martes, 13 de octubre de 2015

El Zoo del Narco

Tigres, leones, boas, cocodrilos, hipopótamos, son algunas de las exóticas mascotas que las autoridades han confiscado en los últimos años a los narcotraficantes mexicanos en sus zoológicos privados e ilegales. Los animales decomisados a la delincuencia organizada en México suman 270 veces los que hay en el zoológico de Chapultepec.

http://goo.gl/h6gySc
Un recuento de Reporte Indigo con base en información de una solicitud de información pública indica que, de 2006 hasta septiembre pasado, la Procuraduría General de la República (PGR) ha incautado a la delincuencia organizada y traficantes de estas especies más de 523 mil ejemplares.

Los animales decomisados a la delincuencia organizada en México en casi los últimos diez años suman 270 veces los que hay en el zoológico de Chapultepec. En el Bosque de Chapultepec hay mil 930 animales en exhibición.

Los decomisos se tratan en su mayoría de fauna exótica cuya pertenencia es ilegal y se encuentra protegida por las leyes mexicanas. También se consideran los casos en que la Procuraduría toma posesión de un inmueble de la delincuencia organizada en que habitan estos animales, por ello es que el reporte contiene información, derivada de las actas del Ministerio Público Federal, sobre el número de animales de granja, como aves y ganado.

El informe otorgado por la Dirección General de Control y Registro de Aseguramientos Ministeriales de la PGR detalla que han sido decomisados animales prácticamente de todas las especies. Van desde leopardos y leones hasta ratones, lémures y burros. La lista de incautaciones incluye también diferentes tipos de serpientes y aves exóticas. 

Excéntricos y diversos
Uno de los excesos del narcotraficante colombiano Pablo Escobar fue haber traído de manera ilegal cuatro hipopótamos de África a América en los años 80.

Hoy en día los hipopótamos se han reproducido y su temperamento salvaje y su territorialidad representa una amenaza para otras especies en Colombia y para los pobladores cercanos a la famosa Hacienda Nápoles, propiedad del extinto capo.

La autoridad de ese país sudamericano no sabe qué hacer con ellos. En eso se centra el documental “Los hipopótamos de Pablo”, producido por Discovery Channel.

La BBC de Londres ha abordado el tema de los hipopótamos y ha planteado, de acuerdo con opiniones de expertos, que las salidas más viables son la esterilización o el sacrificio de los hipopótamos, pero hay instancias protectoras de animales que rechazan las medidas.

En México, el crimen tampoco se ha resistido a la tentación de poseer fauna salvaje y exótica.

En 2008, la Policía Federal hizo un operativo en una residencia que tenía alberca y un jacuzzi al aire libre ubicada en la zona del Desierto de Los Leones en el que decomisó seis felinos y un primate. La autoridad calculó que para mantener esa fauna en la casa, presunta propiedad de integrantes del cártel de los Beltrán Leyva, se gastaban alrededor de 4 mil pesos por día.

En febrero de 2013, la Policía Estatal de Jalisco incautó dos tigres y algunos venados en un predio que supuestamente estaba resguardado por hombres armados y al que se llegó tras una denuncia ciudadana. En el sitio, ubicado en el municipio de Yahualica de González Gallo, en los linderos con Zacatecas, no hubo reporte de detenidos y la policía encontró un narcolaboratorio. Los hombres que resguardaban el inmueble huyeron al cerro en cuanto vieron a los uniformados, según los reportes oficiales.

El 18 de septiembre de 2011 la policía decomisó en un rancho de Toluca más de 200 animales en una hacienda de 6.5 hectáreas que presuntamente pertenecían a Jesús “El Rey” Zambada, quien mantenía la propiedad y atención del rancho pese a que fue detenido en 2008.

Los animales se encontraban en buen estado, pese a lo cara que resulta la manutención de animales salvajes en cautiverio.

En el grupo de animales había desde mulas, felinos, hasta pavorreales y avestruces. Apenas dos días antes de la captura de “El Rey” Zambada, la policía había confiscado dos tigres y dos leones de una casa que utilizaba una banda narcotraficante en las afueras boscosas de la Ciudad de México en ese mismo año.

En 2014 fue allanada una propiedad que presuntamente pertenecía a Joaquín “El Chapo” Guzmán en la que fueron localizados -además de dólares, armas y obras de arte- ocho leones y un tigre. 
 Cautivos del poder
Apenas en febrero pasado fue desmontado “un zoológico particular” en Tehuacán, Puebla, donde los animales estaban hacinados y sufrían faltas al trato digno, de acuerdo con la información que difundió la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa). El sitio era propiedad del diputado panista Sergio Gómez Oliver.

“Funcionarios e inspectores de la Subprocuraduría de Recursos Naturales constataron que en dicho zoológico existe nula ambientación en los recintos, no hay cuartos de noche ni pisos adecuados, situaciones que provoca en algunos ejemplares conductas violentas estereotipadas, lesiones y peleas entre ellos, por la falta de espacio y compatibilidad”, indicó la Procuraduría.

“Se verificaron 240 ejemplares de vida silvestres (entre los que sobresalen felinos, herbívoros, primates y aves), de los cuales 101 fueron asegurados de manera precautoria: 92 por faltas graves al trato digno y respetuoso y nueve debido a que durante la inspección no se acreditó su legal procedencia”, detalló la dependencia en esa información.
Yucatán, a la cabeza
La entidad que encabeza el decomiso de ejemplares es Yucatán, que reporta en estos caso 10 años el decomiso de 470 mil 156 ejemplares. En su mayoría se trata pulpo octopus maya -especie también conocida como pulpo rojo-, cuya pesca continuamente se encuentra en veda debido a que debe ser regulada. En 2014, la PGR decomisó 297 mil 140 pulpos rojos, en lo que es la incautación más grande de animales cuya posesión está prohibida por las leyes mexicanas.

En ese mismo estado y también en 2014, la PGR decomisó 170 mil 460 ejemplares de pepino de mar, cuya pesca está prohibida.



Reporte Indigo

No hay comentarios:

Publicar un comentario