lunes, 28 de diciembre de 2015

Ximena Moro, primera muerte en México relacionada con la Vacuna del Papiloma Humano

La Asociación de Afectadas por la Vacuna del Papiloma (AAVP) en España ha informado sobre la muerte de una chica en México, Ximena Moro, que enfermó tras recibir la vacuna del papiloma. La chica tenía sólo 14 años de edad y falleció el pasado 21 de diciembre tras una lucha de dos años contra los efectos secundarios de la inmunización.

Ximena Moro recibió dos dosis de la vacuna del VPH en noviembre del 2012 y mayo de 2013 y a partir de ese momento comenzó su calvario y el de su familia. A la joven le fue diagnosticada miositis, una inflamación de los músculos que se usan para mover el cuerpo y parece ser que no recibió tratamiento adecuado, según ha relatado la familia y allegados.

En un comunicado de prensa difundido por Alicia Capilla, la presidenta de AAVP, se indica: 

 Su muerte nos indigna por varios motivos. En primer lugar, porque Ximena ha padecido efectos adversos que no se han vinculado con la vacuna del VPH [así lo cuentan en un comunicado desde la asociación de afectadas por esta vacuna en México], a pesar de estar recogidos en la ficha técnica y en las base de datos de notificaciones de reacciones adversas de la Agencia Europea del Medicamento (EMA) y VAERS (sistema norteamericano de notificaciones de reacciones adversas a las vacunas).

En segundo lugar, porque nos consta que la secretaria de Salud de México tenía constancia de este caso al igual que la Agencia Europea del Medicamento. La AAVP envió a la EMA el pasado 19 de octubre una base de datos de más de 300 casos de jóvenes afectadas de España, Colombia, Francia y México que han sufrido efectos adversos tras recibir las vacunas del papiloma.

En tercer lugar, porque la madre de Ximena nos envió los datos de su hija para que su caso se investigara, así como otras muchas madres lo han hecho, quedando registrado como ‘caso 6′ en la base de datos de afectadas Mexicanas, pero es evidente que NO ha servido para nada“.
La AAVP ha trabajado durante muchos años recopilando información de jóvenes afectadas para que se investiguen sus casos y en los últimos meses la ha trasladado a la EMA. A pesar de ello
la única respuesta que hemos obtenido es que el beneficio riesgo de la vacuna sigue siendo favorable. Pero es evidente que el riesgo existe y que el balance beneficio riesgo siempre será favorable mientras no se quieran reconocer las reacciones adversas que se producen y que paradójicamente ya están registradas en las fichas técnicas así como en las bases de datos de las agencias de farmacovigilancia”, argumenta Capilla.
El caso de Ximena no es un caso aislado, otras muchas familias están viviendo este mismo calvario y viven aterradas pensando que su hija puede ser la próxima víctima. Pero esto parece no interesar a las autoridades sanitarias, como hemos denunciado, la Agencia Europea NO investiga las al menos 352 notificaciones de posibles muertes notificadas en relación con las vacunas del papiloma.

Los gobiernos de numerosos países –incluso el español- son enfáticos en negar que la vacuna esté produciendo los síntomas que estas jóvenes padecen, declarando que todo se debe a enfermedades psicogénicas y sociogénicas, que desde el punto de vista de las numerosas asociaciones de afectadas que hay en todo el mundo (Dinamarca, Escocia, Inglaterra, Chile, por no citar las de países ya mencioandos) es completamente insostenible.

Desgraciadamente ha muerto otra niña más y nos preguntamos cuántas más tendrán que hacerlo y cuántas más tendrán que padecer sus graves efectos adversos antes de que las autoridades sanitarias reconozcan lo que está sucediendo y se investigue con rigor científico el porqué de estos efectos. Su muerte podría haberse evitado si las autoridades sanitarias hubieran actuado con la debida diligencia y cautela.

Por ello, la AAVP solicita a las autoridades sanitarias, políticas y a los médicos responsabilidad, empatía con las familias afectadas e investigación para que NO HAYAN MÁS VÍCTIMAS”, concluye el comunicado.
Los gobiernos, las agencias reguladoras, parte de la comunidad médica y científica (otra lo lleva advirtiendo desde el principio), están negando lo imposible protegiendo así los intereses comerciales de GlaxoSmithKline, laboratorio que produce la marca de la vacuna Cervarix y Sanofi Pasteur, Merck, Sharp & Dohme (MSD), fabricante de Gardasil.

Como explica Capilla, dos son las estrategias para retrasar la toma de decisiones en este asunto que podrían dar al traste con esta inmunización:

-Negar que las vacunas del papiloma causan daños y en ocasiones mortales para así evitar investigarlos. Por la experiencia que estamos teniendo en el Bufete Almodóvar & Jara en las causas que llevamos por este asunto en los tribunales de Justicia españoles los laboratorios van en esa línea, lo que para nosotros supone un FRAUDE CIENTÍFICO.

-Achacar las “quejas” de las afectadas a “problemas psicológicos”, que se inventan los daños vaya, para desviar la atención de la opinión pública.

Descanse en paz Ximena y que los tribunales de Justicia sepan estar a la altura para entender lo que se ha convertido en uno de los mayores escándalos sanitarios de la historia, con el agravante de su soterramiento por el poder.



Afectadas México Vacuna Papiloma humano

 https://www.facebook.com/AVPHMEX/


https://goo.gl/sCMz96






Miguel Jara

No hay comentarios:

Publicar un comentario