domingo, 2 de febrero de 2014

En busca del misterio - Las siete luminarias - Documental

Bueno les traigo otro documental excelente de los Maestros de la investigación Fernando Jiménez del Oso y J. J. Benítez.


En busca del misterio - Las siete luminarias

A mediados de los años 70, un campesino llamado cosechó en su granja verduras de dimensiones inusuales; Acelgas del tamaño de una persona, de una longitud de más de 1.80, repollos de más de 40 kilogramos, cebollas tan grandes como la cabeza de un niño, rábanos de 20 kilos, coliflores que debían ser cargados por al menos cuatro personas y lechugas gigantescas,para mencionar solo algunas.





El Valle de Santiago, a 90 kilómetros al sur de Guanajuato,México era conocido en tiempos precolombinos.

como "Camémbaro", que literalmente significa "valle de las altamistas", debido a las olorosas plantas del mismo nombre que tanto abundaban en el lugar. Hoy día se conoce como "Valle de las Luminarias", debido a los siete principales volcanes, ya extinguidos, que allí existen a ras de tierra y cuya particularidad es que están distribuidos sobre la superficie imitando la posición de las siete principales estrellas de la Osa Mayor.

Los estudiosos han detectado que aproximadamente cada cuarenta mil años la constelación de la Osa Mayor se sitúa sobre este misterioso valle. Las leyendas locales cuentan que la disposición geológica de los volcanes se debe a unos dioses que bajaron del cielo en tiempos remotos e infundieron valiosos conocimientos a los autóctonos.


Puede que todo sea simple leyenda, sin embargo, en este lugar se producen hechos extraordinarios y la visita de los pretendidos dioses sigue siendo frecuente, esta vez a bordo de ovnis.
A instrucciones de ellos se le atribuye el cultivo de hortalizas gigantes por un "contactado" de la zona, Oscar Arredondo. Una investigación de Fernando Jiménez del Oso y J. J. Benítez..

El delegado de turismo de Valle de Santiago, Oscar Arredondo Ramírez, que fotografió para la posteridad las monumentales hortalizas, durante una reunión que mantuvo con varios miembros de la Secretaría de Agricultura y Recursos Hidráulicos, planteó que si los cráteres de las luminarias se sembraran de verduras y frutas gigantes, sería menor el problema del hambre. Y añadió: "Pero si digo cómo hacer verduras gigantes, el rico se volverá más rico".


El cultivo siquiera a escala moderada de estos gigantescos espécimenes verduleros quedó finalmente prohibido por el gobierno mexicano, así como por los demás gobiernos, debido a que interfería en los intereses de las multinacionales alimenticias. Una sola col del Valle de las Luminarias podía alimentar perfectamente a más de veinte personas.



http://csl.ink/1hX





Eduardo Garcia

No hay comentarios:

Publicar un comentario