miércoles, 16 de diciembre de 2015

UdeG: La inmobiliaria universitaria

Reporte Indigo

El mega proyecto del Centro Cultural Universitario ha sido fondeado con mil 850 mdp de origen público, según reportes del fideicomiso que lo está ejecutando. De esos, 329.5 mdp fueron tomados directamente del erario universitario.

El mega proyecto de infraestructura de la UdeG que busca alojar desarrollos privados inmobiliarios, comerciales y hoteleros, aun bajo el nombre de Centro Cultural Universitario, ha sido fondeado con mil 850 mdp de origen público, de acuerdo con reportes del fideicomiso que lo está ejecutando; de esos, 329.5 mdp fueron tomados directamente del erario universitario.


La UdeG seguirá dirigiendo centenas de millones de pesos más del erario a su mega obra, pues aún tiene proyectos por ejecutar por más de 800 millones de pesos, todo mientras deja fuera de sus aulas a más de 27 mil jóvenes a los que no pudo dar cabida en sus carreras.

El próximo año el Conjunto de Artes Escénicas de la mega obra, con una sala de ópera para mil 800 personas, será financiada con deuda por 135 mdp, mientras la conclusión de obras sustanciales como un nuevo centro universitario en Tonalá, que daría cabida a 15 mil estudiantes más, se deja para después.

Llueva o truene, con crisis o sin ella, en los ingresos presupuestarios nada detiene la marcha del mega proyecto de la Universidad de Guadalajara (UdeG) del Centro Cultural Universitario (CCU), busca alojar y explotar inversiones privadas en hotelería, vivienda y oficinas para corporativos.

Las críticas por el hecho de que una universidad pública distraiga sus recursos en un proyecto que favorecerá a intereses comerciales, no hacen mella en la UdeG que ha dirigido ya al CCU casi mil 850 millones de pesos del erario, según informes obtenidos por Reporte Indigo.

Dentro del CCU se han edificado el auditorio Telmex y la Biblioteca Juan José Arreola, pero en ese complejo que detona y urbaniza con recursos públicos, se desarrollan zonas comerciales, residenciales y hoteleras.

Según la descripción que hace de su “proyecto más ambicioso”, las zonas comerciales tendrán: Librerías, tiendas de diseño, restaurantes, cafeterías, gimnasio, tiendas departamentales y de novedades tecnológicas, bares, tiendas de souvenirs y autoservicio, juguetería, ciudad infantil y un cine con 20 salas de las que solo cuatro serán culturales.

El área residencial ofrecerá 750 departamentos tipo loft de 90 a 200 metros cuadrados con estacionamiento propio y “espacios que elevarán la calidad de vida”; y 150 más con servicio de geriatría, comercio para los retirados y un hospital.

La zona de oficinas “albergará desde profesionistas independientes hasta grandes corporativos. Pisos completos de 600 metros cuadrados divisibles, con acceso directo, elevador y estacionamiento propio”.

A todo esto se sumarán tres hoteles, uno de convenciones con 220 cuartos; un “aparta-hotel” con 120 más, que “impulsará el turismo cultural en la región”, y un tercero boutique con 80 cuartos que “alojará a los protagonistas de los grandes eventos”.

Para el financiamiento del CCU, la UdeG creó un fideicomiso que concentra y dispone a discreción de los fondos de la mega obra, presidido por el ex rector de la UdeG, Raúl Padilla López, cuyo grupo hegemónico controla a la institución y, por supuesto, su presupuesto. 

Los depósitos que ha recibido ese fideicomiso desde 2001 sumaron mil 848 millones 423 mil 730 pesos de origen público al 2014, todos dirigidos al desarrollo del CCU en Zapopan, en un terreno de 173 hectáreas.

El pozo sin fondo en que se ha convertido el financiamiento de la mega obra de la UdeG está lejos de llegar a su fin, aún hay proyectos por ejecutar por más de 800 millones de pesos, previstos también para ser fondeados con recursos de los contribuyentes.

Del presupuesto propio de la UdeG fueron tomados 329 millones 527 mil 153 pesos para hacer realidad el proyecto que impulsa el ex rector Padilla López, quien ase con firmeza las riendas de la institución; el resto de los mil 850 millones lo ha obtenido de distintos gobiernos.

Incluso, el complejo de cine fue pensado como una sede ex profeso para su Festival Internacional de Cine, otra de las iniciativas de la UdeG que preside el ex rector, junto a la Feria Internacional del Libro.

El uso de todo este recurso público dirigido por la UdeG al CCU, debe contrastarse con los 27 mil 504 jóvenes que en 2015 intentaron ingresar a sus carreras, pero fueron rechazados debido simplemente a que no hubo cabida para ellos.

De los 45 mil 87 jóvenes que aspiraron a un lugar, solo aceptó al 38.99 por ciento: 17 mil 583.

Ópera antes que matrícula

Aunque el diseño, ejecución y fondeo del CCU se han llevado sin un proceso de deliberación pública sobre su conveniencia o beneficios, y sin rendición de cuentas, en 2016 su financiamiento continuará aun a costa de aumentar la deuda de Jalisco.

En el crédito autorizado en octubre al gobernador, Aristóteles Sandoval Díaz, por 3 mil 800 millones de pesos, se incluyó una partida para el CCU y su conjunto de artes escénicas por 135 millones de pesos (mdp).

Es sintomático de la realidad política local y del gran peso de Padilla López, que el gobernador acepte incluir en el crédito 135 millones para su CCU, pero apenas 40 mdp para un nuevo centro universitario en Tonalá que podría atender a 15 mil jóvenes más.

El gobernador, el grupo que domina a la UdeG y los diputados decidieron priorizar el fondeo del conjunto de artes con su sala de ópera con mil 800 butacas, antes que financiar la terminación de instalaciones indispensables para la labor educativa universitaria.

Ese conjunto de artes escénicas del CCU, para el que el gobernador se endeuda (su gestión superará los 19 mil mdp de deuda; inició con 14 mil mdp), tendrá:

Sala de conciertos ópera y ballet para mil 800 personas. “Será un espacio reservado para la presentación entre otras de ópera, ballet, orquestas sinfónicas, ensambles, solistas y grupos de jazz”.



http://goo.gl/qYgfmZ



No hay comentarios:

Publicar un comentario