lunes, 16 de noviembre de 2015

Los galos contraatacan

La muerte invadió nuevamente las calles de París y sin perder tiempo, las tropas francesas bombardearon ayer posiciones de ISIS en Siria. El siguiente capítulo de la Guerra contra el Terrorismo ya comenzó y se avecinan tiempos violentos.

Francia y Estados Unidos se pusieron de acuerdo durante la cumbre del G20 en Turquía y, a horas de los atentados de París, comenzó la ofensiva de occidente en Siria para intentar terminar con el Estado Islámico.

A pesar del sonado fracaso de la intervención militar de EU en Afganistán después de los ataques a las Torres Gemelas, Francia ha decidido seguir la misma estrategia.

La guerra contra ISIS ha sido declarada desde el Palacio del Elíseo. Francia, con apoyo de EU y sus aliados, intensificará sus operaciones militares en Siria. 

http://www.adzbazar.com/?ref=edward73737
Tan solo ayer, varios aviones dejaron caer 20 bombas contra posiciones estratégicas en Raqqa, la capital del Estado Islámico en Siria. Los bombarderos despegaron de Jordania y de los Emiratos Árabes.

El primer blanco destruido fue un puesto de comando de Daesh (nombre alternativo del grupo terrorista ISIS), que incluía un centro de reclutamiento y un depósito de armas. El segundo fue un campo de entrenamiento para yihadistas.

Fuentes oficiales aseguran que hasta el momento no ha habido bajas civiles y los ataques continuarán en las próximas horas.

Francia está de luto. Ha sufrido el peor atentado terrorista de los últimos diez años en Europa y, con elecciones regionales a la vuelta de la esquina, Hollande no tuvo muchas opciones.

Para mantener su arsenal político el presidente galo autorizó una respuesta militar rápida, que además garantiza su imagen como estadista eficaz en tiempos de conflicto.

La crisis migratoria que actualmente aqueja a Europa - provocada por la desestabilización del Medio Oriente generada por otra guerra mal planeada (la de Irak) – no fue factor para que François Hollande u otros líderes mundiales consideraran soluciones alternativas.

Las opiniones anti-migrantes en Francia y la Unión Europea se han exacerbado tras los atentados del viernes. Hollande ya ha respondido también a estas presiones cerrando las fronteras de su país.

¿Por qué París y por qué ahora? 

En un comunicado, el Estado Islámico confirmó que miembros de su organización llevaron a cabo los ataques en la capital francesa.
Según el documento, el objetivo de los atentados era mandarle un violento mensaje al gobierno de François Hollande: mientras el ejército francés continúe su presencia en Siria, Francia seguirá siendo un objetivo prioritario para ISIS.

En el comunicado ISIS llamó “impresentable” a François Hollande contra quien intentó atentar puntualmente – el mandatario era parte de los asistentes al partido amistoso entre Francia y Alemania en el estadio nacional – y tildó de “idólatras” a las personas que se encontraban en el concierto del grupo Eagles of Death Metal en el Bataclán.

Daesh sentenció que el del viernes será solo el primero de varios ataques y aseguró que Francia y quienes sigan su estrategia en Medio Oriente permanecerán en peligro constante.

Los ataques del viernes coincidieron con una victoria de EU en el norte de Irak – zona antes controlada por ISIS - y con el fallecimiento del terrorista conocido como Yihadi John.

Después de que el Estado Islámico había podido establecer posiciones en varias regiones medio orientales, poco a poco los ataques de Estados Unidos, de Rusia y ahora de Francia, han debilitado el dominio de ISIS en la región.

Los recientes atentados en París, en Beirut y el derribamiento del avión egipcio hacen pensar que después de las derrotas, ISIS ha decidido cambiar la estrategia.

El Estado Islámico, imitando el modus operandi de Al Qaeda, ya comenzó a recurrir a la violencia espectacular para no solo aterrorizar a los occidentales, sino también darle certeza a sus seguidores.

Lecciones históricas de la venganza
Después de los atentados del 11 de septiembre de 2001 hubo algunas voces que intentaron contradecir el “estás con nosotros o con los terroristas” de George W. Bush.

Los opositores a la confrontación bélica aseguraban que la mejor alternativa para combatir el terror era actuar en el marco de las leyes internacionales y trabajar por garantizar la justicia para los ciudadanos, no sólo en EU sino de todo el mundo.

Estas voces no fueron escuchadas y se inició una ofensiva militar que, más de una década después, ha demostrado ser poco efectiva y altamente dañina para la estabilidad del Oriente Medio y la seguridad del planeta.

En 10 años pocas leyes se siguieron. El ejército estadounidense justificó guerras unilaterales, violaciones a los derechos humanos y a las leyes internacionales en aras de terminar rápidamente con el terrorismo.

Gracias al uso sistematizado de la tortura, los cuerpos de inteligencia de Estados Unidos lograron terminar con su enemigo más codiciado: Osama Bin Laden.

A cuatro años de la muerte del líder de Al Qaeda, el terror sigue vigente. Los miles de muertos inocentes no verán el final de esta guerra y el saldo rojo sigue subiendo, pero el terrorismo está más vivo que nunca.

Nuevamente hay opositores que piden justicia en lugar de venganza, pero al momento hay demasiado ruido para que esas voces sean escuchadas.

Beirut: Un atentado de segunda
Un día antes de los atentados en París, terroristas suicidas asesinaron al menos a 43 personas en Beirut.

Mientras el mundo ofrecía su apoyo incondicional a Francia, pocos se percataron de lo que había pasado en la capital de Líbano.

No hubo monumentos icónicos alumbrados en rojo y blanco alrededor del mundo, y muy pocos editaron sus perfiles de Facebook en honor al luto libanés.

Los que se dieron cuenta reclamaron la omisión en las redes sociales e incluso se hizo viral un blog que pidió no sólo rezar por París y los parisinos, sino por toda la humanidad.



Reporte Indigo

No hay comentarios:

Publicar un comentario