viernes, 5 de febrero de 2016

Tinte para el pelo, un producto más, relacionado con el cáncer

La posibilidad de que los tintes para el cabello aumenten el riesgo de desarrollar ciertos tipos de cáncer, ha sido uno de los temas de investigación constantes entre los científicos últimamente. 

Sin embargo, si es probable que al utilizarlos seamos más propensos a padecer de esta enfermedad… ¿por qué se siguen usando? Simple, porque hasta la fecha no se han encontrado evidencias suficientes que lo confirmen. Aunque la duda aún persiste.

Cuando vas a elegir un tinte para el cabello, la decisión más trascendental no es cuál elegir, sino si teñirte o no teñirte, más que por una cuestión de belleza, por tu salud.

Puede ser que el título de este artículo te haya tomado por sorpresa o tal vez ya lo sabías, pero si es así… desde hace aproximadamente 4 décadas, se ha cuestionado que algunas de las sustancias de los tintes pueden aumentar las posibilidades de desarrollar ciertos tipos de cáncer.

Los químicos

En la década de los 70, algunas investigaciones comprobaron que la sustancia 4-metoxi-m-fenilendiamina (4-MMPD) incluida en varios tintes, penetraba la piel animal y la humana. Inmediatamente, se encendió una alerta pues se sospechaba que, además de ser tóxica, podría ser cancerígena.

A partir de 1980, la Administración de Drogas y Alimentos de Estados Unidos (FDA en inglés), exigió que estos tintes tuvieran una etiqueta de “Advertencia”. Sin embargo, los fabricantes apelaron la decisión alegando que los riesgos eran realmente muy bajos, así que la FDA aceptó retirar la obligación de tener las etiquetas, hasta que se terminara el estudio sobre los riesgos del cáncer relacionados con esta sustancia.

Sin embargo, la 4-MMPD no ha sido la única sustancia cuestionada. Otras sustancias contenidas en los tintes para el cabello también han sido catalogadas como posiblemente cancerígenas. Estas son: 4-cloro-m- fenilendiamina, 2,4-toluendiamina, 2-nitro-p-fenilendiamina y 4-amino-2-nitrofenol.

Asimismo, el alquitrán mineral (alquitrán de carbón o alquitrán de hulla), uno de los ingredientes principales de muchos tintes, también se considera sospechoso de aumentar los riesgos del cáncer, pues los estudios de laboratorio con animales han resultado positivos.

¿Qué dicen los estudios?

Luego de evaluar la sangre de estilistas y clientes que suelen estar en contacto con los tintes de pelo, una investigación determinó que este grupo de personas podría estar poniendo en riesgo su salud, debido a algunos de los componentes de este producto.

Aí pues, el estudio de la “Division of Occupational and Environmental Medicine” de Lund, Suecia, concluyó que el uso frecuente de los tintes de pelo y la exposición continua a ellos, conlleva a un aumento de sustancias químicas cancerígenas en la sangre, relacionadas con el cáncer de vejiga.

Los investigadores prestaron atención a los efectos a largo plazo de la exposición a las aminas aromáticas cancerígenas presente en este tipo de producto. Para ello, evaluaron muestras de sangre de 295 estilistas, así como de 32 clientes habituales de este servicio y 60 personas que no habían utilizado ningún tipo de tinte durante un año.

Al analizar cada uno de los exámenes, encontraron que los niveles de aminas aromáticas no difirieron significativamente entre los tres grupos, sin embargo, sí aparecieron mayores concentraciones de o-toluidinas (compuestos químicos) que también son cancerígenos.

El estudio concluye y sugiere, que los ingredientes de los tintes para el cabello y productos para la permanente deben ser analizados con detalle para determinar cuáles son los que conllevan más riesgo de exponer al público los agentes carcinógenos.

Otro estudio, publicado en la Revista Americana de Epidemiología (en 2008), analizó la hipótesis de que el tinte para el cabello podía aumentar los riesgos del cáncer de los nódulos linfáticos llamado Linfoma no Hodgkin, y se encontró que los riesgos existían en las mujeres que habían empezado a usar tintes antes de 1980, antes de que empezaran a cambiar los ingredientes de los tintes para el cabello. Después de 1980, los riesgos sólo aumentaban en las mujeres que usan tintes oscuros pero en menor proporción.

Para muchos, los tintes para el cabello siguen siendo “seguros” hasta que no se compruebe al 100% lo contrario.

Sin embargo, sabiendo que contienen tantas sustancias químicas, y que además pueden causarte otros efectos como reacciones alérgicas, vale la pena que uses los tintes para el cabello con precaución. Por ejemplo, evita usarlos en exceso, y siempre sigue al pie de la letra las instrucciones de los empaques.


http://bit.ly/1T3hbh9





Enlace Mexico

No hay comentarios:

Publicar un comentario