martes, 17 de noviembre de 2015

El poder de Salinas

Al mismo tiempo en que el gabinete de Enrique Peña Nieto se enfrenta a los problemas de todo el País, el expresidente Carlos Salinas de Gortari se prepara para la sucesión presidencial de 2018 colocando a funcionarios en puestos clave.

En medio de la crisis de popularidad que enfrenta su gobierno, el presidente Enrique Peña Nieto recurre a los salinistas para intentar mejorar sus niveles de aprobación entre los mexicanos.

Peña Nieto ha puesto su imagen en manos de dos operadores del salinismo que son parte de la nueva generación de priistas en el poder. 

 https://trafficmonsoon.com/?ref=edw777
La fuga del narcotraficante Joaquín “El Chapo” Guzmán, además del caso de la Casa Blanca y la tragedia de los 43 desaparecidos de Ayotzinapa, han pegado en la línea de flotación del gobierno priista y en la figura presidencial tanto en México como en el exterior.

En un intento por relanzar su administración para la segunda etapa de su sexenio, el presidente mexicano ha reajustado su gabinete colocando en puestos clave de la poderosa Oficina de la Presidencia, a dos hijos de excolaboradores de Carlos Salinas de Gortari.

La influencia del expresidente Salinas de Gortari está hoy reflejada en el gobierno de Peña Nieto en varias posiciones del gabinete presidencial.

Está la canciller Claudia Ruiz Massieu Salinas –hija de José Francisco Ruiz Massieu y Adriana Salinas de Gortari– pero el toque salinista existe principalmente en dos de los más recientes nombramientos de integrantes de su burbuja de poder.

Uno de ellos es Andrés Massieu Fernández, quien hace un mes fue designado coordinador general de Política y Gobierno de la Presidencia de la República.

Massieu Fernández es hijo de Andrés Massieu Berlanga, quien fuera secretario particular de Carlos Salinas de Gortari durante su sexenio, comprendido entre los años de 1988 y 1994.

La otra incorporación salinista al equipo más cercano de Peña Nieto es Paulo Carreño King, exdirector de Comunicación de Grupo Banamex y nombrado por el mandatario como coordinador de Marca País y Medios Internacionales de la Presidencia.

Carreño King es hijo del periodista José Carreño Carlón, exvocero en la última etapa del sexenio de Salinas de Gortari y actualmente director del Fondo de Cultura Económica.

Tanto Massieu Fernández como Carreño King son piezas clave en la estrategia presidencial de reposicionar el gobierno de Peña Nieto afectado por la crisis provocada por los escándalos recientes.

La inclusión de estos jóvenes priistas en el war room presidencial hace más visible la influencia de Salinas de Gortari en el gobierno peñista. Una injerencia con la que ha tenido que lidiar desde que tomó protesta como presidente de México en el 2012.

La reaparición

La semana pasada el exmandatario Carlos Salinas de Gortari participó en la 25 edición de la Cumbre México 2015, que organizó la revista británica The Economist.

Como es habitual, en su intervención Salinas de Gortari criticó la actuación de su sucesor en la presidencia, Ernesto Zedillo. Aseguró que la crisis del año de 1995, a consecuencia del llamado “error de diciembre”, desprestigió las privatizaciones de empresas paraestatales que se concretaron en su sexenio.

“En ese momento se interrumpió el proceso de crecimiento y vino una recesión terrible, y desafortunadamente perdimos el gran momento en que la economía norteamericana, con el presidente Clinton, inició el proceso de expansión más largo y sostenido de su historia”, dijo Salinas de Gortari.

Sus críticas también salpicaron al banquero Carlos Slim, dueño de la empresa Telmex, privatizada durante su gobierno.

“Hay empresas emblemáticas que se privatizaron y que, con el paso del tiempo, no dieron el resultado que se esperaba de ellas. ¿Quieren que digamos nombres o mejor no hablamos de Telmex?”, preguntó a los asistentes.

La reaparición pública de Salinas de Gortari estuvo acompañada también de una entrevista concedida a la periodista dominicana, Nuria Piera, quien le preguntó sobre su influencia en el gobierno de Enrique Peña Nieto, entre otros temas como el narcotráfico y Donald Trump.

>¿Realmente usted maneja las fichas del gobierno de Peña Nieto? De hecho muchos funcionarios fueron suyos. Está su sobrina suya como canciller. ¿Tiene usted influencias?
Evasivo, el expresidente mexicano contestó:

“Yo me dedico a la batalla de las ideas. Me interesa el debate de las principales tendencias que estamos viendo. Vivimos un mundo muy complejo, es una época de ansiedad, la gran crisis económica global del 2008 no termina por solucionarse, se le llama la gran recesión, y ahora lo que llaman lo nuevo normal es el estancamiento económico (…)”.

La periodista, al ver que Salinas de Gortari evadió responder, volvió a cuestionar al exmandatario sobre su interferencia en el gobierno de Peña Nieto.

>La pregunta no fue esa.

La pregunta es si usted es un gran influenciador, si usted maneja las fichas detrás del poder, después de su regreso, de su exilio, si realmente se ha fortalecido en la estructura.

“Ya se la respondí: Estoy participando en el debate de las ideas. Ese es el importante”, reviró el exmandatario.

>¿Ese fue un sí entonces?

“Ese es un sí de que estoy participando en el debate de las ideas. En ese terreno que es donde yo creo que quienes tenemos experiencia en la vida pública buscamos mantenernos informados de las grandes corrientes del pensamiento universal tratemos de dar razones además de emociones”, agregó.

El clan en el Gabinete

El grupo de salinistas en el equipo de gobierno de Enrique Peña Nieto es encabezado por Claudia Ruiz Massieu Salinas, sobrina del expresidente mexicano Carlos Salinas de Gortari.

Ruiz Massieu Salinas comenzó el sexenio como titular de Turismo, pero en los recientes cambios que realizó Peña Nieto de su gabinete saltó como canciller a la Secretaría de Relaciones Exteriores.




Reporte Indigo

No hay comentarios:

Publicar un comentario