viernes, 4 de marzo de 2016

Alergia a la fruta

Muchas personas sufren alergia a la fruta, especialmente durante la niñez. Descubre las frutas que más reacciones alérgicas provocan, y sigue nuestros consejos para evitar sus molestos síntomas.

Son muchas las personas que sufren alergia a la fruta, uno de los grupos de alimentos indispensables en la alimentación. Las frutas contribuyen al equilibrio alimentario gracias a su contenido en fibra, vitaminas y minerales. Un hecho que las hace tan importantes es que son prácticamente el único grupo de alimentos, junto a las verduras, que aporta vitamina C a la dieta (si excluimos los alimentos elaborados enriquecidos).

Afortunadamente, la amplia variedad de frutas de las que disponemos hoy en día nos permite incluirlas en nuestra alimentación diaria en función de nuestros gustos, poder adquisitivo y tolerancia a alguna de ellas.

Alérgenos y prevalencia de la alergia a la fruta

Las frutas, como muchos otros alimentos, presentan componentes que pueden desencadenar alergias en personas sensibles a estos elementos. El sistema inmunológico se encarga de defender a nuestro organismo de las agresiones externas; en ocasiones hay compuestos externos que no son peligrosos, pero el cuerpo los interpreta como tal, desencadenando una reacción alérgica.

Según datos de la Asociación Española de Alérgicos a los Alimentos y al Látex (AEPNAA), el porcentaje de reacciones alérgicas a las frutas en niños es de un 11%, mientras que en los mayores de cinco años la alergia a la fruta pasa a ser la más frecuente con un 37% del total de alergias a alimentos.

Los alérgenos presentes en las frutas son proteínas con diferentes funciones que el sistema inmunitario interpreta como un componente nocivo. Las frutas que comúnmente causan más alergias son: el tomate, el plátano, el aguacate, la manzana, la cereza, el pimiento, el kiwi, la uva, el albaricoque, la pera, el higo, el melón, el melocotón y la papaya.
Síntomas y diagnóstico

Es importante considerar que un mismo alérgeno puede producir reacciones de diferente grado, de ahí que la sintomatología de la alergia a la fruta no tenga por qué ser igual siempre. Por eso, aunque las reacciones anteriores hayan sido leves, conviene no confiarse. De la misma manera, hay personas que con poca cantidad de alérgeno presentan síntomas de alegia a la fruta rápidamente, y otras que necesitan mayor dosis de alérgeno.

En general, las reacciones alérgicas ocasionadas por frutas aparecen de forma rápida y se conocen como Síndrome de Alergia Oral, donde se presentan picores en la boca y en la garganta. En personas muy sensibles, es posible que los cuadros alérgicos presenten síntomas más importantes, de ahí la importancia de un buen diagnóstico por parte de un alergólogo y una dieta absoluta que evite el alimento en cuestión.

Para el diagnóstico de la alergia a la fruta el alergólogo realizará una historia clínica completa, un examen físico y una encuesta dietética para conocer el tiempo transcurrido entre la ingesta del alimento y la aparición de la sintomatología. Otras pruebas que suelen realizarse son las del test cutáneo, exponiendo el alérgeno al contacto de la piel, así como una analítica sanguínea.
Reacciones cruzadas en alérgicos a la fruta

Un mismo alérgeno puede encontrarse en alimentos distintos, dando lugar a lo que se conoce como reacciones cruzadas entre alimentos. Sin embargo, esto no significa que una persona alérgica vaya a reaccionar igual a todos ellos. Las reacciones cruzadas se producen porque las frutas comparten proteínas con potencial alergénico, conocidas como 'panalergenos', que se encuentran ampliamente extendidas en el mundo vegetal. Se trata de proteínas con funciones muy importantes, de ahí que estén presentes en frutas de la misma familia o incluso en aquellas que no están relacionadas entre sí.

Reacción cruzada fruta-polen

Muchas personas que son alérgicas al polen pueden presentar sintomatología al comer ciertas frutas y verduras frescas, ya que las proteínas de las frutas se parecen a las que causan la alergia al polen. Así, el sistema inmunitario interpreta que esa proteína de la fruta es en realidad el alérgeno del polen, desencadenando la reacción alérgica. Normalmente se presenta primero la alergia al polen, surgiendo más adelante las reacciones cruzadas. Los alimentos que pueden desencadenar una reacción cruzada con polen son: 

1.- Reacciones cruzadas con polen de abedul: melocotón, manzana, albaricoque, cereza y avellana. En cuanto a las verduras, perejil, cilantro, apio, hinojo y zanahoria son las que se relacionan con este tipo de reacciones cruzadas con abedul.
2.- Reacciones cruzadas con polen de gramíneas (trigo, avena, centeno, arroz): tomate.
3.- Reacciones cruzadas con polen de artemisa (salvia, estragón): apio.
4.- Reacciones cruzadas con polen de platanero (plátano de sombra): manzana, plátano, maíz, garbanzo, apio, cacahuete y avellana.
5. - Reacciones cruzadas con polen de ambrosías: melón y plátano.
Síndrome fruta-látex

Algunas personas con alergia al látex desarrollan síntomas alérgicos frente a algunas frutas exóticas y verduras. Esto es debido a que algunos antígenos del látex están presentes en diferentes alimentos de origen vegetal, siendo las frutas el grupo más relevante. El aguacate, kiwi, cereza, plátano, nuez, castaña, fresa, higo y melón son las que se relacionan con este síndrome. 
Tratamiento y prevención de la alergia a la fruta

El tratamiento de los síntomas de la alergia a la fruta deberá ser siempre el prescrito por el alergólogo. Las alergias alimentarias raramente se curan, por lo que, a parte de tratar la sintomatología con fármacos, se debe excluir el alimento o alimentos causantes del problema. En el caso de la alergia a la fruta, es fundamental evitar su consumo directo, pero también aquellos alimentos que las presenten como ingrediente (mermeladas, yogures, repostería, etcétera).

La introducción de las frutas exóticas, así como de los frutos rojos a una edad demasiado temprana en los niños, puede desencadenar la aparición de alergias, por ello es importante respetar bien los tiempos de introducción de alimentos que paute el pediatra.

Consejos para alérgicos a la fruta

1.- Leer detenidamente las etiquetas de los alimentos: algunos de ellos pueden llevar fruta en forma de ingrediente o aroma (yogures, pasteles, helados y sorbetes, repostería, mermelada, cereales, chocolate y bombones, gelatinas…).

2.-Si se es alérgico al polen, hay que estar atento a posibles reacciones cruzadas. La vacunación frente a la alergia al polen puede mejorar la de las frutas relacionadas.

3.- Si se es alérgico al aguacate, plátano o kiwi, se debe vigilar la aparición de reacciones al contacto con el látex.

4.- Llevar una chapa o placa identificativa en la que se indique que se es alérgico al alimento en cuestión, así como llevar encima antihistamínicos o adrenalina/epinefrina autoinyectable en aquellas personas con alergias moderadas-graves (siempre en función de la pauta marcada por el alergólogo).

5.- Dado que algunos alérgenos de las frutas se encuentran en la piel, es recomendable tomarla pelada.

6.- No olvidar otras formas en las que se nos pueden presentar las frutas, como las frutas desecadas (pasas, orejones) y las escarchadas, que también podrían dar lugar a alergias.
http://bit.ly/adzbzar





webconsultas

No hay comentarios:

Publicar un comentario