miércoles, 30 de diciembre de 2015

¿Quién formó mexicanos tan ignorantes, violentos y corruptos?

“Por una mejor educación”, “Educación par todos”, “Educación de calidad para nuestros hijos”.

¿Alguien se cree estas frases viniendo de la boca de un político? ¿Alguien se inspira y emociona al imaginar un México educado? ¿Alguno de ustedes ha decidido su voto después de leer o escuchar alguna de estas frases o parecidas?

Estoy segura que no, que nadie cree que México mejore su educación o ni siquiera nos detenemos a reflexionar qué significa una buena educación para un país.

En este sexenio se ha satanizado a los maestros, se ha desplegado un enorme aparato de propaganda para convencernos a todos de que los maestros de México son malos, tontos, impreparados y violentos. Por eso cuando llenan las calles de la Ciudad de México, o de Tuxtla Gutiérrez, Morelia, Chilpancingo o Oaxaca, todo mundo brinca porque no estén en las aulas, y nos molesta tanto la forma en que reclaman que no nos detenemos a escuchar qué dicen.

Incluso, el Gobierno Federal, ha decidido que la Reforma Educativa consiste en evaluar a los maestros y para lograr la súper reforma, encarcela, golpea, reprime y desprestigia. Bueno, pues ya están evaluados la mayoría, ¿y ahora qué sigue?

Con los maestros evaluados, ¿se compondrán por arte de magia las terribles instalaciones de las escuelas públicas mexicanas? Y mas aun, con una visión romántica del proceso enseñanza aprendizaje, un maestro competente se supone que tiene la capacidad didáctica de enseñar bajo la sombra de un árbol. Pero aun en ese lindo escenario, la pregunta es: ¿qué va a enseñar?

Desde que el hombre se organizó en sociedad educa a las siguientes generaciones de acuerdo a un fin. En la época de las cavernas, se educaba para cazar y para recolectar, se enseñaba el arte de la guerra, para combatir tribus cercanas.

En la Edad Media, en el mundo occidental se educaba en la religión católica y para respetar sus dogmas. En la Alemania Nazi, se educaba para formar personas convencidas de que eran superiores a otras razas y para defender su país con esa lógica.

Es decir, un país debe saber qué tipo de sociedad quiere, para educar en consecuencia.

¿Qué sistema educativo tenemos que no ha sido capaz de formar mexicanos honestos, con amor a la patria y con respeto a la vida del otro? ¿Porqué no somos una sociedad que respete por convicción el medio ambiente? ¿Cómo nos hemos educado que somos ejemplo mundial en violación de derechos humanos?

¿Cómo estará el modelo educativo de mal diseñado que cada día somos una sociedad más violenta, que somos una sociedad que no respeta a las mujeres y que desprecia a los migrantes?

¿Cómo es posible que el modelo educativo que tenemos nos convierta prácticamente en analfabetas incapaces de comprender un texto, y nos vuelve una tarea imposible escribir sin faltas de ortografía?

¿Porqué un mexicano que terminó la primaria confunde a Hidalgo con Juárez o piensan que pelearon juntos?
Jóvenes que terminan la preparatoria, no saben cuántos Estados tiene nuestra República, mucho menos se saben las capitales.

El tema educativo de México, además en la mayoría de los casos, termina con la curiosidad y la creatividad natural de un niño. Parece que se les enseña que esta prohibido pensar.

El modelo nos enseña: “Repite, cuando piensas te equivocas”.

Por eso, debemos ser objetivos y entender la miopía de la tan llevada y traída Reforma Educativa.

Lo primero que se debe hacer para trazar un destino para un país, es saber para dónde vamos, qué tipo de sociedad debemos construir, y mientras se intentan reformas con lo que ya hay, hay que llevar a las nuevas generaciones al modelo ideal, deberíamos tenerlo muy claro.

¿Qué sociedad queremos? Imaginemos!

Qué tal una sociedad que ama y conoce su historia, que se inspira en sus héroes para comprender la responsabilidad de cada generación.

Una sociedad de humanistas, en la que el valor central sea el respeto de las personas, una sociedad en la que sea muy mal vista la violencia y la falta de civismo. Es decir, una sociedad educada para La Paz.

Una sociedad con cero tolerancia a la impunidad, en la que los padres y maestros enseñemos que las malas acciones tienen consecuencias y deben pagarse.

Una sociedad que ame su territorio y lo cuide, que se sienta parte de un lago, bosque o selva y dedique tiempo y esfuerzo a su preservación.

Una sociedad que ame las artes y respete y valore las distintas formas de expresarse, una sociedad que salga a la calle sin miedo a ver una muestra de pintura, o a escuchar un concierto que le ayude a elevar el alma y a despertar los mejores sentimientos.

Una sociedad que elija y respete a sus autoridades, que les tenga confianza.
Una sociedad que no pueda tolerar la corrupción y la considere una traición mayor.
Esa sociedad sería el producto de un modelo educativo que me gustaría que se implementará en mi país, pero eso requiere diseñarlo, materia por materia, material por material, capacitando maestros, entendiendo las carencias y empezar por el principio.

¿Creen que logremos eso con la súper Reforma educativa de Enrique Peña Nieto? ¿Creen que él lo entienda, sino sabe lo que es el arte, y no ha leído 3 libros? ¿Creen que sepa lo que es defender un bosque como en Cherán, Michoacán? ¿O que sepa del esfuerzo de Las Patronas en Veracruz, por dar de comer a los migrantes? ¿O que entienda los logros de los institutos de investigación de las universidades?

Yo creo que no entiende nada, y Aurelio Nuño menos, porque dicen que ya casi logran la reforma, solo porque han evaluado a unos maestros, encarcelado a otros y golpeado a muchos.

Estamos lejos, muy lejos de una reforma educativa. Los invito a pensar qué sociedad queremos y qué deberíamos hacer para educarla así.

Les deseo un 2016 lleno de compromisos con la Patria.



https://goo.gl/3wF9Jh





Revolucion Tres Punto Cero

No hay comentarios:

Publicar un comentario