lunes, 14 de diciembre de 2015

El ISSSTE es una Cueva de los 40 ladrones sin Alí Babá

Revoluciontrespuntocero

La corrupción del ISSSTE en vías de privatizarse y estrenando director general por la sospechosa muerte del anterior, sigue viento en popa ya sea en las oficinas, en tiendas, funerarias, pensiones, préstamos (hay que dar de “mordida” entre 5 y 10 mil pesos) y atención médica, donde sus burócratas en complicidad con sus jefes, desempeñan sus trabajos a cambio de pedir sobornos que se reparten entre ellos. 

El ISSSTE ya es una Cueva de los 40 ladrones sin Alí Babá. No son servidores públicos, sino ladrones que esquilman a quienes han de ocurrir a los pocos servicios que van quedando, porque la orden peñista es desaparecerlos, obligando a sus empleados a jubilarse o aceptar su despido. Los hospitales y clínicas no tienen cabida para los enfermos; tampoco hay medicinas y hay que esperar meses para tener acceso a una consulta de especialidades. Al privatizar el servicio de pensiones, será un negocio redondo entre el ISSSTE y la Afore seleccionada.

Nombrado por Peña, el nuevo director general del ISSSTE encamina a la institución a su venta a particulares, incluyendo lo que quedará al último: o sea los servicios médicos. Quebrados todos sus servicios por el robo de sus administradores, nunca se han deslindado responsabilidades administrativas ni penales, en una institucionalización de la corrupción. Y las quejas y reclamos de los derechohabientes, sólo significan toneladas de papel sin ningún valor para el peñismo. 
Y así que antes de privatizar tanto al IMSS como al ISSSTE, son sometidas al botín de sus cuerpos directivos. Y es que José Reyes Baeza “permitió adquirir un paquete de equipo de cómputo con un sobreprecio de más de 250 millones de pesos”, como publicó Lourdes Mendoza en su columna: Con estilo (Reforma: 26/XI/15). Esto habla de que se quiere inducir la quiebra técnica que facilite su venta a precio de ganga a empresarios que manejan servicios médicos.

“Resulta que la dirección de Administración de esa dependencia, adjudicó de manera directa el contrato: AD-CS-DA-SRMS-141/2015 a la firma THEOS de Raúl Prieto Pinto, mediante el cual compró computadoras a un costo promedio de 700 pesos, cuando en otras dependencias se hicieron de esos equipos en 490 pesos, con el mismo proveedor y con condiciones técnicas superiores. ¡Ojalá nos den una mejor explicación!”. Este es un ejemplo más que claro de que la corrupción en el ISSSTE es total; pues con despojos y robos se le quiere llevar a su quiebra para poner las condiciones para su privatización. 

Contando además con la anuencia del peñismo, en lugar de reestructurarlo, depurarlo y solventarlo para que cumpla a cabalidad con los fines para los que fue implantado. Me han prometido más información desde dentro del ISSSTE, respecto a las corrupciones que lo carcomen; y donde su jerarquía otorga el visto bueno y se hace de la vista gorda frente a quienes participan en el saqueo. En lugar de: Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado, debería llamarse: Instituto al Servicio de la Corrupción para Extorsionar a sus Derechohabientes.



http://goo.gl/qYgfmZ



1 comentario:

  1. Gran reportaje, aunque no en todas las instalaciones hay corrupción hasta ahora no me quejo de issste. Mi papá es jubilado pero la empresa no le quiere me recomendaron buscar en citasissste.review para mayor información. Fue a la oficina pero no estaban atendiendo ese día al público.

    ResponderEliminar