miércoles, 9 de diciembre de 2015

Terrorismo made in USA

En un mensaje a la nación, Barack Obama explicó su estrategia para terminar con ISIS. Sin embargo, con masacres públicas sucediendo casi todos los días, la persistencia de grupos como el Ku Klux Klan y la xenofobia del GOP, las contradicciones abundan y es claro que el terrorismo en EU no es nuevo ni exclusivo de los musulmanes. Este será recordado como uno de los años más violentos en la historia moderna de Estados Unidos.

Mientras el ejército más poderoso del mundo lucha en Siria por proteger a su nación de la amenaza del Estado Islámico, en casa se suscitó, apenas hace una semana, la matanza pública número 355 en lo que va de 2015.

De continuar con el mismo ritmo, en este año habrá más asesinatos masivos – aquellos donde mueren cuatro o más personas – que días en el calendario.

Sin embargo, la matanza de San Bernardino ha sido tratada por la policía y por el gobierno de manera diferente. Debido a que hay elementos que sugieren que los perpetradores del crimen eran seguidores de ISIS, este evento se ha diferenciado de la mayoría de los otros incidentes violentos, al ser considerado un nuevo atentado terrorista.

En un momento histórico donde la lucha contra el extremismo islámico es el tema prioritario para Estados Unidos, el sentir a ISIS tan cerca ha perturbado la tranquilidad de millones.

Extrañamente, la masacre de San Bernardino no ha centrado el debate alrededor del control de armas, la frustración social o los indicadores de éxito mal logrados de toda una nación.

Muchos han olvidado que la mayoría de los más de 300 casos similares que han acontecido en 2015 no tienen nada que ver con personas de origen musulmán. No obstante, un gran porcentaje de estadounidenses está preocupado y le ha exigido a su gobierno contender su miedo por el islam. 

https://goo.gl/3wF9Jh
El Presidente pide calma… y guerra

Barack Obama decidió que era imperante intervenir y el domingo se dirigió a su nación a través de la televisión.

A pesar de lo impopular de su discurso entre amplios sectores de la sociedad estadounidense, Obama pidió más controles para la posesión de armas, respeto a la libertad de culto y comprender la importancia de los musulmanes para combatir el terrorismo en casa y en el extranjero.

Obama le pidió a sus connacionales rechazar el miedo y el fanatismo.

“Este país se fundó en el respeto a la dignidad humana. Sin importar quién seas, de dónde vienes, cómo luces o qué religión practicas, eres igual ante los ojos de Dios y de la ley”, subrayó el hombre más poderoso del mundo.

Pero el discurso de Obama no fue un llamado a la paz mundial. La estrategia en el extranjero no va a cambiar.

Que la última matanza haya sido considerada como un nuevo atentado terrorista en suelo americano, le ha dado la pauta a Obama para pedirle al Congreso su anuencia para que las tropas de Estados Unidos ataquen legalmente las posiciones de ISIS en Siria. La guerra que actualmente libra el ejército de EU no ha sido autorizada por los legisladores.

Con San Bernardino, el gobierno de Obama tiene un nuevo argumento para perpetuar los bombardeos y la presencia militar de su ejército en Medio Oriente.

Todo esto a pesar de que en casa, el problema no esté resuelto. 

https://goo.gl/g5La8r
País de contradicciones

Estados Unidos ha convencido al mundo de que ISIS es el enemigo más peligroso para la paz en el mundo desde la caída de Adolfo Hitler.

El Estado Islámico ha sido retratado como un monstruo de mil cabezas que no respeta disidencias, libertades y se opone a la diversidad de raza y pensamiento. Un grupo que quiere exterminar a la civilización occidental por atentar contra sus intereses y sus privilegios.

Lo anterior, muy probablemente es verdad. Pero también es verdad para muchos grupos y personas que viven en Estados Unidos.

Los neo nazis y otros racistas no han desaparecido. Al contrario. Gracias a la situación actual, parece que cada día cobran más fuerza.

Estos grupos, de entre los que sobresale el Ku Klux Klan – grupo supremacista blanco fundado en el siglo XIX – odian a los afroamericanos, a los indígenas y a los judíos.

Asimismo, al igual que ISIS, el KKK considera que su interpretación de la religión cristiana es la única válida y rechaza, con violencia, todo lo que se opone a su filosofía.

Muchos pueden pensar que la actividad violenta del KKK quedó sepultada en los años sesenta después de que Martin Luther King Jr. acumulara grandes victorias en su lucha por las libertades civiles. Esa visión no es precisa.

Luther King murió a finales de esa década y aunque su lucha permanece vigente, también siguen existiendo grupos activos del KKK.

La formación cuyo sello es la persecución de personas de raza negra o religión judía, para ahorcarlos y prender cruces masivas de fuego frente a sus casas, tiene presencia en 25 Estados del país y su objetivo de eliminar a las razas impuras sigue sin cambiar.

Sorprendentemente y a pesar de los niveles de miedo que existen en Estados Unidos, en ningún momento de la última semana, o incluso desde que se intensificó la lucha para “desaparecer del planeta la amenaza del extremismo religioso” el gobierno de EU ha anunciado una lucha frontal, un bombardeo masivo o una alianza internacional para acabar con los extremismos religiosos que existen dentro de sus fronteras desde hace más de 100 años.

El país que colinda con México en la frontera norte, parece no tener problema con los asesinatos masivos, siempre y cuando estos no sean perpetrados por musulmanes.

La familia de Syed Farook, de acuerdo a versiones de sus vecinos, vivía el sueño americano antes de cambiar completamente y decidir asesinar a sangre fría a sus ex colegas.

Farook y su esposa, Tashfeen Malik no se encontraban en el radar de la inteligencia anti terrorista ni tampoco el ataque ha sido reivindicado por algún grupo radical islámico. Todo lo que se sabe es que en Facebook, estos dos estadounidenses juraron lealtad al EI.




Reporte Indigo

No hay comentarios:

Publicar un comentario