmón, el atún, el huevo, el fitoplancton, y el hongo maitake. Hay muchos otros que también la aportan pero no porque lo contengan en sí mismos, sino porque se les ha añadido como es el caso de la leche de vaca. No obstante, nunca los alimentos proveen la cantidad necesaria que necesitamos.

Es necesario que nos expongamos al sol diariamente, y además suplementarnos con D2 o D3: 4.000-6.000 UI diarias, excepto en verano. El suplemento se puede tomar junto con la comida o sin ella. Se absorbe igual de bien.
Existe una organización sin ánimo de lucro en Canadá llamada “The VitaminD Society”, cuya misión es dar a conocer la importancia de la vitamina D y la deficiencia que existe a nivel mundial. Si quieres ampliar la información con respecto a este asunto, te recomiendo que la visites.

Por último, hay una aplicación móvil muy interesante llamada dminder que dependiendo del nivel de luz solar del lugar donde vives, tu tipo de piel, edad y peso, te indica cuál es el mejor momento para que tomes el sol y cuánto tiempo necesitas hacerlo.

Espero que esta información pueda ayudarte a tener más salud.  Juan Torrontegui

http://bit.ly/rrdiabetes





Remedios Naturales

No hay comentarios:

Publicar un comentario