lunes, 21 de diciembre de 2015

El verdadero origen de la NAVIDAD y el culto al SOL

La sociedad conoce la fecha 25 de diciembre como el día de la Navidad en el que se conmemora el nacimiento de Jesucristo en Belén. Pero hay fuertes indicios que muestran un cierto interés para la manipulación de dicha fiesta. El verdadero origen de la Navidad está conectado con la forma en la que se rendía culto a los astros, sobre todo al sol. El cristianismo ha plagiado antiguas costumbres y las ha adaptado para sus intereses. La navidad es una trampa capitalista para gastar dinero pero ¿Cuál es el origen real de esta fiesta? ¿Por qué se relaciona con los antiguos dioses de la humanidad?

Todos conocemos la navidad como una época de felicidad y empatía con el prógimo, y consumo, sobretodo una época de excesivo consumo donde las grandes industrias han aprovechado el tirón para llenar sus bolsillos a costa de la bondad de la gente, que confunde compartir la felicidad con hacer regalos puramente materiales.

El 24 de diciembre se celebra la nochebuena y el 25 se celebra la navidad y el nacimiento del niño Jesús.

Pero, ¿realmente esto ha sido siempre así o quizás esta festividad fue impuesta por la iglesia cristiana? ¿Nació Jesús un 25 de diciembre? ¿Conocemos realmente los orígenes de esta festividad?

Sinceramente conocemos más bien poco sus orígenes, y en eso se basan, en nuestra ignorancia para manipularnos y decirnos qué o a quién debemos adorar en distintas fechas.

Hoy en este artículo voy a intentar que conozcamos un poco más acerca del origen de esta festividad.

Dies Natalis Solis Invicti”, esta es la festividad pagana que se celebraba antes de que el cristianismo impusiese sus creencias.

El Festival del Nacimiento del Sol Invicto (Dies Natalis Solis Invicti) se celebraba cuando la luz del día aumentaba después del solsticio de invierno, en alusión al “renacimiento” del sol.

Los orígenes de ésta celebración, el 25 de diciembre, se ubican en las costumbres de los pueblos de la antigüedad que celebraban durante el solsticio de invierno (desde el 21 de diciembre), alguna fiesta relacionada al dios o los dioses del sol, como Apolo, Helios o Mitra, entre otros.
También existían festividades paganas llamada Saturnalia y Brumalia, que tenían objetivos idénticos y se llevaban a cabo los mismos días.

La fiesta de Brumalia era una fiesta dedicada al Sol, llevada a cabo en el solsticio de invierno, por lo general el 25 de diciembre.

La fiesta de Saturnalia empezaba el 17 de diciembre y duraba 7 días, en honor al dios de la semilla y del vino, Saturno.

Tales fiestas tenían características muy similares a la que hoy conocemos como Navidad.

Como estamos viendo, existen una gran cantidad de festividades paganas donde había un culto al sol por las fechas ya mencionadas. Viendo que era una festividad que se llevaba a cabo en diferentes culturas y religiones, la élite cristiana tuvo que mover ficha para que un puñado de fiestas paganas no relegasen al ostracismo a la creencia cristiana, así que se sacó de la chistera el nacimiento de Jesús en estas fechas tan señaladas, plagiando una vez más, como en innumerables ocasiones a festividades paganas muy celebradas
.
Por cierto, en la biblia no se menciona por ninguna parte que Jesucristo naciese el 25 de diciembre, las épocas donde posiblemente se intuye que naciese son primavera, verano u otoño, bastante lejos de finales de diciembre.

Fijaros en la gran mentira en la que nos ha metido la religión cristiana, una mentira tan grande que incluso contradice sus propios escritos sagrados.

La adoración al sol está presente en una infinidad de culturas, donde sus Dioses o mesías eran alegorías al sol, es decir, eran el sol personificado.

Unos ejemplos son Horus, Apolo, Tammuz, Mitra, Helios y otras muchas divinidades.
También observamos que la historia de que eran deidades que obraban milagros, tenían 12 discípulos, nacieron de una madre virgen, murieron crucificados, fueron puestos en tumbas y resucitaron a los tres días no solamente se encuentra en la religión cristiana haciendo alusión a Jesucristo, sino que también se aprecia en otras muchas culturas anteriores.

También cabe decir que no todos los aspectos entre unos y otros son exactamente los mismos pero es cierto que se asemejan bastante.

Pero, ¿por qué tantas festividades similares en las mismas fechas? ¿Por qué esa adoración al sol, que es en lo que se basaban esas fiestas?

Tenemos que tener presente que el sol aparece cada mañana, otorgando luz, calor y seguridad, permitiendo que se genere la vida. Los hombres tenían claro que gracias a él sus siembras y cosechas podían prosperar, aportando alimentos al ser humano y los animales en general.

Es por ello que desde principios de la humanidad, los grabados y adoraciones al sol se suceden alrededor del globo terráqueo.

Aún quedan en el aire diversas preguntas, ¿Por qué se asemejan tanto estas divinidades? ¿Por qué nacidos de una madre virgen? ¿Por qué resucitaron a los 3 días? ¿Por qué 12 discípulos? ¿Por qué tres reyes que presenciaban su nacimiento?

Como vemos no son pocas las preguntas que tenemos, pero vamos a intentar ir contestándolas poco a poco.

Es bien sabido que desde los orígenes de la humanidad, los hombres no sólo seguían al sol, también hacían un seguimiento exhaustivo de todas las estrellas que podían apreciar en el firmamento, estrellas que más tarde fueron clasificadas en constelaciones.

Hay tres palabras que resumen todo el origen de esta festividad pagana celebrada a finales de diciembre, y no son otras que; Solsticio de Invierno.

Pero vamos a explicar paso por paso la relación entre los escritos de diferentes culturas y los hechos astrológicos que conciernen todo el tema.

Empecemos por el nacimiento. Todos conocemos la historia del nacimiento; tres reyes que siguen una estrella del este que les guía para observar el nacimiento de, en este caso, Jesús.

Pues bien, la estrella del este es Sirio, que es la estrella más brillante durante la noche, y que el 24 de diciembre se alinea con las 3 estrellas del cinturón de Orión llamadas “Los 3 Reyes”.

Sólo tenemos que revisar las culturas antiguas para ver la importancia que se da a Sirio y Orión en las culturas antiguas.
Sigamos.

Los Tres Reyes (la constelación de Orión) quedan alineadas perfectamente con la estrella del este (Sirio), que todas ellas apuntan al nacimiento del sol el 25 de diciembre, es por ello que se dice que los tres reyes siguen a la estrella del este para apreciar el nacimiento del mesías, el sol.

Si nos fijamos en imágenes creadas del supuesto nacimiento de Jesús, siempre hay una estrella muy brillante, ésta estrella es Sirio, y luego encontramos a los tres reyes presenciando el nacimiento, que hacen referencia al cinturón de Orión.
También debemos tener claro que tanto en la Biblia como en absolutamente todos los escritos antiguos y sagrados se escriben con parábolas, metáforas y de una forma muy alegórica y simbólica, por eso, muy pocas cosas de los escritos podemos tomarlas de una forma literal.

¿De dónde nació Jesús? Ni más ni menos que de una madre virgen, es decir, la virgen María.
La virgen María hace referencia a la constelación de Virgo, Virgo en latín significa virgen.


Virgo también es referido como “la casa de pan”, y la constelación de virgo es representada con una mujer virgen sosteniendo un puñado de trigo. La casa de pan y su símbolo del trigo representan a agosto y septiembre, es decir, la fecha de la cosecha, y Belén se traduce literalmente como “casa de pan”.

Belén, donde supuestamente nació Jesús es una referencia a la constelación de Virgo, un lugar en el cielo, no en la tierra.

Aunque bien es sabido que culturas antiguas como la egipcia o la maya entre muchas otras, intentaban representar lo que apreciaban en el cielo, en su tierra, de ahí que pirámides como las de Giza o Teotihuacan estén perfectamente alineadas con el cinturón de Orión.

El 25 de diciembre cuando supuestamente nacen estas divinidades, sucede algo, el solsticio de invierno, como antes he comentado.

Desde el solsticio de verano al solsticio de invierno, paulatinamente, los días se van haciendo más fríos y cortos. El hecho de que el sol fuese apareciendo cada vez menos, siendo los días más fríos y oscuros, haciendo que plantas y cosechas muriesen poco a poco por la falta de calor, para las antiguas culturas, este hecho simbolizaba la lenta muerte del sol.

Hasta que finalmente, el 22 de diciembre el sol alcanza su punto más bajo (visto desde el hemisferio norte) y deja de descender, manteniendo esa posición durante 3 días.


Durante estos 3 días, el sol permanece cerca de la constelación “Cruz del Sur”.

A partir del 25 de diciembre, 3 días después, el sol vuelve a ascender poco a poco, anunciando días más largos y calientes.

Es por eso que se dice que la divinidad que corresponda a cada religión murió en la cruz (Constelación Cruz del Sur), para que 3 días después resucitase, es decir, volviese a ascender otorgando así más luz y calor. Recordad el tema de las parábolas y metáforas.

Los 12 discípulos hacen referencia a las 12 constelaciones, por las cuales Jesús, es decir, el sol, se mueve.
La cruz zodiacal es una cruz la cual queda rodeada por un círculo que es el sol, no es una cruz cristiana, sino una cruz que se obtiene recogiendo el centro del signo zodiacal junto con las estaciones, solsticios y equinoccios.
Podemos observar esa cruz más abajo.
Y si nos fijamos en las primeras representaciones de Jesucristo se puede apreciar como en la parte posterior de su cabeza aparece dicha cruz, porque Jesús es, simplemente, el sol.
En la Biblia se pueden leer algunas citas que hacen referencia a Jesús, alegorías al sol:

  • El sol de Dios, la luz del mundo.
  • El salvador levantado, el que vendrá nuevamente como lo hace cada mañana.
  • La gloria de Dios que defiende el mundo de la oscuridad.
  • El que nace nuevamente cada mañana y puede verse viniendo entre las nubes, alto, en el cielo, con su corona de espinas o rayos solares.
Tal y como hemos puesto de ejemplo a Jesús, podemos poner de ejemplo a muchas otras deidades las cuales son el sol personificado.

Únicamente hay que hacer un recorrido por las antiguas culturas y ver sus adoraciones al sol y sus fiestas que son un culto al sol, como el Natalis Solis Invicti, Brumalia, Saturnalia entre otras muchas festividades paganas.

Si algo hemos aprendido de nuestros antepasados es la gran importancia que le daban al sol, las estrellas y las constelaciones en general.

Tenían una obsesión espiritual por el firmamento y por representarlo en la tierra, y lo hacían a su manera, rindiéndoles culto en sus escritos sagrados o brindándoles enormes monumentos construidos en tierra firme, porque, al fin y al cabo, algo nos late dentro, llamadlo intuición o como queráis, pero algo en nuestro interior nos dice que tenemos una conexión muy intensa con esas estrellas que nos supervisan desde los albores de la humanidad.



https://goo.gl/g5La8r







Vm granmisterio - Alex Pellejero

No hay comentarios:

Publicar un comentario