martes, 20 de octubre de 2015

Explotación Infantil: DIF con los ojos bien cerrados

Guadalajara y Puerto Vallarta han merecido múltiples advertencias de organismos internacionales y nacionales por ser foco de explotación sexual infantil. Para el Sistema DIF del Estado y municipios, el flagelo apenas existe, con escasas víctimas atendidas.

Han pasado ocho años desde que emisarios de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) arribaron a Guadalajara para constatar la problemática de explotación sexual infantil, y no obstante, ésta sigue pasando prácticamente desapercibida ante el Sistema para el Desarrollo Integral de la Familia (DIF).
http://goo.gl/oeVona
Entes como la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (UNODC) y la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH), continúan advirtiendo sobre la gravedad de este tipo de esclavitud en la urbe, pero ésta apenas existe para el DIF del Estado y los municipios.

En su informe de enero del 2008, tras su paso por Guadalajara en 2007, el relator especial sobre la Venta de Niños, la Prostitución Infantil y la Utilización de Niños en la Pornografía de la ONU, Juan Miguel Petit, ya señalaba las deficiencias que halló en los organismos municipales que debían atender el flagelo.
La ineficacia, la mala capacitación, la corrupción y la falta de adecuados protocolos y reglamentos de monitoreo, persistentes en diversos organismos policiales y municipales, encargados de asegurar que no existan menores explotados en el llamado ‘mercado sexual’, favorece el accionar de especuladores y aprovechadores que quieren ofrecer a sus ‘clientes’ adolescentes y jóvenes”, escribió Petit en su informe.
En los ocho años siguientes a esa visita (2007 al 2014), los organismos DIF metropolitanos, con Guadalajara, Zapopan, Tlaquepaque, Tonalá y Tlajomulco de Zúñiga, atendieron 19 casos de explotación sexual infantil -dos promedio por año-, con 26 víctimas (niñas, excepto un niño y tres sin precisar).

Y hay dos de estos DIF que sin reparos reconocen que nunca, en casi una década, han atendido y entrado en contacto con una sola víctima de explotación sexual en sus municipios: los de Zapopan y Tonalá.

“Dentro de las actividades operativas del personal durante su recorrido en cruceros de calles y avenidas, así como en las comunidades del municipio, no se tiene registro de menores de edad detectados siendo víctimas de explotación sexual”, dijo DIF Zapopan.

En cambio, en su Diagnóstico Nacional sobre la Situación de Trata de Personas de 2014, la UNODC arroja estimaciones de 600 niñas y niños explotados sexualmente en Guadalajara, dentro de los 16 mil que estarían en esa condición en el país.

El propio relator especial hablaba de al menos 80 niñas y niños en la ciudad que eran prostituidos “de manera más estable como modo de vida”. Dice ese informe:

“En Guadalajara el Relator Especial fue informado de que existen grupos de niñas y niños que son explotados sexualmente con fines comerciales, cada uno enfrentando una distinta situación”.
La ceguera

El DIF Jalisco no arroja resultados muy distintos en la atención de la explotación sexual infantil a los de sus pares municipales, aunque son los principales entes públicos de protección a la niñez.

En todo el estado, de 2010 a 2014, ha conocido de 10 niñas y un niño explotados: seis en Guadalajara, el resto en Gómez Farías, Tecalitlán, Colotlán, Ocotlán, y Lagos de Moreno, pues los expedientes de 2007 al 2009 están extraviados:

“Revisada la entrega y recepción de administraciones pasadas, sin que se hayan entregado los expedientes en estos años”, dijo el organismo.

En 2014 el DIF Jalisco detectó en Guadalajara a una niña de apenas seis años que ya era explotada sexualmente; y en ocho casos encontró que era la propia madre de la víctima quien la explotaba, y en otro, su padre.

Como en Gómez Farias, en 2010: “La menor es explotada presuntamente por su madre, quien la golpea y la obliga a prostituirse”; o Colotlán, en 2012: “Madre que se dedica a ejercer actividades de prostitución y se lleva a su hija para que también se prostituya”, la niña tenía 14 años.

Y aunque el ámbito de estos hechos parece no trascender al círculo familiar, en el informe del 2008 se les advirtió a las autoridades:

“Lejos de ser una modalidad rústica o espontánea de delincuentes aislados, la explotación sexual de niños y adolescentes está vinculada a diversas formas del crimen organizado y a circuitos clandestinos del mercado sexual”.

“La abundancia de dinero que generan estas actividades y las conexiones corruptas con diversos estamentos del sector estatal, facilitan el desarrollo de la explotación y vuelven con frecuencia una tarea imposible la persecución de los infractores”.

Puerto rojo

Puerto Vallarta es otro de los principales focos de este delito no solo de Jalisco, sino del país, por su “alto índice de explotación sexual de menores”, afirmó la CNDH en su informe sobre trata, al ser una vertiente de esta actividad.

La UNODC, en su Diagnóstico, plasma estimaciones de mil 500 infantes explotados sexualmente “en zonas turísticas importantes como Puerto Vallarta, Cozumel, Playa del Carmen, Mazatlán, Veracruz, Los Cabos, La Paz, Manzanillo, Ixtapa y Huatulco”, y aúna:

“Otros centros turísticos que constituyen polos de atracción de trata de personas con fines de explotación sexual son Guerrero y Jalisco; tanto en Acapulco como en Puerto Vallarta se ha denunciado la presencia de distintas modalidades, incluyendo la explotación sexual infantil, pornografía infantil y turismo sexual”.

Pese a ello, el DIF del puerto solo atendió a ocho menores explotados en ocho años, seis en 2007 en la colonia Emiliano Zapata, y dos más en su delegación Ixtapa en 2011, ninguno en el gobierno del exalcalde Ramón Guerrero, de Movimiento Ciudadano, hasta 2014.

El subregistro

El panorama local sobre la explotación sexual infantil que reconocen el DIF Jalisco y el de los municipios, no es el mismo que observan la UNODC, la CNDH y aun el DIF Nacional: uno mucho más grave.


Reporte Indigo



No hay comentarios:

Publicar un comentario