martes, 20 de octubre de 2015

Cárceles Federales: Pone EU ojo a penales

Además de colaborar con México para la recaptura de Joaquín ‘El Chapo’ Guzmán, las autoridades de Estados Unidos revisan las condiciones de seguridad de las cárceles mexicanas para evitar otra fuga.
No sólo “El Chapo” está en la mira de las autoridades de México y de Estados Unidos.

Lo están también los penales federales donde están recluidos los capos más importantes del narcotráfico que han sido detenidos.

http://goo.gl/oeVona
Además del operativo para la reaprehensión de Joaquín Guzmán Loera, en el que oficialmente están involucradas agencias de seguridad de EU, las autoridades mexicanas revisan -en conjunto con las norteamericanas- las condiciones de seguridad de las cárceles federales para evitar otras fugas como la del 11 de julio pasado cuando el líder del Cártel de Sinaloa escapó por un túnel del penal del Altiplano.

El viernes pasado la cadena NBC dio a conocer de un fallido operativo que realizó la Marina en un rancho ubicado en Cosala, Sinaloa, en la zona del Triángulo Dorado, para detener a Guzmán Loera.

La información fue confirmada después por las autoridades mexicanas, quienes revelaron que en este plan para localizar a “El Chapo” se utilizan los servicios de inteligencia de los Estados Unidos.

La posible localización de “El Chapo”, en la sierra entre Sinaloa y Durango, la habría proporcionado a la Marina los U.S Marshals y el Departamento de Seguridad Nacional.

Hoy se sabe que en la revisión de los penales federales mexicanos están involucradas también las agencias de seguridad de los Estados Unidos.

Los enviados

A fin de detectar fallas en el sistema de seguridad de las cárceles federales y prevenir la fuga de reos, el gobierno de EU envió a México un grupo de especialistas que están sometiendo a revisión la operatividad de los centros penitenciarios de máxima seguridad, en donde se encuentran recluidos los presos más peligrosos.

El grupo de funcionarios, que desde hace un mes supervisa las condiciones bajo la que operan los 17 centros penitenciarios federales del país, está integrado por especialistas de la Agencia Federal de Prisiones de Estados Unidos también conocida como BOP, por sus siglas en inglés (Bureau Federal de Prisiones), así como por funcionarios del Cuerpo de Alguaciles de Estados Unidos (United States Marshals Service).

La presencia del gobierno de EU no fue confirmada ni desmentida por la Comisión Nacional de Seguridad (CNS).

El subdirector de información, José Ramón Salinas, dijo no tener conocimiento del tema, pero ofreció a Reporte Indigo ahondar sobre el caso a fin de manifestar una postura oficial.

Sin embargo, fuentes del área de custodia de al menos tres Centros Federales de Readaptación Social confirmaron la versión y aseguraron hay funcionarios norteamericanos no solo revisando las condiciones bajo las que están operando las cárceles, sino detectando “focos rojos” de corrupción al interior de esos centros.
Los funcionarios del gobierno de Estados Unidos están trabajando de manera coordinada con el Órgano Administrativo Desconcentrado Prevención y Readaptación Social, en donde participan también miembros de la Policía Federal Preventiva, Secretaría de Marina y de la Secretaría de la Defensa Nacional, revelaron los custodios.

Aun cuando el resultado de la revisión del sistema de seguridad se pudiera conocer en unos días, trascendió que los funcionarios del gobierno federal de Estados Unidos ya han emitido opiniones hacia los integrantes de la comisión que los guía por las cárceles mexicanas.

Hicieron señalamientos de algunas fallas las áreas de video vigilancia y seguridad perimetral, como fue el caso del Cefereso 10 de Monclova, Coahuila.

Hasta el momento, indican las fuentes consultadas por Reporte Índigo, por lo menos cinco cárceles federales han sido puestas bajo la mira de los especialistas norteamericanos, al no pasar el proceso de revisión.

En ellas se detectaron fallas en la ejecución de los controles de seguridad, que van desde los protocolos para el acceso y egreso de personal de trabajo hasta focos de corrupción en diversas áreas de contacto con familiares de los internos.

Los cinco centros penitenciarios calificados con probabilidad de fuga de reos federales son: Puente Grande, Almoloya, Matamoros, Tepic y Monclova, en donde los protocolos de seguridad interna son frecuentemente rotos por los propios oficiales de custodia, los que mantienen en muchos casos relaciones de amistad con algunos de los internos a quienes vigilan.

De acuerdo a la versión obtenida por Reporte Índigo, la presencia de la comisión de especialistas en prisiones no solo es para revisar protocolos de seguridad, instalaciones físicas de los centros penitenciarios o focos de corrupción al interior de esas dependencias, también se evalúa la posibilidad de fuga de algunos de los internos que en su momento fueron jefes de carteles.

De acuerdo a fuentes del Centro de Investigación y Seguridad Nacional (Cisen), la revisión al interior de las cárceles federales es una reacción del Gobierno Federal ante dos intentos de fuga en Almoloya y Puente Grande, luego del escape de Joaquín Guzmán Loera.

‘La Tuta’ el más vigilado

Las dos cárceles federales que fueron vulneradas por Joaquín Guzmán Loera tras su fuga, son las que están siendo revisadas minuciosamente por el grupo de especialistas en seguridad penitenciaria.

Y es que en Puente Grande y Almoloya –a decir de la autoridad- se concentran los reos más peligrosos y con mayor posibilidad de fuga, los que tienen mayor poder económico para una empresa de ese tipo.

Tras la fuga de Guzmán Loera, y a fin de evitar un nuevo evento de las mismas dimensiones mediáticas y políticas, el Cisen integró una lista de los reos con mayor posibilidad de fuga, a fin de extremarles medidas adicionales de seguridad dentro de la prisión.



Reporte Indigo



No hay comentarios:

Publicar un comentario